Lali, la rebelde. Cuento para hablar con adolescentes de su conducta

Un cuento para reflexionar sobre la rebeldía en la adolescencia

El cerebro, como parte del cuerpo, también tiene sus periodos de crecimiento. Incluso, no todas las partes del cerebro maduran al mismo tiempo. Es importante para los padres y madres de adolescentes saber esto y ser pacientes en este proceso de crecimiento y madurez. ¡Solo es cuestión de tiempo! Sobre este tema, a continuación te proponemos un cuento con el que hablar y reflexionar con los adolescentes sobre su conducta. Se titula 'Lali, la rebelde'.

Concretamente, en el cuento que vas a leer aparece una parte del cerebro denominada corteza prefrontal donde reside la capacidad de control de los impulsos y la planificación a largo plazo. Por eso, es normal que los adolescentes no prevean como los adultos algunas consecuencias de sus actos. La rebeldía tiene mucho que ver con esta corteza prefrontal, como le pasa a Lali, la protagonista del cuento, a sus catorce años.

Cuento para reflexionar con los adolescentes: Lali, la rebelde

Un cuento de la conducta de los adolescentes

- ¡Lali, te he dicho mil veces que recojas tu habitación!

- Mil y una. Mamá, estoy harta de que me lo repitas. La recogeré cuando quiera.

Lali acaba de cumplir catorce años y está harta de su madre, de su padre, de su hermano pequeño y, a veces, hasta de su perro, Tini, y de ella misma. En el instituto no iban mejor las cosas... Lali percibía que sus profesoras y profesores la tenían demasiado controlada.

- El trabajo de Biología lo recogeré el próximo martes. La exposición oral será el viernes, a las doce y para el fin de semana...

'Pero por qué no me dejará la gente en paz. Cada uno que viva y haga lo que le dé la gana. ¡Qué manía de organizarlo todo!', pensó Lali. La mejor amiga de Lali era Sandra, otra adolescente rebelde sin causa, que ahora también protestaba:

- Pues yo voy a mandar todo a la m... Mi padre dice que si no apruebo todas, este verano me quedaré en la ciudad. Pero me da igual, que se fastidie, me es indiferente irme o quedarme.

- Ya somos dos - expresó Lali -. Haz la cama, recoge la ropa, ayuda algo en las tareas de casa, acompaña a tu hermano al parque... Y, sobre todo... ¡Pasas demasiado tiempo delante del móvil!

- Bueno, esa es la canción de siempre. Como ellos no tuvieron móviles a nuestra edad...

- Mi padre me ha dicho que acabará quitándomelo. Ese será el último día que me vería por casa. Además, él se pasa el día trabajando y cuando llega a casa también se pega al ordenador... Y odio a mi hermano, a él siempre le consienten todo, y en cuanto yo abro la boca, ¡zas! Todo lo que hago les parece mal: cómo visto, cómo hablo, los amigos con los que voy últimamente, las notas que saco... ¡Ahhhhhh!

- ¡Bah! Lo dicen, amenazan, pero luego nada de nada. Nosotras a lo nuestro, tenemos catorce años y tenemos que disfrutar de la vida; tenemos que disfrutar de nuestra adolescencia.

- Eso, a disfrutar y pasando de todo. Con decir NO a todo, suficiente razón.

[Leer +: Conductas de los adolescentes que causa conflicto]

Esa misma noche, Lali se encontraba en su habitación, con el libro de biología abierto, pero conectada a sus redes sociales y hablando con su amiga Sandra, en otros.

- ¡Lo que faltaba, Sandra! Ahora me dice Alberto que pasa de mí, que como amigos... muy bien, pero que no soy su tipo. Este es un engreído.

- No le des más vueltas, Lali, pasando de Alberto. ¿Vas a estudiar Biología? Yo me quedaré por aquí sin hacer nada, me da igual sacarme un 4 que un 1, total... no voy a aprobar.

- Ni yo tampoco. El profesor me tiene manía, está claro: 'Lali, para de hablar cuando explico, no dibujes cuando exponen en clase, no te sientes así, quítate la cazadora en clase...'. Estoy harta, ¡ahhhhhh!

Un cuento sobre la rebeldía en la adolescencia

Los adolescentes rebeldes en un cuento

Con el grito, Lali cortó la comunicación con su amiga Sandra, como si de un adiós se tratara. Estaba muy claro que Lali era un hervidero de emociones y no sabía controlar todas, o ninguna. Habían tenido lugar muchos cambios en su cuerpo en poco tiempo. Y también en su cabeza, en su forma de actuar.

En cualquier caso, Lali no era feliz porque se sentía incomprendida y tampoco sabía muy bien cómo remediarlo. Si es que tenía remedio... En una crisis de histeria y nerviosismo, lanzó el móvil hacia arriba, hacia el techo, y no le dio tiempo a recogerlo con las manos. El móvil impactó en su cabeza. El golpe contra el cráneo sonó: ¡truc!

El móvil había golpeado violentamente en la zona denominada corteza prefrontal. Lali quedó sumida en un profundo sueño en el que las imágenes se hacían cada vez más nítidas.

Se contempló a ella misma, en todas las situaciones que le producían insatisfacción. Pero algo había cambiado, una sensación de tener el control, de paz interna, se adueñó de Lali. Su madre ya no le ordenaba hacer la cama o recoger la ropa. Y, mucho menos, con gritos.

- Llegamos a un acuerdo y tú misma te organizas la habitación y tu armario.

Su padre parecía tener la cara mucho más relajada. Parecía haber asumido que Lali vestiría como quisiera y que el móvil formaba parte de su vida. Se sorprendió al escucharse cuando se dirigía a su padre.

- Papá, yo creo que tú también deberías trabajar menos y desconectar del trabajo en casa.

¿Cuánto tiempo hacía que no hablaba con su padre más de tres o cuatro segundos, y discutiendo?

Vio a su hermano jugando en el parque con Tini, el perro. Enseguida comprendió que eran parte de su familia. Que ni a ella le iban a cambiar ni ella podía pretender cambiarlos. Eran su hermano y su perro, simplemente.

En escena apareció el profesor de Biología, tan serio como era en realidad, apartó sus lentes de sus ojos y escribió en la pizarra lo mismo que había escrito el primer día de curso: Trabajo y respeto, curso completo.

'Tampoco es tan malo estudiar biología, además me da igual si el profesor es guapo o feo, si tengo actitud positiva, lo pasaré mucho mejor en sus clases', pensó Lali. Y hablando de guapos o feos... ¿Puedo hacer algo si mi exnovio no quiere ya salir conmigo? Alegrarme por ser sincero y no fastidiarme la vida. Adiós, amigo, hasta la vista.

Apareció Sandra, su mejor amiga, protestando por todo e incitando a la rebeldía adolescente con o sin causa. ¡Vamos, Lali, rebelémonos! ¡Seamos rebeldes!

'Hay tiempo para todo, Sandra, somos adolescentes y claro que tenemos que rebelarnos...'.

En el sueño, las imágenes se fueron difuminando: las caras de su madre y su padre, su hermano, el perro, su profesor, la mejor amiga... Lali dio un respingo y volvió a verse con el móvil entre las manos.

Miró al techo sin comprender muy bien qué había sucedido durante ese tiempo. Simplemente, cerró los ojos y se durmió.

Preguntas para hablar con los adolescentes sobre su conducta

Hablar con los adolescentes de su conducta

Si quieres que tu hijo adolescente reflexione sobre su conducta rebelde, dale este cuento para que lo lea y saque sus propias conclusiones. Para enfatizar aún más la reflexión, a continuación te dejamos una serie de preguntas que te pueden ayudar a guiar un pequeño debate en casa.

Es importante que cuando tengas este debate con tu familia escuches lo que tu hijo adolescente tenga que decirte. Tiene que sentirse escuchado, aunque no te guste lo que te está diciendo. En lugar de saltar y regañarle directamente, trata de hacerle entrar en razón explicándole con calma cuál es tu punto de vista. Los razonamientos pero sobre todo la empatía deben primar en esta conversación.

- ¿Qué opinas sobre la actitud de Lali y Sandra al principio del cuento?

- ¿Te sientes identificado o identificada con algo de lo que estas dos chicas dicen?

- ¿Todos los adolescentes son rebeldes? ¿Qué significa para ti ser rebelde? ¿Es algo malo?

- ¿Qué crees que le ocurre a Lali cuando le cae el móvil en la cabeza?

- ¿Qué opinas sobre la nueva visión de Lali?

Que no se te olvide recordar que tú también fuiste adolescente e, incluso, es posible que tú también fueras un adolescente rebelde. Pregúntate: cuando yo era adolescente, ¿cómo me hacía sentir esto?, ¿qué habría necesitado de mis padres en este momento?

Puedes leer más artículos similares a Lali, la rebelde. Cuento para hablar con adolescentes de su conducta, en la categoría de Cuentos infantiles en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: