39 semanas de embarazo

Semana 39 de embarazo. El nacimiento del bebé en la semana treinta y nueve de embarazo

Estamos a falta de una semana para llegar a la semana 40 de embarazo. El embarazo semana a semana está punto de finalizar. En la semana 39 de embarazo, el embarazo está tan avanzado que la mujer se siente ya tan pesada que le cuesta caminar y realizar algunas tareas personales básicas de su rutina como vestirse o calzarse. 

Otros trabajos más pesados tanto dentro como fuera de casa pueden resultar un reto demasiado elevado para esta etapa de la gestación en la que el embarazo semana a semana está a punto de finalizar con el desencadenamiento del parto.

Cambios en el cuerpo de la mujer embarazada

Barriga de embarazada

La distancia entre la sínfisis del pubis y el fondo uterino es de 36 a 40 centímetros. El peso total que debes haber ganado hasta este momento es entre 11 y 15 kilos. 

En la semana 39 de gestación es normal estar molesta debido al dolor causado por las contracciones uterinas, que puede venir asociado a calambres y dolores en las piernas, dolor de espalda, escalofríos, naúseas, vómitos y diarrea.

Las revisiones médicas se producirán cada tres días o menos para comprobar que el bebé se encuentra bien y que todavía se puede esperar a que el parto comience por sí solo.

A veces, el ginecólogo decide que se debe provocar el parto administrando a la gestante hormonas como la oxitocina, porque el bebé no se encuentra bien dentro del útero, o por otras razones médicas.

La mamá debe estar bien informada de los motivos y el método que va a emplear el equipo médico que le atiende para adelantar el parto, así como de las posibles alternativas.

Desarrollo y crecimiento del bebé en el embarazo

Bebé feto semana 39 de gestación

En la semana 39 de embarazo, el bebé pesa unos 3,250 gramos y mide unos 48 centímetros. Cada vez tiene menos espacio para moverse dentro del útero. Ya están maduros todos los órganos y en cualquier momento puede producirse el parto. La principal característica de este periodo es el aumento de peso y el fortalecimiento muscular.

El cerebro continúa con su desarrollo. Desde hace semanas, el bebé alterna periodos de vigilia y de sueño. Aunque apenas dispone de espacio, sus movimientos son vigorosos. Tiene los rasgos faciales bien definidos, tiene hipo y se chupa el dedo. La cabecita del bebé está encajada en la pelvis materna y sus huesos craneales son flexibles para adaptarse al canal del parto. 

La salud y las emociones durante el embarazo

En la semana 30 de embarazo, tu equipo médico te realice una monitorización semanal en estas últimas semanas de embarazo. La monitorización sirve para comprobar la existencia de contracciones, pero también es un método de control de bienestar fetal. Esta prueba consiste en la colocación de unas cintas alrededor del abdomen, que a su vez se conectan a un monitor. Mientras, en un papel se va imprimiendo una gráfica que indica en la parte superior el estado del feto, y en la inferior la dinámica uterina. Se recomienda realizar la monitorización fetal en un embarazo normal en la semana 40.

Es normal imaginarse al bebé y pensar constantemente en él justo antes del parto. Evita obsesionarte, ya que lo más importante es prepararse mentalmente para aceptar y afrontar lo que venga. Los cursos de educación maternal permite a los futuros padres enfrentarse al momento del parto con serenidad. Pero tampoco os extrañéis si el dolor y el temor te impide mantener una actitud tranquila y confiada. Comentad todas vuestras dudas con los profesionales sanitarios para conseguir un mayor control de la situación.

Dieta y alimentación para la embarazada

Embarazada come espaguetis

Unos días antes del parto, mantener un buen estado de hidratación es fundamental. Beber 2 litros de líquido repartidos a lo largo del día entre agua, leche, bebidas isotónicas y zumos de fruta contribuirá a mejorar tu estado de óptima hidratación. Evita tomar bebidas estimulantes como café o té. Las frutas y las verduras son alimentos que también contienen mucha agua en su composición. 

Recuerda que es un error disminuir la ingesta de líquidos, aunque aparezcan síntomas como edemas en los tobillos e hinchazón de las piernas o sientas la necesidad de orinar con mayor frecuencia.

Curiosidades de la semana 39 de embarazo

¿Cuánto pesará y medirá tu bebé al nacer? A través de la ecografía, podemos conocer antes del nacimiento si el crecimiento en talla y peso del bebé es adecuado para su edad gestacional.

Una vez ha nacido el bebé, el peso medio de un recién nacido debe oscilar entre los 3,000 y los 3,500 gramos, aunque se considera que el peso es normal si está comprendido entre los 2,500 y los 4,000 gramos. Cuando el peso está por debajo de 2,500 gramos necesitará estar en la incubadora y su peso supera los 4,000 gramos, el bebé tendrá más probabilidad de desarrollar hipoglucemia.

En los primeros días de vida, es habitual que el recién nacido pierda hasta un 10 por ciento del peso al nacimiento. Esto no debe ser motivo de preocupación, ya que el bebé recuperará su peso inicial entorno al décimo día.