Hábitos escolares que sí son respetuosos con el cerebro de los niños

Buenas rutinas al inicio del curso (o en cualquier momento del año) para fomentar la autonomía infantil

Belén de Toro Mingo
Belén de Toro Mingo Psicóloga infantil

Tanto al inicio del curso como a lo largo del mismo, si notamos que algo no va como nos gustaría, podemos pararnos y revisar las rutinas de nuestros hijos, analizar las que pueden ser perjudiciales para su bienestar y cuáles sería conveniente e interesante introducir en su vida. A continuación, hablamos de 7 hábitos escolares que son respetuosos con el cerebro de los niños, así como con su autonomía y autoestima.

Fomentar la autonomía y la responsabilidad infantil

Hábitos de autonomía para niños en el colegio

El comienzo del colegio genera un contexto de cambio, en el que la motivación invade tanto a adultos como a niños a hacer las cosas de una manera mejor. Estamos ilusionados y esa es el mejor motor para el cambio. Además, debemos tener en cuenta que, después de las largas vacaciones de verano, los niños vuelven a la escuela recargados de energía y sin la fatiga característica de junio, propia del fin de curso.

Igualmente, el salto de curso y promocionar un grado más sirve para poder justificar a nuestros hijos aquellos cambios que exijan mayor responsabilidad o implicación por su parte, aludiendo que al comenzar ese curso ya muestra ser más maduro.

Por ello no debemos desaprovechar este momento del año (u otro) para introducir hábitos escolares en la rutina de nuestros hijos que sean beneficiosos para su cerebro, autonomía, autoestima y madurez, y claro está que ayuden a la dinámica familiar.

Los buenos hábitos escolares que ayudan al cerebro de los niños

Hábitos escolares buenos para el cerebro de los niños

Te proponemos 7 hábitos que son respetuosos con el cerebro de los niños. ¡Aquí van!

1. Repasar los horarios de los niños después del colegio

Es hora de coger el horario de toda la semana y analizar con detalle todas las horas de las tardes: qué tenemos destinado a actividades extraescolares o complementarias, idiomas, deporte, juego, quedar con amigos, etc. Lo ideal es que podamos hacer una lista con nuestros hijos de qué cosas les gustaría hacer por las tardes y otras de qué necesidades tienen (por ejemplo, puede que tu hijo necesite refuerzo de matemáticas).

Lo debemos plasmar en ese horario y dejar unos huecos destinados a disfrutar, jugar, y quedar con amigos. Es importante que tengamos en cuenta los deseos de nuestros hijos a la hora de apuntarles a actividades extraescolares. Debemos tener en cuenta su opinión pero reconociendo también aquellas necesidades importantes.

2. Buscar tareas que los niños pueden empezar a hacer solos

Fomentar la autonomía desde que los niños son pequeños es fundamental para su autorrealización y motivación. Por ello, debemos pensar qué actividades hasta ahora hemos hecho nosotros por ellos o les hemos estado ayudando, y que a partir de ahora tu hijo puede hacer solo.

Vamos a poner varios ejemplos: cargar la mochila con los materiales del día siguiente, prepararse o ayudar a preparar el uniforme, limpiarse los zapatos, hacerse la cama por las mañanas, etc. Seguro que alguna de estas tareas las pueden hacer por ellos mismos. Debemos establecer estos buenos hábitos escolares que no solo son respetuosos con el cerebro de los niños, sino que fomentan su autonomía.

3. Buscad un beneficio asociado a la madurez

Al igual que pasar de curso trae consigo mayores responsabilidades, debemos buscar qué 'beneficios' tiene hacerse mayor. Puede ser acostarse más tarde, estar más tiempo en el parque, empezar una actividad extraescolar de mayores (robótica, baile, scouts...). Algo que genere un reconocimiento a tu hijo, a su buen hacer y madurez.

[Leer +: El cerebro de los niños no está preparado para las órdenes]

El cerebro de los niños y sus necesidades

4. Cuidar el sueño de los niños (y de los padres)

El sueño es un gran olvidado en los hogares. Durante la tarde-noche organizamos las horas sin ser conscientes de lo importante que es para nosotros dormir lo suficiente. Ahora es el momento ideal para pautarse una hora de irse a la cama (para niños y adultos) y cumplirlo de manera estricta.

La repetición de los hábitos genera aprendizaje y cambios neurológicos. Podemos provocar que nuestro cerebro pida dormir a la hora a la que nosotros lo hemos habituado. Pero para ello necesitamos constancia y hábitos.

5. Cambios en la alimentación de la familia

Una de las comidas que menos cuidamos, tanto en cantidad como en calidad del alimento, es el desayuno. En el desayuno solemos caer en alimentos de ingesta rápida y con azúcares. Sin embargo, ofrecer a los niños fruta y alimentos proteicos es la mejor opción, ya que les va a aportar más energía durante más horas. Es un hábito respetuoso con el cerebro de los niños, pero también con su salud general.

6. Reducir el estrés en las mañanas

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. El momento previo de salir de casa al colegio por las mañanas suele ser estresante en la mayoría de los hogares. Por ello, reducir el número de tareas que debes hacer en ese momento es importante para que todo sea más fluido. ¿Qué cosas puedes dejar preparadas? Los uniformes de los niños, la mochila, los abrigos, las meriendas del recreo, tu propio tupper para el trabajo, etc.

7. Busca varios huecos de conexión con tu hijo a la semana

En ese horario que has hecho (el del primer punto) debes añadir, junto con tu hijo, qué actividades queréis hacer juntos: leer un cuento, dar un paseo, ir a merendar, hacer una manualidad, etc. Son esos momentos, en lo que más promovemos la conexión con nuestros hijos, que muchas veces son escasos porque nos come el estrés de día a día. Sin embargo, si están marcados en el calendario, será mucho más fácil que los cuidemos.

[Leer +: Qué pasa en el cerebro de los niños cuando juegan]

No dejéis de aprovechar esta maravillosa oportunidad para introducir cambios que van a ser buenos para todos y así ayudar a vuestros hijos y a toda la familia. Y recuerda que solo a través de la repetición es cuando logramos que nuestro cerebro aprenda nuevos hábitos.

Puedes leer más artículos similares a Hábitos escolares que sí son respetuosos con el cerebro de los niños, en la categoría de Escuela / Colegio en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: