Cómo ayudar a los niños en los dictados musicales para que no los odien

Estos ejercicios de música son muy beneficios para el oído musical de tus hijos

Claudia Ortiz
Claudia Ortiz Experta en educación musical

Si tus hijos están aprendiendo música tal vez has escuchado su enfado por los dictados musicales. Pero, ¿qué es un dictado musical? Y ¿por qué es importante que lo perfeccionen sin que lleguen a odiarlos? En esta ocasión te vamos a hablar sobre este tipo de ejercicio de música que tantos beneficios tiene para tus hijos pero que a veces les resulta un tanto complicado. Te damos algunos consejos para que les ayudes a enfrentarse a ellos.

Qué son los dictados musicales y qué tipos hay

Ayudar a los niños en los dictados musicales

El dictado musical es una herramienta que se usa para mejorar el oído musical de un alumno una vez este ha aprendido a escribir música. Generalmente, el profesor toca al piano una melodía con el fin de que el alumno la transcriba en el pentagrama, aunque ahora con las nuevas tecnologías es posible realizar los dictados musicales desde casa con una grabación de la melodía.

Principalmente hay dos tipos de dictados musicales: rítmicos y melódicos.

- En los dictados melódicos, el alumno identifica la altura de los sonidos (do, re, mi, fa, sol...).

- Mientras que en los dictados rítmicos tiene que identificar cuánto dura cada nota (blanca, negra, corchea...).

Si tus hijos llevan algún tiempo aprendiendo a tocar un instrumento (incluso a lo mejor tú eres el padre o madre que también está aprovechando y aprendiendo a tocar un instrumento), verás que una de las técnicas que generalmente van a aparecer en la clase musical es el dictado musical.

Curiosamente, es una práctica aborrecida o temida por muchos alumnos. Escuchar fragmentos musicales para luego transcribirlos puede causarle a tus hijos ansiedad e inseguridad. Cometer errores al tratar de escribir las melodías o ritmos puede no estar bien visto en el aula musical fomentando así el estrés ante estas actividades.

Qué beneficios tiene para los niños hacer estos ejercicios

Ejercicios musicales para niños: dictados

El dictado musical ayuda indiscutiblemente en el desarrollo no solo del oído musical (la capacidad de identificar sonidos) y el sentido rítmico sino también la concentración, la atención y la escucha atenta, habilidades que ciertamente no solo ayudarán al niño en su aprendizaje musical, sino en su aprendizaje global.

Por otra parte, muchas veces los niños tienen en su cabeza una melodía y no saben cómo escribirla. Los dictados musicales y otras actividades que desarrollan el oído musical ayudan justo a que el alumno pueda hacer la conexión entre lo que se imaginan y las notas en el pentagrama.

Cómo ayudar a mejorar a nuestros hijos en el dictado musical

Ayudar a los niños con los dictados musicales

Ahora, por otra parte hay actividades que como padres podemos hacer para ayudarles a mejorar su oído y memoria musical y, por lo tanto, mejorar en los dictados musicales. No importa si sabes música o no. Aquí van algunas ideas y reflexiones que debemos hacer para ayudar a nuestros hijos.

1. Reflexionar sobre qué exigimos a los niños
En general, muchas veces nos enfocamos en la perfección de los resultados que tienen nuestros hijos en sus diferentes actividades. La música no es la excepción. Cuando les acompañamos en sus lecciones musicales o revisamos su avance, muchas veces queremos que lo hagan perfecto.

Y aquí, como madre, voy a decirte algo en lo que a lo mejor no estás de acuerdo conmigo. La música, más que ser perfecta a la edad de un niño de primaria, es subjetiva, es un lenguaje, y es una forma de transmitir emociones. Los niños tienen que aprenderla no como una ciencia sino como una vía de expresión, una actividad divertida que les va a acompañar por el resto de sus vidas.

2. Canten, canten, canten
Repitan canciones y melodías todo el tiempo. Repitan patrones musicales a cualquier hora del día. Tal vez puedan añadir diferentes patrones musicales a la rutina del baño, o cuando se van a dormir. Pregúntale a tu hijo sobre las melodías que le enseñan en clase y cántelas en casa, repítanlas en un instrumento. Pero siempre desde el lado de la diversión -y por tanto de la motivación- con el fin de quitarle esa presión por ser bueno en el dictado musical.

3. Entrenar la memoria
Recuerda, la memoria musical también se entrena, y de esta forma podemos hacerlo de forma fácil y divertida. Con el paso del tiempo, puedes ir aumentando la dificultad de los patrones rítmicos y las melodías conforme tus chicos mejoren en su memoria.

4. Jugar a dibujar la música
En casa hay veces que dibujamos música: les pongo una pieza musical y les pido que la dibujen o pinten. Algunas veces les pido que no levanten el rotulador del papel. Es divertido ver lo que resulta de esta actividad musical: las líneas, las curvas, los puntos, y los colores… todo es parte de cómo los niños interpretan lo que escuchan.

Esta actividad les permite visualizar lo que escuchan y en un dictado musical puede ayudarles a recordar más fácilmente una melodía si la han visualizado mientras la escuchaban.

Está bien cometer errores en el dictado de música

Aprender de los errores en los dictados musicales

Como seres humanos, aprendemos de nuestros errores. No hay niño que no haya cometido errores al aprender a escribir. ¡Es lo mismo en el dictado musical! Ayudémosles a tener confianza en que:

- Si pueden leer música entonces pueden escribirla.

- Si cometen un error al escribirla entonces pueden corregirlo y aprender de ello. ¿Por qué agobiarse por cometer un error cuando miles de millones de músicos en todo el mundo a lo largo de la historia han cometido errores musicales? Lo importante, como en cualquier aspecto de la vida, es aprender de esos errores: 'esa nota no es fa sino mi', 'así suena sol'.

La clave para mejorar en el dictado musical y, por lo tanto, para mejorar el oído musical es practicar, practicar, y practicar.

Puedes leer más artículos similares a Cómo ayudar a los niños en los dictados musicales para que no los odien, en la categoría de Música en Guiainfantil.com.