4 pasos para enseñar a los niños a ser resolutivos ante los problemas

Consejos para enseñar a tus hijos a resolver los conflictos que la vida les ponga

Tarde o temprano la vida nos enfrentará a un problema. Da igual si este problema es grande o pequeño, porque lo que importará es con qué actitud nos vamos a enfrentar a él. Pues bien, como cualquier otra habilidad, la resolución de conflictos también se enseña y también se entrena para ayudar a crecer a nuestros hijos seguros en este tipo de situaciones. ¿Alguna vez te has preguntado cómo enseñar a los niños a ser resolutivo ante los problemas que le surjan?

Nuestro papel como padres para que los niños sean resolutivos

Enseñar a los niños a ser resolutivos

Los problemas son parte de la vida y hacerles entender a nuestros hijos que los asuman como algo natural es el punto de partida para criar hijos resolutivos. Sin embargo, nos podemos encontrar con distintos tipos de padres (y algunos de ellos no favorecen la autonomía y el aprendizaje de los niños). Tenemos:

- Padres resolutivos: resolvemos los problemas de nuestros hijos sin más.

- Padres evitativos: no le damos la importancia al conflicto y así parece que no ha sucedido.

- Padres a los que les gusta confrontarse con sus hijos: los amenazan, ironizan, critican, ordenan...

- Padres negociadores: que se paran a dedicarle tiempo a sus hijos para enseñarles a manifestar emociones, encontrar soluciones, escucharles, saben ponerse en su lugar...

Lo primero de todo es saber qué tipo de padre eres y si estás cómodo en ese modelo. Una vez que consigas encontrar tu sitio y te sientas bien con ello, tendrás que reflexionar sobre cómo te gustaría transmitirle esta habilidad a tu hijo; la habilidad para ser resolutivo ante los problemas que se plantean en el día a día.

Cómo enseñar a tus hijos a ser más resolutivos

Conseguir que tus hijos sean resolutivos

Ahora, veremos qué puntos es importante tener en cuenta a la hora de enseñarles a nuestros hijos a enfrentarse a situaciones difíciles y que se sientan resolutivos.

- Lo más importante es ayudar a nuestros hijos a desarrollar su autoconocimiento. Es clave esencial que sepan donde están sus límites, qué les gusta, qué les molesta, cuándo y por qué salta el enfado, etc.

- Es fundamental que sientan y sepan gestionar las emociones, de manera que el cuerpo les irá diciendo cómo pasan de un estado flow, feliz o tranquilo a uno de enfado o rabia o ira. Esta pauta está muy relacionada con el punto anterior, sin embargo, aquí hay que tener en cuenta la empatía y la asertividad. Enseña a tu hijo a ponerse en el lugar de la otra persona y a decir lo que necesita y quiere sin herir al otro.

- Es necesario trabajar la autoestima de nuestros hijos para que sepan que cuentan con recursos y herramientas interiores que le ayudarán a enfrentarse y sentirse seguros ante un conflicto.

- Y por último, saber dialogar o escuchar activamente (tanto sus sentimientos como los de los demás), algo que deben incorporar a su estilo de comunicación.

Estos puntos se enseñan a nuestros hijos o, mejor aún, se muestran con nuestro ejemplo. De ahí, la importancia de saber qué tipo de padres eres, así como hacer análisis de qué habilidades o recursos interiores te deben acompañar para guiar a tus hijos en este proceso de aprendizaje.

Paso a paso para enseñar a los niños a resolver los problemas

Cómo enseñar a los niños a resolver los problemas

Tranquilo papá, tranquila mamá, no todo dependerá de vosotros, también tus hijos tienen que saber que un conflicto tiene un proceso de resolución y por supuesto, le ayudaremos a que lo aprendan y lo más importante, a que lo practiquen. Estos son los pasos que deberéis seguir:

1. Lo primero será identificar y entender el problema. Aquí será de importancia la escucha, el lenguaje no verbal, las preguntas, la emocionalidad y los detalles que podamos aclarar lo más posible.

2. Pedirle al niño que aporte soluciones u opciones para resolver. Sería bueno preguntarle: ¿y esto cómo lo has resuelto en otras ocasiones?, ¿cómo te gustaría resolverlo ahora?, ¿qué crees que sería lo mejor para ti y para la otra persona? Siempre buscamos el concepto ganar-ganar.

Si el niño se atasca, podemos invitarle a realizar una especie de juego: él aporta una solución y nosotros como padres, otra; él vuelve a aportar y vosotros también; y ahí le podemos dejar pensar para que elija.

3. De las opciones ofrecidas para solucionar el problema, el niño debe elegir una, teniendo en cuenta las posibles consecuencias que esa decisión conllevará. Si es buen momento, también podéis analizarlas y sino la experiencia hará que obtenga el aprendizaje. Quizás tras analizar lo positivo y negativo de la opción escogida, hay que invitarle al niño a buscar otra opción. Acompáñale nuevamente en el proceso y volved al punto dos.

También es importante enseñarles a nuestros hijos que cuando se toma una decisión hay que descartar las otras y que esta posible pérdida hay que saber asumirla.

4. Por último, ponerlo en práctica en la vida real. Recuerda que también es importante enseñar a nuestros hijos que después puede ser necesario pedir perdón o reconocer un error, en caso de que nos equivoquemos.

Lo más importante para nuestros hijos será buscar el apoyo y reconocimiento de los padres en estas situaciones de conflicto, por ello es importante que utilices siempre la mirada de admiración y aliento. Esta mirada a nuestros hijos es reconocerle la grandeza que tienen en su interior y el orgullo que sentimos por ellos. Sin lugar a dudas es la mejor forma de acompañarlos, siempre desde EL AMOR. Poco a poco irán aprendiendo a ser más resolutivos.

Puedes leer más artículos similares a 4 pasos para enseñar a los niños a ser resolutivos ante los problemas, en la categoría de Autonomía en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: