Cuando la vitamina A en el embarazo puede ser peligrosa para el bebé

Tanto antes como durante la gestación se debe controlar la ingesta de esta vitamina

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

Durante el embarazo, la mujer debe cuidar su dieta para una correcta gestación y para un desarrollo óptimo del bebé. Para evitar posibles malformaciones, en esta etapa se recomienda la ingesta extra de algunas vitaminas a través de suplementos. Pero no nos llevemos a error, existen algunas que tomadas en exceso pueden ser peligrosas. Es el caso de la vitamina A en el embarazo. ¡Conoce el motivo! 

Las funciones de la vitamina A en el organismo 

vitamina a y embarazo

Las vitaminas son micronutrientes de gran importancia para la salud, tanto en la infancia como en la edad adulta. Aunque no aportan energía porque no tienen ningún valor calórico, son indispensables tanto para reacciones metabólicas en el organismo, como para la producción de enzimas o de hormonas o para la utilización de ciertos compuestos por el organismo.

Adicionalmente, en momentos especiales, como puede ser el embarazo, algunas vitaminas son aún más necesarias, ya que contribuyen, por ejemplo, a la formación de los huesos o al desarrollo del cerebro, y por tanto afectan de manera vital al adecuado crecimiento y desarrollo del feto. 

La vitamina A, por ejemplo, es una vitamina liposoluble, es decir, que se encuentra solubilizada en las partes grasas de los alimentos, y debido a esta solubilidad en grasa, es difícil de eliminarse cuando se consume en exceso. Por ello, la vitamina A tiene una tendencia a acumularse en el hígado y en los tejidos grasos en el organismo.

Dentro de lo que conocemos como vitamina A, no solo se encuentra la vitamina A presente en los alimentos como tal, sino también aquellos precursores capaces de generar vitamina A activa, como los carotenoides o el retinol. A diferencia de los carotenoides, el retinol puede no solo provenir de los alimentos, sino administrarse como suplemento artificial. Es de hecho el retinol o compuestos derivados del mismo los que constituyen el aporte de vitamina A de los complejos vitamínicos. 

Además de ser indispensable para la reproducción, la vitamina A juega un papel esencial en el desarrollo fetal. Durante el embarazo, además de contribuir al desarrollo de células, órganos y tejidos, la vitamina A desempeña funciones esenciales en el desarrollo de la visión del feto y en el crecimiento óseo. Adicionalmente, se encarga de asegurar el buen funcionamiento tanto del sistema inmunitario como del nervioso. Las recomendaciones actuales de vitamina A para la mujer embarazada alcanzan los 800 microgramos diarios, relativamente fáciles de obtener siguiendo una dieta sana y variada.

Alimentos ricos en vitamina A para la mujer embarazada 

¿Qué alimentos dentro de nuestra nevera nos pueden ayudar a consumir vitamina A? ¡Aquí tienes una lista que debes de tener a mano! 

- Los alimentos más interesantes en términos de vitamina A son, dentro de los de origen animal, la leche y sus derivados, sobre todo si conservan toda la grasa, y el huevo, particularmente la yema.

- Los alimentos de origen vegetal no contienen vitamina A, sino beta caroteno. El beta caroteno es un pigmento de color rojo, anaranjado o amarillo que se transforma en vitamina A activa en el organismo. Verduras como la zanahoria, el tomate, el pimiento rojo, amarillo o naranja y frutas como el melocotón, la ciruela, el albaricoque o los nísperos son los que contienen cantidades más relevantes.

- Además, hortalizas y verduras de color verde como las espinacas, las acelgas o el pimiento verde, contienen también cantidades atractivas de betacaroteno a pesar de no detectar su color, enmascarado por el verde de la clorofila.

El peligro de consumir demasiada vitamina A durante el embarazo 

embarazo y vitamina a

Según las investigaciones más recientes sobre esta vitamina, la ingestión de suplementos vitamínicos con cantidades de retinol superiores a las recomendadas representa un peligro para la salud.

Además de los típicos síntomas de hipervitaminosis, exhaustivamente estudiados y conocidos desde hace años, donde la toxicidad de la vitamina A afecta al sistema nervioso central, al hígado, los huesos y la piel, la toxicidad de los derivados sintéticos del retinol se ha estudiado en animales con resultados poco alentadores.

Hace ya más de 60 años que se descubrieron los efectos teratogénicos (su capacidad para producir defectos congénitos durante la gestación) del exceso de retinol en embarazadas, observándose anomalías en el feto tales como exencefalia (el cráneo no se cierra en su totalidad dejando parte del cerebro expuesta), labio leporino o paladar hendido, entre otros defectos de la mandíbula o defectos en la visión.

Posteriormente se ha podido descubrir que, dependiendo de cuando se administre el exceso de vitamina A, los defectos pueden variar. Un exceso de vitamina A previo al embarazo o durante las primeras semanas resulta en malformaciones que afectan al cráneo o el cerebro y el sistema cardiovascular, mientras que cuando se ingiere más avanzada la gestación, estas malformaciones ocurren en las extremidades y los sistemas reproductivo y renal.

Según esto, todas las mujeres en edad reproductiva deberían ser informadas de que la vitamina A puede ser un peligro para su bebé si se consume en exceso, tanto antes como durante el embarazo, y que es mejor limitarse al aporte de vitamina A a través de la dieta, evitando los suplementos vitamínicos.

Puedes leer más artículos similares a Cuando la vitamina A en el embarazo puede ser peligrosa para el bebé, en la categoría de Dietas - menús en Guiainfantil.com.