Mujeres con ansiedad y depresión posparto que no piden ayuda - Por qué

Los síntomas más comunes de que una mujer puede sufrir este trastorno depresivo después de dar a luz

Eirene García Caro
Eirene García Caro Psicóloga perinatal

La maternidad nos transforma. Supone un cambio desde que tomamos la decisión de convertirnos en mujeres madre. Hay cambios fisiológicos, pero también a nivel emocional y a nivel de identidad. Algunas veces conviven con ellos pero una parte sufre ansiedad y depresión posparto en silencio, pero deciden no pedir ayuda y callar. ¿Por qué lo hacen?

La falta de creación un vínculo sano con el bebé, la principal causa de depresión posparto en la mujer

No todos los embarazos son una feliz espera, ni los partos un idilio a lo que se suma una sociedad en la que la maternidad no se honra, ni se cuida, ni se valora. El trabajo reproductivo y de los cuidados ha quedado relegado a un aspecto secundario y no hay los medios a nivel social para apoyar a las mujeres que deciden serlo.

Quizá por ello hay una amplia variabilidad en las tasas de prevalencia del trastorno depresivo dependiendo del país y la cultura. En un estudio realizado por Roshaidi, Arifin, Cheyne y Maxwell, del departamento de Enfermería de Cuidados Especiales, Universidad Islámica Internacional de Malasia y de la unidad de Investigación de Enfermería, Partería y Profesionales de la Salud Afines (NMAHP), Universidad de Stirling Escocia, Reino Unido, señala que el rango puede oscilar entre el 4% en países como Japón o China y el 63,9% en América.

Esto me lleva a hablar de los ejemplos que sobre el apoyo que reciben las madres en distintas culturas. En una zona del Himalaya, cuando nace un bebé se nombra a diez personas adultas para que se encarguen de los cuidados iniciales y de su posterior crecimiento. En China se practica el 'zuo yue zi', que significa 'el mes de sentarse', durante el cual la única tarea de la mamá que acaba de dar a luz es amamantar a su hijo. Está aislada de visitas, se le presta apoyo familiar en las tareas domésticas y se generan las condiciones idóneas para que mamá y bebé puedan instaurar un vínculo cuidado.

Las culturas oriental y occidental se diferencian en que en las primeras se tiene conciencia de la importancia que tiene que exista un espacio seguro y una red de apoyo después del nacimiento para la madre y el bebé, cosa que en las primeras brilla por su ausencia.

Así que parece que los estudios arrojan que puede que muchas de las causas de la aparición de la depresión posparto tengan que ver con que no se da a las madres y a los bebés el contexto y por tanto las condiciones más idóneas para que se desarrolle un vínculo sano y por tanto que se sienten las bases para tener una sociedad sana en el presente y también por ende en el futuro.

Por qué hay mujeres que sufren ansiedad y depresión posparto y callan

Después de haber tenido tres hijos y tres pospartos completamente distintos siempre me he preguntado por qué no existe un apoyo más continuado durante ese primer mes de posparto, donde hay muchas situaciones nuevas que afrontar y donde parece que todo deba ocurrir naturalmente y tenga que ir bien. Pero lo que he constatado tanto en mi experiencia como en los casos que acompaño es que no todo sale natural, que las cosas no siempre salen bien y que hay muchos casos donde la realidad dista mucho de esa realidad que venden en las revistas o Instagram.

En el postparto resulta vital el apoyo tanto por parte de profesionales como matronas, asesoras de lactancia, fisioterpaeutas, [email protected] como por parte de la red social de apoyo familiar y de las iguales para evitar que aparezcan problemas, sobre todo de salud mental tanto en la madre como en el bebé.

Dado que la situación y recursos disponibles no son como nos gustaría, si estás experimentando alguna sintomatología relacionada con la depresión posparto lo primero que te recomiendo es que pidas ayuda profesional porque mantenerte callada y no pedir ayuda en la mayoría de casos solo agrava la situación.

Pedir ayuda no te hace débil, rara o peor madre. Muchas mujeres experimentan sintomatología y lo sufren en silencio, ya que pueden experimentar vergüenza al sentirse únicas, raras y malas madres y también por miedo a la respuesta y juicio que pueden recibir por parte de los demás si lo expresan.

'La peor parte de la depresión y ansiedad posparto es que los síntomas no los sientes como síntomas, lo que sientes es que ahora esa no eres tú', Karen Kleiman

Síntomas comunes de la depresión tras el parto en la mujer

La depresión posparto está catalogada como un trastorno del estado de ánimo afectivo que aparece normalmente en los tres primeros meses después del nacimiento del bebé. Podemos encontrar una amplia variabilidad de sintomatología, aunque los más comunes son problemas en cuanto a la concentración, toma de decisiones y agitación psicomotora:

- Tristeza persistente
- Llanto frecuente
- Baja concentración o indecisión
- Dificultad para recordar
- Sentimientos de inutilidad, inadecuación o culpa
- Irritabilidad
- Pérdida de interés en cuidar de uno mismo y el bebé
- Falta de energía para realizar las tareas cotidianas
- Agitación o retraso psicomotor
- Fatiga
- Pérdida de energía
- Insomnio o hipersomnia
- Disminución o aumento significativo del apetito
- Ansiedad que se manifiesta en forma de pensamientos y miedo
- Sentirse sobrepasada
- Somatización (dolor de cabeza o pecho, palpitaciones, entumecimiento e hiperventilación)
- Problemas de apego (vinculación entre madre y bebé).
- Pensamientos obsesivos por hacer daño al bebé
- Pérdida de placer o interés en hacer cosas que antes si te satisfacían (incluidas las relaciones sexuales)
- En casos extremos pensamientos sobre suicidio o infanticidio.

Puedes leer más artículos similares a Mujeres con ansiedad y depresión posparto que no piden ayuda - Por qué, en la categoría de Posparto en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: