Peligrosos errores de los padres al cambiar el pañal del bebé (y cómo evitarlos)

Consejos destinos a padres primerizos y veteranos

Carla Estrada

Muchas personas pensarán que este tema es muy banal, o sea, muchos dirán que es muy fácil eso de cambiar el pañal de tu bebé, pero aunque no te lo creas muchos cometen algunos errores al realizarlo, sobre todo, los padres primerizos. Por falta de experiencia y por todo lo que implica este proceso (no es solo colocarlo y ya está), todo se complica mucho más. ¿Quieres saber cuáles son los errores más comunes de los padres al cambiar el pañal del bebé?

Evita estos errores al cambiar el pañal de tu bebé

errore al cambiar el pañal del bebé

Estos consejos de cómo cambiar el pañal a tu bebé correctamente van destinados, sobre todo, a padre primerizos, pero no está de más que los veteranos los revisen, ¡seguro que aprenden algo! No se sientan mal si al principio comenten estos errores, todo es informarse, empoderarse y aprender sobre la marcha.

1. Dejar mucho tiempo el mismo pañal puesto
Muchas veces, por ahorrar o porque estamos ocupados o creemos que el pañal es muy absorbente, dejamos al niño con el mismo pañal durante mucho tiempo, pudiendo producir lesiones en su piel como irritaciones, abrasiones o crecimientos de hongos (candidiasis genital), en genitales (zona del pañal) o la típica pañalitis que incomoda tanto al niño.

2. No tener todo preparado para cambiarlo
Puede ser un riesgo de accidentes, como caídas de la cama o de la mesa del cambiar, que pueden causar traumatismos cranoencefálicos de leves hasta severos. Por eso, en el momento del cambio de pañal, debes tener a mano: 1 ó 2 pañales nuevos, toallitas húmedas (sin alcohol) o pañitos humedecidos en agua y crema. También es aconsejable tener una muda de ropa limpia por si se necesita. 

3. Limpiar de manera incorrecta los genitales
De no hacerlo, puede favorecer la aparición de procesos infecciosos a nivel de piel (micosis, dermatitis), de tracto urinario (infecciones urinarias, cistitis, glomerulonefrítis) y/o en la vulva o vagina (vulvovaginitis).

En la niña debe realizarse la limpieza de arriba a abajo, para evitar pasar materia fecal del ano a la vagina o meato urinario. Y, también, se debe asear entre sus labios menores y mayores, retirando restos de crema anterior o materia fecal y entre los pliegues de la entrepierna.

En el varón, también es preferible, de arriba abajo (aunque es de menor importancia). Se debe asear con delicadeza la zona de los testículos y el glande, retrayendo el prepucio si ya se ha retraído anteriormente (consultar con tu pediatra) y, por supuesto, en los pliegues de la entrepierna.

4. Aplicar mucho crema o ¡nada!
Si es de forma exagerada, el bebé podría sentir una sensación incómoda, como babosa o resbaladiza y también hasta podría extenderse hasta la ropa y ensuciarla o mancharla, si la crema es muy grasosa. Y si no colocas nada, tiene más probabilidades de sufrir una "pañalitis".

5. Entretenerse en el proceso
Si nos demoramos mucho cambiando el pañal y el bebé está desnudo o semidesnudo, puede sufrir una hipotermia (baja temperatura corporal), sobre todo si es recién nacido, por lo que es una actividad que debemos realizar lo más rápido posible, pero de forma adecuada. 

También puede suceder que, si nos demoramos, puede volver a orinar o evacuar durante el cambio o inmediatamente después del mismo, lo que nos obligaría a tener que volverlo a cambiar y, por ende, a gastar más y ¡otra vez a empezar!

6. Colocar mal el pañal
Y aquí me refiero a ajustarlo mucho o poco, porque puede provocar situaciones cómicas como que el pequeño pierda el pañal o algo más grave, que sienta presión y dolor abdominal o lesiones en las entrepiernas.

Cuando son recién nacidos, no se debe ajustar el pañal a nivel del ombligo, ni dejarlo por dentro, ya que se mantendría húmedo y tardaría en caerse. Este hecho, además, es muy peligroso porque favorece los procesos infecciosos que podrían derivar, por ejemplo, en un tétano neonatal.

7. Comprar tallas no adecuadas para el bebé
Los bebés crecen rápidamente y así como van dejando atrás ropa, también van cambiando de tallas de pañal, sobre todo si es recién nacido. Te recomiendo ir comprando de acuerdo a su desarrollo y crecimiento.

Puedes leer más artículos similares a Peligrosos errores de los padres al cambiar el pañal del bebé (y cómo evitarlos), en la categoría de Uso de pañales en Guiainfantil.com.