Los ingeniosos trucos para que los niños aprendan geografía por fin

Juegos de geografía divertidos para enseñar a tu hijo

Patricia Fernández
Patricia Fernández Redactora en Guiainfantil.com

Hace ya unas cuantas décadas que la educación dejó de aplicar ese cruento lema de “La letra con sangre entra”. Afortunadamente para las nuevas generaciones los derroteros estudiantiles han cambiado de rumbo hacia unos maestros más comprensivos y amables que han entendido que la culpa de que el niño se duerma sobre el pupitre no es del propio niño, en la mayoría de casos, sino del maestro.

Te enseño cómo incentivar al niño a aprender con estos ingeniosos trucos para que los niños aprendan geografía.

Algunos juegos de geografía divertidos para enseñar a tu hijo

Los ingeniosos trucos para que los niños aprendan geografía por fin

Los niños suelen tener una curiosidad innata por descubrir el mundo y una interminable lista de porqués que nos apabulla constantemente. De nosotros depende la forma de mostrárselo.

Todavía recuerdo aquellas interminables clases de geografía donde mi profesor se sentaba en una silla y con una voz monótona, que más servía para dar una clase de yoga y transportarte al nirvana más absoluto que para promulgar los grandes espectáculos que la naturaleza a dotado a la Tierra, intentaba recitar como si de una oración se tratase, los ríos de Europa, o las cordilleras mundiales. A todo lo más que alcanzaba su entusiasmo era a levantarse de su silla lentamente y escribir en la pizarra la larga retahíla de países con sus respectivas capitales.

Aquellas clases eran la envidia de los bibliotecarios, nadie osaba levantar la voz, ni el ánimo, ni nada de nada, solo nos alertargaba durante una hora como gatos al sol, y consiguió que durante los primeros 25 años de mi vida no tuviera interés por salir a ver mundo más allá del banco en el que comía pipas en mi barrio.

Años después, cuando di la vuelta a la esquina de aquel banco, descubrí que la geografía se imponía en cada paso del paisaje y de la historia del mundo. Que había decidido batallas, asentamientos, formas de vida, construyendo un mundo perfecto y precioso al que solo había que saber mirar con otros ojos. Y así decidí transmitírselo a mis hijas cuando tuvieron que estudiarse la geografía mundial.

Si tu hijo no se apasiona todavía con los recovecos del mundo, por lo menos con estos juegos podrás hacer que aprenda geografía de una forma divertida.

1- Usa la plastilina: A los niños normalmente les encanta modelar plastilina, así que solo tienes que coger una de color marrón, verde y azul y ponerle a modelar un mapa donde tendrá que colocar los ríos, montañas y llanuras donde corresponda. Podéis montarlo sobre una madera y poner con un palillo banderas con los nombres de cada accidente geográfico a modo de maqueta.

2- Imprime un mapa en blanco y haz que el niño dibuje en él lo que tenga que aprenderse: las capitales, los países, las montañas… Es una manera más rápida de estudiar y más divertida que memorizar.

3- Haz puzzles. Actualmente hay puzzles de los mapas físicos y políticos de todo el mundo. Hacer este tipo de puzzle es la forma más entretenida de estudiar. Tendrá que fijarse dónde está cada país para poder colocar bien las piezas y se fijará en cada detalle del mapa.

4- Haz un juego de preguntas tipo Trivial. Si lo que tiene que aprenderse son las capitales y no queda más remedio que recurrir a la memoria, construye un juego de preguntas tipo Trivial, o simplemente haz notitas con una pregunta en cada una. Juega con él a avanzar por las casillas cada vez que acierte una pregunta, y que cada vez que acierte 3 consiga un premio especial (como los quesitos del Trivial). Cuanto más juegues mejor se aprenderá los nombres.

5- Si tienes un globo terráqueo puedes hacerle un juego de búsqueda: “Busca dónde está la montaña más alta del mundo y dime su nombre”, “¿Dónde viven los rusos?”...

6- Aporta una historia o datos curiosos a los puntos geográficos más importantes, eso hará que siempre se acuerde de ellos.