La montaña más engreída del mundo. Cuentos cortos para niños soberbios

Un cuento infantil que hará reflexionar a tus hijos sobre la vanidad y la soberbia

Marisa Alonso Santamaría

La vanidad es una cualidad negativa que hay que enseñar a los niños a rechazar. Debemos hacerles entender que hay que tratar a las personas de nuestro alrededor con respeto, igual que nos gustaría que nos trataran a nosotros. Los cuentos cortos para niños, como este, pueden ayudar a que tu hijo comprenda qué significa ser arrogante y presuntuoso y las consecuencias que este comportamiento puede tener.

Se titula "La montaña más engreída del mundo" y es perfecto para todos los niños soberbios que se creen mejores que los demás.

Cuentos cortos para niños sobre la soberbia y vanidad

Apunta estos cuentos cortos para niños sobre la soberbia

Una montaña se jactaba de ser la más bella y la mejor del mundo. Era orgullosa y engreída, y todos estaban muy hartos de su manera de ser.

El mar, a sus pies, estaba especialmente enfadado con su actitud.

—¿Quién se habrá creído que es? —dijo y se enfureció por momentos.

—¿Es que no se da cuenta? —dijeron el río y la pradera— su paisaje sin nosotros nunca sería tan bello. 

¿Por qué se siente superior a todos? —dijeron las rocas.

Pasaban los días y la montaña seguía presumiendo de su belleza e insistía que sin ella, el mundo no tendría sentido.

Las nubes y el sol también escuchaban todos los días, desde el cielo, sus peroratas con mucha paciencia.

Un día el sol se levantó de muy mal humor y, de nuevo, escuchó decir a la montaña:

—Soy la más bella, la más alta, la más, la más, la más… Y el sol tanto se calentó y sus rayos brillaron con tanta fuerza, que provocó un incendio.

—¡Socorro, socorro! —gritó la montaña ardiendo poniéndose muy negra.

El mar y el río pensaron que podían ir en su ayuda, y apagar en un momento el fuego con sus olas; pero no lo hicieron.

Las rocas pensaron que podían ir en su ayuda, y hacer un cortafuegos para que el incendio no avanzara; pero tampoco hicieron nada.

Al rato, las nubes empezaron a descargar agua sobre la montaña, que sintió un alivio inmediato.

La montaña quedó negra, fea y desolada; pero gracias a las nubes había sobrevivido al voraz incendio que, accidentalmente, había provocado el sol.

Transcurridos muchos años fue recobrando su hermosura; pero jamás volvió a jactarse ante los demás de nada. Ese día había aprendido que todos eran diferentes, que ninguno era superior al otro, y que cada uno tenía su espacio en el mundo; y eso era, precisamente, lo  que iba dejando tan preciosos y distintos paisajes en la naturaleza.

Comprensión lectora tras leer este cuento infantil

Para comprobar si tu hijo ha comprendido el mensaje que se esconde detrás de este cuento corto, te proponemos una sencilla actividad basada en la historia que acabáis de leer. La comprensión lectora es una habilidad que los niños deben practicar y mejorar, ya que es imprescindible para el estudio en el colegio.

Algunas de las siguientes frases son verdaderas, mientras que otras son falsas. ¿Será capaz tu hijo de descubrir cuál es cuál?

1. La montaña pensaba que era la mejor del mundo, la más guapa y la más alta.

2. Al mar, al río, a la pradera y al resto de los elementos de la naturaleza no les importa que la montaña sea tan soberbia.

3. El sol quemó la montaña intencionadamente.

4. Las nubes fueron las únicas que quisieron ayudar a la montaña cuando estaba en llamas.

5. La montaña, cuando recuperó su aspecto tras el incendio, volvió a ser tan engreída como siempre.

Si te ha gustado esta historia, visita la sección de Guiainfantil.com en la que hemos recogido otros cuentos cortos con valores y enseñanzas. ¡Os van a encantar!

Puedes leer más artículos similares a La montaña más engreída del mundo. Cuentos cortos para niños soberbios, en la categoría de Cuentos infantiles en Guiainfantil.com.