Cómo deben los padres cuidar su cerebro por el bien de sus hijos

Con la introducción de estos hábitos, velamos por nuestra salud mental y la de los niños

Belén de Toro Mingo
Belén de Toro Mingo Psicóloga infantil

Hoy en día estamos ante una generación de padres y madres que sienten la necesidad de formarse e informarse para proporcionar la mejor educación a sus hijos. Sabemos que nuestros lectores pertenecen a este grupo y que tratan día a día de implantar los principios de la disciplina positiva, una crianza respetuosa y la estimulación natural del cerebro.

Sin embargo, el lado 'oscuro' de la crianza lleva a que sean muchos los padres y madres que no destinan el suficiente tiempo a cuidarse a ellos mismos, el conocido autocuidado y es que -¡sí!- nosotros los padres también debemos cuidar nuestro cerebro y nuestra estabilidad emocional, por nuestro bien y por el de nuestros hijos.

Los padres también tenemos que cuidar nuestro cerebro

Los padres tienen que cuidar su cerebro

¿Por qué los padres deben cuidar su cerebro?

En primer lugar, no podemos cuidar bien de nuestros hijos si nosotros no estamos bien. Dedicar tiempo al disfrute, al descanso, a desconectar, etc. es básico para luego tomar las responsabilidades del cuidado y de la crianza con ganas y cariño.

Y en segundo lugar, porque somos el gran ejemplo de los niños. ¿Cuántas veces vemos a padres pedir a sus hijos que tomen fruta y verdura cuando ellos son los primeros que no lo hacen? Debemos tener especial cuidado con dar un ejemplo acorde a nuestras exigencias.

Por ello os dejamos algunos consejos que todo padre y madre deben llevar a su día a día para nutrir y cuidar su cerebro y por ende, el de sus hijos.

[Leer +: El cerebro de los niños cuando juegan]

Consejos para el cuidado cerebral y la salud mental de los padres

Cuidar el cerebro de los padres con estos hábitos

A continuación te proponemos estos consejos que te ayudarán a cuidar tu salud mental y a tener tu cerebro bien activo y tranquilo.

1. Tiempo de desconexión de pantallas
Las pantallas nos comen el tiempo, desde las redes sociales que vemos por placer hasta los emails que nos entran del trabajo. Todos los días debemos tener una hora de cierre de pantallas (o una cantidad de tiempo destinadas a ellas).

Lo ideal es que el tiempo que destinamos a la familia: a jugar, hacer una actividad, cenar en familia, etc., sea momentos libres de pantallas (es muy buena idea dejar el móvil en otra habitación y así evitas tentaciones).

2. Ejercicio físico
El ejercicio y deporte es crucial para el bienestar emocional y físico. La neurociencia lleva años hablando de la necesidad de incorporar ejercicio físico a nuestra rutina diaria. En ocasiones es difícil conciliar una actividad fija de los padres con la crianza pero tenemos alternativas como salir a correr o hacer recados caminando, que los podemos encajar mejor en la planificación diaria.

3. Lectura
Uno de los grandes beneficios de la lectura es que permite 'apagar' nuestra mente de todo el ruido exterior: obligaciones, quehaceres, reuniones, recordatorios... Al sumergirte en un relato ajeno, puedes dirigir tu mente hacia otro estímulo. Por ello, la lectura es uno de los grandes ejercicios que nos ayudarán a los padres a tener un cerebro sano.

4. Momentos de silencio
Tener momentos de silencio u otras prácticas como la meditación o el mindfulness. Como decíamos en la lectura, debido al mundo tan rápido y caótico en el que vivimos, debemos hacer el esfuerzo por buscar esos momentos de tranquilidad. Por ello, cualquiera de estas prácticas son convenientes para ejercer voluntad sobre nuestro cerebro y apagar todo el ruido mental.

5. Cada cosa a su momento y un momento para cada cosa
Destinar un tiempo determinados a cada tarea (por ejemplo, contesto emails durante 20 minutos y luego juego con mis hijos) o hacer uso de alarmas y tiempos nos da mucha estabilidad porque nos permite poder dedicarle tiempo a cada tarea sin restarle a otras, sabiendo que no descuidas ningún área de tu vida. Es un buen hábito para cuidar de nuestro cerebro.

6. Cuidar el sueño
El sueño, el gran descuidado durante la maternidad y paternidad. Cierto es que cuando tienen hijos, particularmente bebés, el sueño de los padres se reduce y se altera. Pero según los niños desarrollan buenas rutinas de sueño, nosotros mismos debemos cuidar este aspecto.

Por ejemplo, tener una hora de irnos a la cama, no ingerir alimentos que alteren el sueño a partir de una hora, tratar de dormir un mínimo de horas etc. El sueño es el gran reparador del sistema nervioso. Sin sueño no nos regeneramos; tu cerebro te lo agradecerá.

7. Alimentación
Cuidar todo lo que entra en nuestro cuerpo es esencial, porque esos nutrientes también llegan a nuestro cerebro. Dietas donde abundan las grasas y el azúcar proporcionan sustancias nocivas a nuestro cerebro. Sin embargo, una alimentación rica en vitaminas u omega 3 nos permite proporcionarle nutrientes beneficiosos y reparadores.

Rutinas importantes para el día a día con los hijos

El cuidado del cerebro de los hijos con hábitos

Para la mayoría de los padres, introducir estas rutinas en su horario es una difícil misión. Un buen truco es combinar dos de ellas al mismo tiempo.

- Por ejemplo, salir a caminar por zonas tranquilas y dedicarte ese momento al silencio (sin escuchar música o hablar por teléfono).

- Otra opción es eliminar el uso de pantallas llegada una hora del día y dedicarlo a la lectura de un libro.

- Tratar de comer un alimento saludable en aquellos momentos muertos (mientras vas en el coche, por ejemplo).

La introducción de estos hábitos deber ser paulatina y no tratar de abarcar varios al mismo tiempo, lo que resultaría difícil y frustrante. Elegir aquellos que resultan más sencillos o motivadoresCuidando de nuestro cerebro podemos cuidar el cerebro de los niños, y si estos hábitos los trasladamos a toda la familia ¡Todos acabaremos ganando en salud!

Puedes leer más artículos similares a Cómo deben los padres cuidar su cerebro por el bien de sus hijos, en la categoría de Trastornos mentales en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: