Por qué debes animar a tu hijo a que dibuje un autorretrato

Una actividad que estimula su imaginación, les ayuda a relajarse y desarrolla su autoestima

Lidia Nieto
Lidia Nieto Editora Jefe

Hay un juego que solemos hacer en casa cada cierto tiempo. Papá, mamá, hija mayor e hija menor nos sentamos alrededor de la mesa baja del salón y, en una hoja en blanco que previamente ha repartido la hija mayor y con ayuda de unas pinturas que ha seleccionado la hija menor, nos dibujamos unos a otros. De esta manera, descubrimos cómo nos ven los demás, qué cosas debemos mejor o cambiar y aquellas de las que nos hacen sentir más orgullosas. Esta semana he decidido introducir una variante a esta actividad familiar: pedirles a mis pequeñas que se dibujen a sí mismas, y es que animar a tu hijo a que haga un autorretrato tiene muchas ventajas. ¡Descúbrelos!

Los beneficios de que tu hijo dibuje un autorretrato

beneficios de que tu hijo dibuje un autorretrato

Más allá de mirar si el trazo está bien hecho o de si ha conseguido pintar el jersey de verde sin salirse del cuerpo, que tu hijo dibuje un autorretrato puede resultar muy beneficioso para el pequeño de formas muy variadas sorprendentes.

Además de ser una actividad divertida con la que estimulan su imaginación, se relajan, organizan sus ideas, desarrollan su autoestima y adquieren habilidades para la resolución de problemas, dibujar un autorretrato es una de las formas de arte más introspectivas.

Los niños pueden expresar lo que es importante para ellos, aprender sobre quiénes son y cómo quieren presentarse al mundo, ¡y les ayuda a desarrollar su propia identidad! Kathryn Smerling, terapeuta familiar afincada en Nueva York, explica: “Muy a menudo, los autorretratos de los niños son un indicador de cómo se sienten consigo mismos. A menudo, acompañado de un autorretrato, hay un descriptor de una línea que el niño puede dictar a un adulto. Puede ayudar al niño a retroceder y reflexionar sobre quiénes son. Es una parte clave del aprendizaje y del desarrollo personal ".

Otro de los principales beneficios de este proyecto artístico introspectivo es que les permite a los niños tener la máxima libertad artística, esto quiere decir, que los niños se sienten ellos mismos. Pueden usar cualquier material que les guste o probar el estilo de arte que deseen, dándoles total libertad.

Pero esto no es todo, el autorretrato es una introducción divertida a la historia del arte, que podría ser un tema malinterpretado como aburrido para algunos niños. Puedes ir un paso más allá e, incluso, ayudarles en la actividad mostrándoles diferentes versiones de autorretratos a lo largo de la historia y hablando sobre los diferentes estilos y cómo han cambiado a lo largo de los siglos, lo que lo convierte en una gran lección práctica de historia.

ventajas del autorretrato para el niño

Otro punto a favor del autorretrato es que los pequeños comienzan a familiarizarse con ellos mismos y aprenden lo que los hace únicos. A través de esta actividad, los pequeños tomarán su tiempo para observar los rasgos de su cara: cómo son sus ojos, de qué forma es su nariz, qué expresión tiene su boca y cómo todo ello encaja con el resto del cuerpo. Al mismo tiempo, este dibujo les permitirá ir desarrollando habilidades de observación, expresión y reflexión, así como mantener una relación positiva con ellos mismos.

Y como si estas no fueran razones suficientes para convencerte de que pruebes este ejercicio expresivo con tu hijo, aquí vamos con el último motivo: el autorretrato ayuda a su los niños a considerar sus aspiraciones para el futuro. Les da la oportunidad de no solo pensar en quiénes son, sino en quiénes quieren ser cuando crezcan.

Desde Guiainfantil.com te lanzamos una idea, y es que cada año o cada curso escolar le pidas a tu hijo que dibuje un autorretrato. Tú te encargas de ir guardándolos y, cuando lo consideres conveniente, lo podéis chequear juntos para ver cómo se ha desarrollado y cómo ha cambiado con el paso del tiempo. Podéis utilizar distintos materiales (ceras, pinturas de dedos, lápices de colores distintos...) y le puedes proponer que se dibuje en diferentes entornos y situaciones, por ejemplo, con la familia, con los amigos, en el colegio... ¿Se te ocurre algo más instructivo y beneficioso para ambos?