Guía para que tu bebé duerma seguro - Tips de la AAP de sueño infantil

Nuevas recomendaciones para reducir el riesgo de Síndrome de Muerte Súbita del Lactante

Beatriz Martínez
Revisado por Romelia Rubio, Psicóloga esp. en sueño, el

Todo lo relacionado con el sueño infantil provoca grandes dudas y preocupaciones. Cuando hablamos de bebés, no podemos evitar que se nos venga a la cabeza el Síndrome de Muerte Súbita en Lactantes (SMSL). Para reducir su riesgo, la American Academy of Pediatrics (AAP) renueva en junio 2022 sus tips y recomendaciones sobre cómo deben dormir los niños. A continuación, te ofrecemos una guía con consejos para que tu bebé duerma seguro.

La guía con consejos para que tu bebé duerma seguro

Revisa la guía para que tu bebé duerma seguro

Las AAP publica las directrices sobre el sueño de bebés y niños y enfatiza que lo primero de todo es que padres y madres se aseguren de que el bebé duerma boca arriba y solo en su cuna o superficie plana, nada de compartir la cama con mamá y papá. ¿Cuáles son las otras recomendaciones a las que debemos prestar especial atención para asegurarnos de que nuestro bebé duerme seguro?

La autora del informe, la Dra. Rachel Moon, profesora de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia (Charlottesville), recalca que se han logrado numerosos avances sobre qué es lo que mantiene a los bebés seguros durante sus horas de sueño, pero que, sin embargo, aún queda trabajo por hacer. Por eso modifican cada cierto tiempo las pautas sobre las mejores prácticas del sueño infantil.

Las nuevas pautas sobre el sueño infantil seguro de la AAP

Recomendaciones de la AAP de sueño infantil

A continuación recogemos algunas de las recomendaciones más importantes de la AAP para asegurarnos de reducir el riesgo de Síndrome de Muerte Súbita del Lactante.

1. El bebé debe dormir boca arriba

La primera recomendación no varía con respecto a los tips de la AAP anteriores: se debe colocar al bebé sobre la espalda, boca arriba, para que duerma en esta postura sobre una superficie plana y segura, incluso si tu bebé sufre reflujo. Dormir de lado no es seguro, al menos hasta que cumpla el primer año. Y mucho menos boca abajo, ya que estando en esta postura las vías respiratorias no permanecen tan abiertas como los bebés que duermen boca arriba.

Una vez que el bebé ya es capaz de girarse boca abajo por sí mismo, podemos dejarle que duerma de esa forma.

Tu bebé debe dormir boca arriba

2. Bebé duerme con sus padres pero sin compartir cama

¿Colecho sí o colecho no? La AAP reafirma que el lugar más seguro para que duerma el bebé no es la cama de mamá y papá, sino una superficie separada diseñada especialmente para bebés y que esté cerca de la cama de los padres al menos los 6 primeros meses de vida. Si le ponemos en nuestra cama, por muy seguros que estemos los padres, cabe la posibilidad de que el cansancio nos venza y perjudiquemos al bebé por descuido. Además, el bebé, por muy pequeño que sea, puede rodar hasta colocarse sobre la almohada, bajo una manta o caer de la cama provocando una asfixia accidental, por lo que la AAP insiste en evitarlo todo el tiempo.

Por el día, cuando el bebé esté despierto, podremos colocarle boca abajo (tummy time) siempre bajo nuestra supervisión durante cortos períodos de tiempo para el desarrollo de los músculos del cuello, los brazos y los hombros; así como para evitar el desarrollo de la cabeza plana (plagiocefalia) en la parte posterior.

3. La superficie sobre la que duerma el bebé debe ser plana y firme

Cuando pongamos al bebé a dormir, ya sea en su cuna o el moisés sobre el que hayamos puesto una sábana bajera ajustable, no debemos dejarle sobre una superficie inclinada como las hamacas (si vomita podría no ser capaz de echarlo al exterior), ni tampoco colocar objetos blandos o superficies esponjosas como almohadas, mantitas que aumenten el riesgo de asfixia. Para probar si la superficie del colchón es demasiado blanda podemos presionar con la mano hacia abajo. Si al levantarla vemos que deja una marca es que es demasiado blanda.

Cómo evitar la muerte súbita del lactante

4. La superficie en donde duerme, de estar específicamente diseñada para dormir

Asegúrate de que la superficie en donde estás colocando a dormir a tu bebé está especialmente diseñada para ello y cumple con las reglas vigentes de la CPSC (Comisión de Seguridad de Productos de Consumo, por sus siglas en inglés). Esto supone que no haya almohadas.

En caso de emergencia puedes poner temporalmente a tu bebé a dormir en una caja, canasta, cajón de cómoda o algo similar. Debe tener un acolchado delgado y firme, pero tan pronto como puedas debes obtener una superficie para dormir aprobada por CPSC.

Evita quedarte dormido con tu bebé en otros lugares también. El riesgo de muerte infantil relacionada con el sueño es hasta 67 veces mayor cuando los bebés duermen con alguien en un sofá, sillón blando o un cojín.

5. Los juguetes no se deben poner en la cuna del pequeño

Ni almohadas, ni sábanas para taparle, ni colchones blandos ni tampoco juguetes como peluches o sonajeros. Todos estos objetos han de quedar fuera del espacio de sueño del bebé. Por muy inofensivos que parezcan, incluso tenemos la creencia que ayudan a conciliar el sueño, en verdad pueden ser perjudiciales para la salud de nuestro hijo.

Se ha comprobado que muchos casos de muerte infantil están relacionados con la asfixia accidental con almohadas, mantas y peluches que estaban situados cerca del bebé. Si hace frío debemos tapar al bebé con un pijama gordito o un saco para bebés, pero nunca poner sobre él una manta.

Recuerda, todo lo que necesita tu hijo para dormir seguro es un colchón firme, una sábana bajera y su pijama. ¡Los juguetes los reservamos para cuando esté despierto!

6. No son recomendables los asientos del coche para dormir

Los dispositivos como las sillas del coche, los portabebés o los arneses para bebés están diseñados para sentarse y no para que el pequeño duerma. Por lo tanto, esta es otra de las recomendaciones que lanza la AAP sobre el sueño infantil: no utilizar estos objetos para que el bebé duerma, ni siquiera una siesta.

Los bebés que se quedan dormidos en un dispositivo como estos pueden obstruir sus propias vías respiratorias, ya que barbilla cae sobre el pecho taponando las vías respiratorias.

Recuerda que los sofás, sillones o mecedoras que solemos tener en casa también son peligrosas para los bebés y no deben usarse para que duerman.

El síndrome de muerte súbita del lactante

7. La AAP aconseja ofrecer un chupete al bebé a la hora de dormir

Si bien es cierto que el uso del chupete más allá de los dos años puede causar anomalías en la mordida, también lo es que ayuda a evitar el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante. Por eso el consejo de la asociación america es ofrecer el chupete al bebé al dormir la siesta y por las noches al acostarse. En el caso de los bebés recién nacidos, no se debe probar con el chupete hasta que la lactancia materna esté bien asentada. Evita amarrar el chupete al cuello del bebé.

La razón para usar el chupón está en que se piensa que la succión del chupete ayuda a mantener abiertas las vías respiratorias del bebé. Pero, si tu bebé no lo quiere, no le obligues. Tampoco hace falta que se lo vuelvas a poner si se le cae a mitad de la noche.

[Leer +: Mi bebé no duerme nada]

8. No expongas (nunca) a tu hijo al humo del tabaco

Es un peligro exponer a tu hijo al humo del tabaco y, por supuesto, al de otras sustancias. Nunca, ni estando embarazada (aumenta el riesgo de partos prematuros y bebés con bajo peso al nacer), ni en el posparto y mucho menos a la hora de dormir. El bebé debe estar en un espacio sin humo ni otros agentes contaminantes que puedan perjudicar su respiración.

El alcohol, la marihuana y las drogas ilícitas durante el embarazo y después del parto aumentan notablemente el riesgo de que los bebés nazcan prematuros y con bajo peso al nacer. También aumentan el riesgo del SMSL.

En el caso de que la madre o el padre esté tomando medicamentos (por indicación médica) para alergias o resfriados que puedan causar somnolencia, deberán tener especial cuidado cuando atiendan a su hijo, en especial cuando le cojan en brazos para calmarle si se despierta por la noche.

Qué hacer para que tu bebé duerma bien

9. La temperatura de la habitación debe ser la adecuada

Si hace frío o mucho calor en la habitación, a tu bebé le costará coger el sueño. Pero más importante aún, el exceso de ropa que cubre al bebé, así como la temperatura ambiente están asociados con un mayor riesgo de Síndrome de Muerte Súbita del Lactante.

Por eso, si te preocupa que tu bebé tenga frío, evita mantas y frazadas. En su lugar, puedes vestirlo con capas de ropa o usar una manta portátil o saco de dormir. Como regla general, debes vestir a tu bebé con una sola capa adicional a la que lleva puesta.

Revisa a tu bebé para detectar signos de sobrecalentamiento como sudoración, calor en el pecho o piel enrojecida. No uses gorros o sombreros en la cabeza de tu bebé.

Puedes envolver a tu bebé como un taquito, no obstante, este no es un factor protector de SMSL, y deberás suspenderlo una vez que observes que tu bebé empieza a intentar voltearse (alrededor de los 3 o 4 meses aunque puede empezar antes).

Evita el uso de cualquier tipo de manta, pijama o pañal (u otros objetos con extra peso).

10. No hay que confiar en los dispositivos comerciales para dormir

En los distintos comercios (incluso de forma online) se venden diferentes dispositivos que afirman reducir el riesgo de SMSL y otros problemas relacionados con el sueño. Pero lo cierto es que la AAP ha dicho que este tipo de dispositivos como monitores portátiles no son tan confiables como parecen.

No hay evidencia de que reduzcan el riesgo de muertes relacionadas con el sueño y, como lo que hacen es aumentar una falsa sensación de seguridad, podría hacer que los padres se relajen y no observen tanto a su bebé.

Tampoco se aconseja el uso de monitores cardiorrespiratorios para monitorear la frecuencia cardíaca y los niveles de oxígeno del bebé. Si vemos que está malo, que se ha resfriado o que le pasa cualquier otra cosa, deberemos consultar con el pediatra.

11. Dar el pecho al bebé

Por último, la AAP recalca la recomendación de dar al bebé lactancia materna de forma exclusiva durante aproximadamente los 6 primeros meses y continuar hasta el año o más si es posible y ambas partes lo desean. La lactancia materna, entre otros muchos beneficios, aumenta el efecto de inmunidad del bebé.

Puedes leer más artículos similares a Guía para que tu bebé duerma seguro - Tips de la AAP de sueño infantil, en la categoría de Sueño infantil en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: