¡Luces de colores! El experimento con agua más alucinante para niños

Una actividad muy divertida para niños de todas las edades desde que son bebés

Guiomar Toledano
Guiomar Toledano Maestra de Educación Infantil

¡Sorprendente! ¡Fascinante! ¡Alucinante! Este experimento con agua asombra a los niños, tanto pequeños como mayores. La ciencia consigue maravillar a los pequeños gracias a manualidades como esta, que he llamado Luces de colores.

Esta actividad tiene como punto fuerte que puede ser realizada por niños y niñas de todas las edades. Según el momento madurativo en el que se encuentre el menor tendrá un resultado cognitivo diferentes, es decir, cada uno la interiorizará y asimilará de una manera distinta. Mientras que para un pequeño puede ser el descubrimiento de los colores, para otro puede ser simplemente una manera de entretenerse.

Cómo hacer paso a paso este experimento con agua

Materiales:

  • Botes de cristal
  • Agua
  • Colorante alimentario
  • Linterna

El experimento con agua para los niños: luces de colores

Siguiendo estos sencillos tres pasos podemos llevar a cabo nuestra actividad:

1. Llenamos los botes de agua. Con un poco más de medio frasco lleno será suficiente.

2. Ha llegado el momento de usar el colorante alimenticio. En cada bote utilizamos un color diferente. Según la intensidad del tono que queramos conseguir y la cantidad de agua que hayamos echado, así verteremos más o menos gotas de colorante. Aconsejo comenzar por poca cantidad e ir incrementándola poco a poco hasta obtener el color deseado.

3. Ahora, hay que apagar las luces, sacar la linterna y… ¡magia! Aparecerán proyectados los colores sobre la superficie.

Explicación: por qué se producen luces de colores

¿Y por qué pasa esto? Esto ocurre debido a que la luz blanca atraviesa un vidrio transparente proyectando así los colores que contiene, en este caso agua con colorante alimentario. El efecto que conseguimos es muy parecido al que se obtiene de las vidrieras.

Se puede realizar tanto en lugares oscuros utilizando una linterna, así como valiéndonos de la luz natural, pero siempre se observará mejor en un entorno sin claridad y haciendo uso de una linterna.

¿Sabías que el ojo humano es capaz de distinguir hasta un millón de variedades cromáticas? El niño vive rodeado de colores, ahí están, los perciben mediante el sentido de la vista y existen miles de tonalidades diferentes.

A edades tempranas (0-3 años) no conocen nada acerca de ellos; no saben cómo se forman, desconocen sus variedades cromáticas o mezclas. Pero sí les genera una emoción y los detectan durante los 6 primeros meses de vida, por este motivo debemos de realizar actividades y juegos que los ponga en contacto y experimenten con ellos. ¡Este experimento con agua les encantará!

Todos los beneficios de hacer esta manualidad de colores

Beneficios de las manualidades para los niños

A parte de ser una actividad donde prima lo estético, sencillo, diferente, entre otras características, debemos de tener en cuenta el impacto educativo que produce en nuestros hijos o alumnos, tengan la edad que tengan.

- Ya durante las primeras semanas de vida comienza a mostrar interés por los colores blanco y negro. Los colores más vivos, brillantes comenzarán a generarle interés cuando su percepción visual vaya desarrollándose.

- A los dos meses los receptores sensibles al color del ojo se encuentran en funcionamiento y comienzan a distinguir colores, primero descubrirán el rojo, luego el verde y sobre los tres meses serán los colores azul y amarillo.

- Un poco más tarde, a los cuatro meses ya pueden distinguir la mayoría de los colores, mientras que a partir de los seis su percepción visual ya reconoce una amplia gama de colores y diversos tonos.

Es por ello que esta actividad puede llevarse a cabo con niños y niñas de cualquier rango de edad, provocándole esa emoción de asombro, descubrimiento y comenzando a valorar la belleza de los colores.

Incluso para menores de 3-6 años es muy atractiva, ya que podrán ayudar y participar en la total elaboración del experimento; vertiendo el agua, realizando el conteo de las gotas de colorante y proyectando la luz. Les fascina colaborar en la realización de las actividades, para ellos forma parte de un juego, ¡y la mejor manera de aprender es jugando!

Os animo a que realicéis esta actividad tan fácil realizada con materiales que seguro que tenéis en casa o en clase, ¡a los más pequeños les encantará!