8 preguntas que debes hacerte antes de tener un segundo hijo

La difícil decisión a la que se encuentran muchos padres

Lidia Nieto
Lidia Nieto Editora Jefe

Tener a mi primera hija fue un sueño hecho realidad, ¡era algo que deseaba con todas mis ganas! Lo único que, después de que pusiese patas arriba mi vida, plantearme traer a este mundo un nuevo ser no fue tan fácil ya que nunca me sentía con fuerzas para dar ese paso. Si a ti también te ocurre y estás pasando por este momento de 'crisis', aquí van las 8 preguntas que debes hacerte antes de tener un segundo hijo.

Antes de tener un segundo hijo, ¡responde a estas preguntas!

Antes de tener un segundo hijo, ¡responde a estas preguntas!

¿Cómo sé exactamente cuando se está preparada para aumentar la familia? ¿Hay cosas que se deben considerar antes de lanzarse y que no tienen en cuenta con el primer hijo? Las respuestas, como también ocurre en otros aspectos de la vida, variarán mucho dependiendo de la persona, de su salud, de su situación laboral y familiar, aunque hay algunos factores que son universalmente válidos para todos. 

1. ¿Es esto lo que realmente quiero? 
Lo primero que deberías hacer es pensar por qué quieres tener otro bebé. Suena bastante simple y coherente, pero antes de comenzar a sumergirse en todos los demás detalles, realmente tienes que ser sincera contigo misma y también con tu pareja. 

Conocí a una madre que estaba pasando una depresión post parto con su segundo hijo y aún recuerdo sus palabras cuando le pregunté por qué había decidido ser madre por segunda vez: 'Quería darle un hermano a mi hijo mayor, pero me he dado cuenta de que hay que hacer las cosas porque uno quiere y no para agradar a los demás'. También puede ocurrir que empieces a sentir la presión social cuando te dicen eso de '¿cuándo vas a tener otro?'. ¡Piénsalo!

2. ¿Está mi cuerpo preparado? 
El cuerpo de la mujer después de un embarazo no se recupera tras la cuarentena (¡ojalá!), tarda como mínimo un año, aunque personalmente yo diré que no me sentí realmente bien hasta que no pasaron los dos años. Está claro que el cuerpo de cada uno es distinto, así que si estás pensando en repetir experiencia, mi consejo es que escuches a tu cuerpo.

Por otro lado, no está de más hacer un viaje en el tiempo para recordar cómo fue tu embarazo. ¿Te costó mucho quedarte embarazada? ¿Hubo pérdidas previas? ¿Tuviste muchas molestias, tipo vómitos y/o náuseas? Quizás no estaría mal que hicieras una visita a tu matrona o a tu ginecólogo para que te hiciera una revisión y te examinará por dentro. 

3. Cómo está la relación con mi pareja
Hay un dicho muy extendido que dice que 'un hijo no une, un hijo desune' y esto lo entiendes cuando te conviertes en madre/padre. Al existir un nuevo miembro en la familia, os tenéis que recolocar para ocupar el nuevo puesto que se os ha asignado y, a veces, eso no gusta (muchos hombres sienten celos de sus hijos). 

A su vez, hay que establecer normas de convivencia nuevas y en este punto es donde muchas parejas parecen condenadas a no entenderse. Y es que muchas veces la crianza de los hijos pone a prueba la paciencia y el amor de las parejas. 

tener un segundo hijo

4. ¿Se pondrá mi hijo mayor celoso? ¿Cómo lo manejaré?
Algo que preocupa mucho a los padres es cómo afectará esta decisión de tener un segundo hijo al primogénito. ¿Lo pasará mal? ¿Tendrá mucha envidia del pequeño? Para evitarlo, nada mejor que planificar un tiempo especial con el mayor para que esa conexión que seguro que tenéis se mantenga cuando llegue a casa el nuevo miembro; y, también, hacerle ver que ese nuevo ser también es una alegría para él. Podrá jugar con él, compartir momentos únicos, aprender a resolver conflictos... 

5. ¿Necesito o tengo ayuda? 
Fuera de las razones más físicas o psicológicas, tenemos también que tener en previsión cómo es nuestra logística actual y cómo será con un nuevo hijo. ¿Necesitaremos mudarnos? ¿Buscar una niñera? ¿Pedir una reducción de jornada? ¿Cuento con las mismas persona que estuvieron a mi lado con mi primer bebé? ¿Llevaré al pequeño a la escuela infantil desde el primer momento?

Por otro lado, teniendo en cuenta que hay cosas pueden salir mal con un embarazo y durante el período posparto (desde cualquier necesidad que tenga el bebé hasta la salud física y mental de la madre), es especialmente importante asegurarse de que la pareja también tenga la capacidad de asumir las responsabilidades de los niños y la casa, o al menos, que la mujer pueda delegarlas.

6. ¿Cuál es mi situación económica? 
Aunque habrá cosas que puedas reutilizar de tu primer hijo (cuna, ropa, cochecito), nunca olvides que los niños crecen, comen y quieren salir... Es cierto que tu ritmo de vida es distinto, quizás más casero, pero una nueva persona es directamente proporcional con un aumento de los gastos, y eso por no hablar de si necesitas hacer una inversión más grande (cambio de coche o de casa...). De ahí que mi consejo es que mires si económicamente puedes hacer frente a un nuevo hijo.

7. ¿Quién quiero que me lleve el embarazo y me asista en el parto? 
De cara a un periodo tan especial en la vida de una mujer como es el embarazo, toca rodearse de personas de confianza que garanticen que tanto la madre como el bebé estarán atendidos durante estos nueves meses y recibirán la mejor asistencia en el parto. Si tienes un ginecólogo de confianza y te sientes cómoda con él/ella, ¡para qué cambiar! Por otro lado, si tuviste un parto traumático o te sentiste víctima de alguna manera, coméntaselo a tu médico o cambia directamente.

por qué tener un segundo hijo

Personalmente recuerdo que durante mi primer parto, que todo iba de maravilla, una mujer se puso encima de mí para 'ayudar a expulsar' a la niña (lo que se conoce como maniobra de Hamilton). Ni a mi marido ni a mi nos pareció una buena praxis, pero como no entendíamos, en su momento no dijimos nada. En una de las primeras consultas a mi ginecólogo con el embarazo de la segunda, le pregunté si eso que ocurrió en el anterior parto (él no lo asistió), fue normal y me dijo que no, así que si en el segundo se repetía, ya diría yo que NO (por suerte no fue así).

8. ¿Estoy preparada psicológicamente? 
Hablamos de la parte física, pero ¿qué ocurre con la mente? La salud mental de los padres es de suma importancia, no solo para ellos sino también para sus hijos, por eso no está de más que las madres consideremos si estamos listas para hacer de nuestra vida un tetris que permita cuadrar las necesidades de dos de nuestros hijos más lo que la vida nos trae (pareja, familia, trabajo). Todo esto va a generar un desgaste físico, pero también mental que puede desembocar en una depresión posparto. No tiene por qué ser tu caso, pero no está de más que sepas que esto puede ocurrir. 

Al final, tener otro hijo es una decisión extremadamente personal, por eso lo mejor es tomarse su tiempo y no precipitarse. Si bien, nunca hay un momento perfecto para aumentar la familia, solo tú sabrás cuál es 'ese gran momento' para avanzar y no mirar atrás. 

Puedes leer más artículos similares a 8 preguntas que debes hacerte antes de tener un segundo hijo, en la categoría de Quedar embarazada en Guiainfantil.com.