La liebre Rufa. Cuento sobre la discapacidad para niños

Cuentos cortos de animales para leer con los niños

Marisa Alonso Santamaría

Rufa es una liebre tranquila y bonachona pero, tenía una discapacidad, era muy corta de vista y completamente sorda. 

Y fue precisamente su incapaciad auditiva la que salvó a nuestra pequeña protagonista de una muerte segura. La liebre Rufa es un precioso cuento sobre la discapacidad para niños. Un precioso relato que puedes leer con tus hijos y practicar la comprensión lectora con las actividades que te proponemos al final del cuento.

Cuento para niños sobre la discapacidad. Cuentos infantiles

cuento sobre la discapacidad

Los tiros de las escopetas retumbaron en todo en el bosque:

— ¡Pum! ¡Pum! ¡Pum! ¡Pum…!

Todos los animales fueron a refugiarse despavoridos. Los conejos agacharon las orejas y corrieron a esconderse en sus madrigueras; los pájaros volaron en bandadas a sus nidos; las gacelas corrieron, como lo que eran, alejándose rápidamente de ese ruido tan temido; las manadas de jabalíes se dirigieron a las zonas más boscosas y, en un momento, el bosque quedó completamente vacío.

— ¡Pum! ¡Pum! ¡Pum! ¡Pum…!

Eso parecía, pero una liebre llamada Rufa, con muy poca vista y completamente sorda, estaba sentada tranquilamente a la sombra de un árbol, sin enterarse de nada. Después de comer copiosamente setas, raíces, bulbos y unos deliciosos frutos del bosque, se tumbó allí mismo y se quedó dormida.

Al poco, llegaron los tres perros de los cazadores, y  saltando a su alrededor agitadamente, empezaron a  ladrar muy fuerte, para llamar la atención de sus dueños.

— ¡Guau!, ¡guau!, ¡guau!, ¡guau!, ¡guau!, ¡guau…!

Pero Rufa, dormía sin enterarse de nada y los perros, confundidos, volvieron a ladrar más fuerte aún, enseñando sus colmillos.

— ¡Guau!, ¡guau!, ¡guau!, ¡guau!, ¡guau!, ¡guau…!

Se acercó el perro más grande y gruñó a su lado olisqueándola.

— ¡Grrrr, grrrrr, grrrr, grrrr…!

Esa  liebre no les mostraba nada de miedo, pensaron. Ni siquiera se había asustado cuando los vio llegar. Se miraron unos a otros extrañados y muy inquietos. Temiendo parecer cobardes ante sus dueños, se alejaron de allí rápidamente ladrando en dirección contraria.

Enseguida, llegaron los cazadores, que al ver a sus tres perros ladrar en la otra dirección, los siguieron sin sospechar nada raro. Los hombres, con sus escopetas, pasaron a escasos metros de Rufa, que, gracias a su poca visión y a su sordera, continuaba durmiendo plácidamente, ignorando, que se acababa de salvar de una muerte casi segura.

Actividades de comprensión lectora

Si ya habéis leído el cuento, puedes comprobar si el niño atendió y comprendió de qué trataba haciéndole estas preguntas: 

- ¿Quién era la protagonista del cuento?

- ¿Era la liebre muda?

- ¿Por qué corrían los animales del bosque?

- ¿Qué hacía la liebre mientras huían?

- ¿Lograron cazarla?, ¿por qué?