Stop a la violencia de género virtual en niños y adolescentes

Nadie puede controlar ni limitar la intimidad de una persona

Virginia Vicente Pascual

¿Sabías que una de las formas de violencia de género más extendidas entre los adolescentes es el control de su pareja a través del móvil y las redes sociales? Es los que se conoce como violencia de género virtual y es importante que hables con tus hijos para que identifiquen las distintas situaciones de limitación de su intimidad por parte de su pareja, para que, en caso de estar viviendo alguna de ellas, puedan ponerle freno.

Cómo evitar que tus hijos sufran violencia de género virtual

stop a la violencia de género virtual

Lo importante es que no normalicen esa forma de violencia virtual y que estén concienciados y prevenidos para no permitir que se les coarte su libertad a través de internet y la mensajería móvil.

Nadie tiene derecho a leer sus conversaciones de WhatsApp
Si su pareja les dice que le deje entrar en su WhatsApp o en cualquier otro programa de mensajería instantánea con la excusa de que entre ellos no hay nada que ocultar, tu hijo o hija debe negarse aludiendo que las personas que le han escrito tienen derecho a su intimidad y le han escrito pensando que solo lo iba a leer él o ella.

Espiar el contenido del móvil de otra persona es un delito
Si su pareja quita el móvil a tu hijo o hija cuando no está presente, o espía su móvil a través de aplicaciones específicas, dile que la persona que hace esto está cometiendo un delito de descubrimiento y revelación de secretos tipificado en el artículo 197 de nuestro Código Penal. La cuestión es seria y el hecho puede ser denunciado.

Que no den nunca el código de acceso a su móvil
El artículo 18.3 de la Constitución Española dice: 'Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial'. De este modo, el contenido del móvil de una persona está amparado por el secreto de las comunicaciones y no se puede obligar a nadie a dar el código de desbloqueo.

No deben dejar entrar a nadie en su cuenta de correo electrónico
Algunas personas piensan que tienen la potestad de mirar todo lo que reciba su pareja porque las parejas no deben tener secretos. Explícales que las comunicaciones que mantiene otra persona por correo electrónico son privadas y que nadie debe leer el mail de otros por cuestiones éticas y que si se hace, se estaría cometiendo una vulneración del secreto de correspondencia.

Su pareja no debe revisar o controlar los nuevos amigos o los 'Me gusta'
En algunas parejas las redes sociales son motivo de continuas discusiones. Cuando alguien del sexo contrario sigue a uno de los dos, les pone comentarios o 'Me gustas', el otro miembro de la pareja no debe molestarse por eso, ni recriminar nada al otro, guiado o guiada por los celos. Es normal que ambos tengan amigos de ambos sexos.

Nadie debe exigir la ubicación o hacer una videollamada a la pareja para controlarla
Una forma de control virtual es pedir que un miembro de la pareja le mande la ubicación al otro con el objeto de comprobar si está realmente en el sitio que dice, por ejemplo, para comprobar que está en casa y no ha salido. Otro modo es obligarle a hacer una videollamada para confirmar que es verdad lo que dice. Todas estas peticiones limitan la libertad personal. Las relaciones de pareja se deben basar en la confianza. No hace falta pedir pruebas. Ese modo de actuar solo los lleva hacia una relación tóxica e insana.

Nadie debe censurar las fotos que su pareja publica en las redes sociales
Nadie está en el derecho de supervisar qué debe publicar o no su pareja en las redes sociales. Si lo hace, está interfiriendo en sus decisiones y en su libertad. Nadie debe ofenderse por una foto.

No a los comentarios de control
'¡Me has dejado en línea!' o 'Llevas en línea 10 minutos y no me contestas' son comentarios que pueden convertirse en una forma de control de la pareja. Enfadarse por no recibir una respuesta inmediata en la mensajería instantánea también es una reacción común entre los adolescentes. Enséñales a tus hijos a ser pacientes y a pensar que en una comunicación en remoto siempre hay circunstancias que desconocemos, como que la otra persona esté ocupada o que se haya encontrado con alguien o le haya surgido de repente una tarea que resolver.

No se puede obligar a la pareja a enviar imágenes íntimas
Comprometer a la pareja para que envíe fotos íntimas por WhatsApp o por cualquier otro medio no es buena idea. Una vez enviadas se perderá el control de esas imágenes. A veces se han dado casos en los que, después de dejar una relación, la persona que tiene en su poder las fotos las puede difundir por venganza.

No se debe obligar a la pareja a que muestre la conversación con otra persona
Como hemos señalado en un punto anterior, obligar a enseñar un chat o tener que mandar pantallazos de una conversación por desconfianza es una forma de violencia de género virtual y se considera un delito de descubrimiento y revelación de secretos.

En definitiva, debemos enseñar a nuestros hijos e hijas a respetar la intimidad de los demás y a saber que el contenido de sus comunicaciones es privado. Además, debemos hablarles de la importancia de la confianza y el respeto para poder mantener relaciones de pareja equilibradas y sanas.

Puedes leer más artículos similares a Stop a la violencia de género virtual en niños y adolescentes, en la categoría de Nuevas Tecnologías en Guiainfantil.com.