8 errores que cometemos los padres con los niños en un restaurante

Los niños deben de conocer unas mínimas normas de educación y cortesía en la mesa

Andrés París

Muchas veces ocurre, cuando tenemos alguna celebración con familia y amigos, y vamos a un restaurante, que lo que iba a ser un día fantástico de reunión y risas, se convierte en un torbellino de gritos, amenazas y lágrimas por el comportamiento que tienen nuestros hijos en la mesa. No es cuestión de buscar culpables, pero sí ser conscientes de los errores que cometemos los padres con los niños en un restaurante. 

Fallos que cometemos los padres con los niños en un restaurante 

9 errores que cometemos los padres con los niños en un restaurante

Todos sabemos que los niños son niños y cuando se juntan se comportan con una excitación superior, que dependiendo donde estés puede resultar explosivas. En un restaurante, ese tipo de conductas resultan bastante molestas.

Creo que a todos nos ha pasado que en una comida con niños acabamos gritándoles mandándoles callar, regañándoles... ¡con el consiguiente malestar nuestro y de las mesas de alrededor!

Es muy importante que los niños conozcan y pongan en práctica unas mínimas normas de educación y de cortesía en la mesa, para que todos puedan disfrutar de una comida placentera; y es básico también que los padres se las enseñemos y las cumplamos. 

Debo dejar claro que me encantan los niños, pero también me fijo en este tipo de cosas para que los padres estén alerta y sepan cómo reaccionar. Estas son las situaciones mas erróneas que cometemos los padres en los restaurantes y que deberíamos evitar: 

1. Selecciona un restaurante adecuado
Elige un restaurante con ambiente familiar, que vayan otros niños, que haya alguna distracción o zona para tus hijos; de no ser así, podrás cometer el primer error, y es que tus hijos no sepan adaptarse y comportarse en un restaurante de adultos, que sería normal, porque para ellos resulta muy aburrido.

2. Sé sostenible y consecuente con lo que llevas al restaurante
Cuando solemos reservar mesa, decimos vamos 6 adultos y 2 niños, y los camareros acondicionan dos tronas. Pero, ¿qué pasa muchas veces? Llegan los padres con los carritos, los portapañales, los juguetes del niño para la mesa, sus cuentos, etc.. Al final se necesita mucho mas espacio del que hemos solicitado, provocando una molestia al restaurante.

3. Elegir bien cómo sentarnos en la mesa
Dependiendo de cómo sean los niños, sus edades y su madurez, debemos evitar que estos se sienten juntos. Los adultos buscamos juntarnos, dejando a un lado de la mesa a todos los niños, pero al final resulta peor, ya que al no sentir la presencia y vigilancia del adulto comienza la excitación, los gritos, los lanzamientos de comida...

En esta situación y con esta distribución, los padres están levantándose continuamente a ver si han comido, a servirles, a regañarles. Ponerles juntos parece que les da permiso para que hagan lo que quieran, pero los niños deben saber que ya tendrán su momento de juego. Yo planteo que puedan estar juntos, pero intercalados con los padres al lado. Esto permite que puedan permanecer entretenidos con sus amigos y vigilados por los adultos.

4. Normas para todos
En todos los grupos siempre hay algún adulto al que se le asigna la función de distraer a los niños, sacando juegos, haciendo bromas, utilizando trucos con los utensilios de comer, cantando o poniendo música. Es importante que los niños sepan que en el periodo de la comida hay que mantener unas normas de comportamiento y educación y que esto afecta también a los mayores.

5. Controlar el uso de móvil y tableta
Al hilo del anterior punto, no es conveniente dejar el móvil o la tableta a los más pequeños como si de una niñera se tratara, pero si en algún momento cedes y dejas el móvil para que se distraiga, asegúrate de llevar oír los vídeos de youtube o las películas de tus hijos.

6. Poner reglas
Terminar de comer primero no significa que el pequeño se pueda levantar de la mesa, salir fuera o meter prisa a los otros niños para que acaben. Si tu hijo ha terminado de comer, hay que decirle que debe permanecer en la mesa hasta que acabe el resto y hasta que un adulto decida que pueden levantarse.

7. Higiene en la mesa
Antes de sentarse a comer, hay que ir al baño a lavarse las manos. Hay que acostumbrar al niño a este hábito tan saludable y a que tiene que hacerlo antes de estar en la mesa para no molestar a las mesas cercanas. 

8. Conocer la carta de comida
Cerciórate de que tu hijo va a comer lo que pide. Luego se producen situaciones de intercambios de platos entre los niños, o también se da el momento en el que te piden que le des un poco de tu comida, o un "prueba prueba" hasta que le guste algo. ¡Esto no es nada educativo!  Es muy importante que el niño se responsabilice de comer lo que ha pedido. Para ello, te puede ayudar mirar la carta previamente para que el niño sepa lo que hay y pueda elegir lo que le gusta y no porque lo hayan pedido los demás niños. 

En definitiva, es muy beneficioso para ellos que practiquemos las buenas maneras en la mesa en casa, y estar muy atentos cuando vayamos a ir a un restaurante para organizarlo todo junto con los otros padres. Así podremos disfrutar de una buena experiencia tanto niños como adultos.

Puedes leer más artículos similares a 8 errores que cometemos los padres con los niños en un restaurante, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.