7 interesantes actividades de aprendizaje cooperativo para niños

Una guía completa para profesores que buscan poner en práctica este método en el aula

Jimena Ocampo Lozano

Los beneficios del aprendizaje cooperativo en el aula son muchos, pero no es una tarea sencilla al comienzo. El grupo debe estar preparado para trabajar de forma cooperativa (que va más allá de hacer un trabajo en grupo) las actividades deben estar adaptadas al objetivo que de aprendizaje que perseguimos, el docente se convierte en guía y referente del trabajo de los alumnos y lo más importante, hay que adaptarse a las características de los alumnos (edad, estilos de aprendizaje, capacidades, etc.). Pero también hay que conocer algunos ejercicios y actividades de aprendizaje cooperativo que resulten interesantes para los niños.

Lo primero, organizar el curso para el aprendizaje cooperativo

Ideas de actividades de aprendizaje cooperativo para niños

Lo primero que debemos tener en cuenta para que el aprendizaje cooperativo resulte efectivo es la necesidad de organizar el curso. Se puede secuenciar la puesta en marcha del trabajo cooperativo de la siguiente manera:

- El primer trimestre de curso nos puede servir para poner en marcha el espíritu cooperativo en el aula, ir practicando con algunas actividades cooperativas, formar grupos o parejas esporádicas de alumnos para ir conociendo como funcionan, cómo trabajan, cómo se relacionan entre ellos…

- El segundo trimestre nos puede servir para formar equipos, asignar roles y empezar a practicar las primeras actividades y tareas cooperativas propiamente dichas. También es el momento ideal para ir limando y corrigiendo fallos que puedan detectarse.

- El tercer trimestre es de consolidación de este tipo de tareas en el aula.

A la hora de plantear actividades cooperativas, tan y como mencionamos al inicio, una de las primeras tareas que tenemos que realizar, es la formación de los grupos. Aquí es importante que estos sean heterogéneos, es decir, tiene que haber alumnos con diferentes niveles de rendimiento, capacidades y estilos, de manera que los diferentes equipos estén equilibrados.

Por lo tanto, es necesario que el profesor se tome un tiempo para conocer a los alumnos y saber sus diferentes niveles y capacidades. Esto es lo que haremos el primer trimestre de curso. En cuanto al número de miembros ideal en cada equipo, 4 alumnos es lo ideal (4 o 5 alumnos según los alumnos que tengamos en el aula).

Ejemplos de actividades para entrenar el trabajo en grupo

Antes de plantear las actividades de aprendizaje propiamente dichas, podemos dedicar unas sesiones previas para realizar dinámicas de grupo para que los alumnos vayan conociéndose, y comprendan en qué consiste el trabajo cooperativo. En definitiva, se trata de actividades que van preparando al grupo y van encaminándolo hacia una dinámica de trabajo cooperativo en el aula. Antes de lanzarnos al trabajo cooperativo se necesita un entrenamiento, por parte del profesor y por parte de los alumnos. Por eso, es importante comenzar con actividades que se puedan realizar en parejas, para continuar con grupos de dos parejas.

Algunas actividades que podemos realizar:

1. Tangram cooperativo, puzles, etc.
Dividimos la clase en grupos de 4 o 5 alumnos. Cada grupo tiene que completar 5 puzzles, tangrams o rompecabezas. A cada grupo le entregamos 5 sobres, uno para cada miembro y en cada sobre tiene que haber piezas de los puzles que hay que completar, mezcladas. Los participantes no pueden hablar, y no pueden pedirse piezas, sino que son los compañeros los que han de estar pendientes de las piezas que necesitan sus compañeros para completar sus puzles. Gana el equipo que consigue completar todos los puzles de su equipo.

Esta dinámica puede realizarse con niños de primaria y secundaria, variando la dificultad de los puzles a completar.

2. Dinámicas de grupo: resolución de conflictos en grupo
Se trata de realizar actividades y dinámicas grupales para dinamizar el aula. El profesor puede observar cómo resuelven las tareas los alumnos y así conocer el estilo o rol de cada uno dentro del grupo. Un ejemplo de estas dinámicas de grupo es la del lobo y el puente: Un pastor tiene que atravesar a la otra orilla de un río con un lobo, una cabra y una lechuga. Dispone de una barca en la que solo caben él y una de las otras tres cosas. Si el lobo se queda solo con la cabra se la come, si la cabra se queda sola con la lechuga se la come. ¿Cómo debe hacerlo? Acertijos como este, además de ser una tarea divertida, sirven al grupo para poner ideas en común, defender puntos de vista, etc.

Enseñar a los niños a trabajar en grupo

3. Lecturas cooperativas
Con grupos de 4 o 5 alumnos, se entrega a cada miembro del equipo una lectura, que puede ser de un tema de estudio o de un libro de lectura. Un miembro del equipo empieza a leer un párrafo o unos párrafos, y los demás miembros siguen la lectura en voz baja. Al acabar esta lectura, el siguiente miembro hace un resumen de lo que ha leído el compañero, se pone en común con el grupo y sigue la lectura. Así, hasta que se complete la lectura propuesta.

También puede llevarse a cabo en parejas. Un alumno lee un párrafo a su compañero, y este tiene que decir cuál es la idea principal del párrafo que ha leído el compañero. Si ambos están de acuerdo, la subrayan en el texto, si no están de acuerdo debaten y dan sus opiniones hasta que alcancen una idea común. El compañero que ha escuchado en primer lugar para a leer otro párrafo y así sucesivamente.

Esta es una dinámica que nos sirve tanto para poner en práctica dinámicas cooperativas en el aula, como dentro de las propias actividades cooperativas al comenzar y finalizar el tema de trabajo.

4. Corregir deberes en parejas
Al comenzar la clase, el alumnado se reúne en parejas para poner en común los deberes y el trabajo que ha realizado en casa. Las parejas empiezan comparando tanto el resultado como el proceso seguido en sus tareas. Si están de acuerdo, pasan al siguiente. Si no, deben consensuar la forma correcta de hacerlo. Al final el profesor realiza una breve puesta en común para confirmar que las correcciones son correctas.

Una vez hemos practicado, y el grupo clase tiene ya experiencia de trabajo por grupos y experiencias cooperativas, podemos comenzar a diseñar actividades de aprendizaje cooperativo.

Más actividades de aprendizaje cooperativo para niños

Ejercicios y dinámicas de aprendizaje colectivo

Para diseñar las actividades cooperativas no basta con diseñar tareas para que los alumnos trabajen en grupo, hay que realizar un diseño de actividad basado en una técnica o procedimiento cooperativo.

Algunos procedimientos de aprendizaje cooperativo más utilizados son:

5. Expertos en diferentes temas

Para poner en práctica esta técnica partimos de un contenido que puede ser dividido o fragmentado en diferentes partes, (conocimiento del medio, por ejemplo), tantas como miembros tenga cada grupo. Todos los equipos van a trabajar el mismo tema o contenido. Cada miembro del equipo va a recibir un fragmento de la información del tema que va a investigar y se convierte en experto en ese apartado, y no recibe la que tienen el resto de sus compañeros de equipo.

Cada experto se reúne con los expertos en el mismo apartado del resto de equipos, y buscan información sobre ese apartado con recursos que facilita el profesor u otro tipo de recursos (online, libros de texto, etc…), realizan esquemas, mapas de contenido, etc.

Después, cada uno de ellos retorna a su equipo de origen y se responsabiliza de explicar al grupo la parte que él ha preparado. Entre todos forman el tema global.

En esta técnica es importante que los alumnos cuentan con un nivel de autonomía y destrezas cooperativas suficiente. Hay que explicar muy bien las distintas fases, asegurarnos de que cuentan con los materiales y recursos necesarios para desarrollar su parte del tema.

6. Aprendiendo juntos

Los alumnos trabajan en grupos pequeños (3 personas) que sean heterogéneos. La tarea se plantea de manera que haga necesaria la interdependencia (con un material único o con división de actividades que posteriormente se integran).

Los grupos trabajan con hojas de actividades especialmente diseñadas por el profesor y cuando han terminado de realizar esas tareas, realizan un único trabajo colectivo que entregan al profesor. Se evalúa el producto del grupo en base a determinados criterios especificados de antemano, recompensando al equipo que mejor la ha realizado.

7. Investigación de grupo o trabajo por proyectos

Aquí la distribución de los alumnos por equipos se realiza según las preferencias de los propios alumnos. Los alumnos eligen, según sus aptitudes o intereses, subtemas específicos dentro de un tema propuesto por el profesor y se forman los equipos. Los alumnos con el asesoramiento y ayuda del profesor planifican las tareas y objetivos para el estudio del tema.

Cada equipo trabaja su tema y distribuye las tareas específicas que implica entre sus miembros para desarrollarlo y elaborar un informe final. El profesor anima y asesora la elaboración de un plan que permita desarrollar bien la tarea encomendada, utilizando diversos materiales, y fuentes de información y discutiéndola entre los miembros del equipo, que al final expone ante la clase el resultado de su trabajo. Tanto el profesor como los alumnos evalúan el producto de cada grupo.

Previo a toda actividad o trabajo cooperativo, el profesor hace una presentación del tema que se va a trabajar y tantea lo que los alumnos conocen al respecto, lo que más les interesa y les explica la tarea a realizar. Durante el trabajo por equipos el profesor supervisa y actúa como faro y referente que orienta, guía y anima a los alumnos en su trabajo.

Técnicas de aprendizaje cooperativo hay muchas, aquí solo planteamos tres de ellas, los profesores seleccionaremos la más adecuada al objetivo de aprendizaje y las necesidades del grupo clase.

Puedes leer más artículos similares a 7 interesantes actividades de aprendizaje cooperativo para niños, en la categoría de Escuela / Colegio en Guiainfantil.com.