La forma de la barriga de una mujer embarazada

Tengo una amiga que es venezolana y que está viviendo su segundo embarazo en España. Ella se siente bastante sola, su madre está a más de diez mil kilómetros, así como sus amigas. Esto me ha convertido, con gran gusto, en su pañuelo de lágrimas. Mi amiga, últimamente me pregunta lo mismo: ¿no crees que tengo poca barriga?

La verdad es que para las 20 semanas de embarazo que ya tiene, no parece que esté embarazada, apenas tiene un abultamiento en el abdomen. Ella estaba muy preocupada por el bienestar de su bebé, pensaba que su barriga no crecía correctamente porque apenas se notaban cambios en su fisionomía. Ayer volví a verla, y una gran sonrisa iluminaba su cara, se había hecho una ecografía y tanto el tamaño como el peso del bebé eran totalmente normales.

Por otro lado, mi amiga estaba convencida de que esperaba un niño, ya que su barriga era puntiaguda, sin embargo, la ecografía también reveló el sexo de su bebé: nacerá una niña.

Qué nos dice la forma de la barriga de la embarazada

Qué nos dice la forma de la barriga de una embarazada

Las abuelas, la tradición o las creencias populares, cuentan que las mujeres embarazadas con barrigas redondas esperan niñas, mientras que las tripas que son más puntiagudas, albergan a niños. Estas creencias, que pueden haber acertado en algún caso, son sólo mito sin base científica ninguna.

Los médicos son claros respecto a la forma de las barrigas en mujeres embarazadas: cada embarazo es único y las dimensiones y formas de las tripas en las embarazadas dependen de diferentes factores. Según los ginecólogos, nada en la forma de la barriga detecta el sexo del bebé o el tamaño del mismo, es decir, grandes barrigas no tienen por qué albergar a bebés grandes.

Los factores que definen la forma de una barriga son:

- Las semanas de embarazo: cuánto mayor sea la edad gestacional, mayor es la barriga. Dos mujeres en la misma semana de gestación no tienen por qué tener tripas del mismo tamaño.

- Líquido amniótico: su cantidad en el útero o la acumulación de gases en la embarazada puede provocar que aumente el volumen del abdomen.

- Los músculos abdominales: mujeres con un tono muscular bueno, tendrán una barriga más pequeña que una mujer que ha pasado varios embarazos y cuyos músculos abdominales han sufrido una distensión varias veces o una mujer con escaso tono muscular.

- La constitución física de la mujer: mujeres de caderas anchas tendrán una tripa menos voluminosa que mujeres de caderas estrechas.

Otros factores como la grasa acumulada durante el embarazo o el peso previo de la embarazada influyen en la forma y tamaño de la barriga de la embarazada. En cualquier caso, los obstetras recomiendan fiarse de las pruebas médicas, en las que se valora el tamaño del bebé en relación con la semana de gestación, y no prestar atención a la forma de la barriga.

Alba Caraballo. Editora de GuiaInfantil.com