Top 6 juegos en casa para enseñar a los niños qué son las onomatopeyas

Las onomatopeyas se pueden aprender con divertidas actividades caseras en familia

Adriana Méndez
Adriana Méndez Redactora y psicóloga

En los primeros cursos de primaria, los niños aprenden qué son las onomatopeyas; o más bien, aprenden el concepto de 'onomatopeya', ya que llevamos jugando con ellas desde que son bebés. Las onomatopeyas son un recurso muy utilizado para estimular el habla de los niños más pequeños ('el gato hace miau', 'la vaca hace mu'...). Ya sea porque quieres fomentar la adquisición de lenguaje de tu bebé o si quieres reforzar el aprendizaje de este concepto lingüístico, a continuación te proponemos un ranking de top 6 juegos en casa para enseñar a los niños qué son las onomatopeyas.

Enseñar a los niños qué son las onomatopeyas y su uso

Cómo enseñar a los niños las onomatopeyas

¿Qué son las onomatopeyas? Se trata de palabras que imitan los sonidos o los ruidos que hacen los objetos, la naturaleza, los sonidos de los animales, etc. Es importante enseñar a los niños a identificarlas, pues se las encontrarán en muchos textos literarios, sobre todo en cómics.

Sin embargo, por otro lado, las onomatopeyas ayudan a la estimulación del lenguaje de los bebés. Una forma de ayudarlos a mejorar su capacidad lingüística es a través de las onomatopeyas, las cuales son palabras que se forman mediante la imitación de un sonido y es una excelente herramienta para estimular el lenguaje ya que se ejercitan los órganos del habla al mismo tiempo que juegan y se divierten.

La utilización de las onomatopeyas en nuestro día a día permite:

- Ayuda a la adquisición del lenguaje de los bebés de una manera fácil y divertida.

- Mejora la fluidez verbal.

- Corrige las disfunciones en la articulación de algunos sonidos.

- Aumenta el vocabulario, ayuda a clasificar y reconocer algunos animales.

- Nos ayudan a seguir una historia que estamos leyendo en un cómic o libro.

Ideas de juegos en casa sobre las onomatopeyas para tus hijos

Los juegos en casa de las onomatopeyas

Los juegos que se basan en la utilización de onomatopeyas son excelentes para estimular el lenguaje de los bebés. Pero también son actividades ideales para que los niños algo mayores aprendan a distinguir de una forma más divertida este tipo de palabras. Jugando a estos juegos, los niños lograrán identificar las onomatopeyas en los textos literarios que lean. A continuación te muestro algunos juegos caseros que puedes probar con tus hijos.

1. La Bolsa Mágica
Este es un juego que además de divertido, ayuda al niño a desarrollar su capacidad lingüística. Consiste en colocar en una bolsa varias figuras (ya sean muñecos o imágenes dibujadas en cartulinas) que sean fácilmente reconocibles para el pequeño. Pueden ser de todo tipo: un dibujo de una puerta (toc, toc), un muñeco de un gato (miau), una ilustración del viento (fiiiiuuu).

Primeramente, el padre o madre va sacando una imagen sin mostrarlo e imita su sonido para que el niño adivine de qué se trata. Una vez finalizado, se puede invertir los roles, es decir, el niño toma la bolsa y repite todo el procedimiento que hizo el adulto, esto permite fomentar la audición y la pronunciación.

Por otro lado, si lo que queremos es que los niños aprendan el concepto de qué es una onomatopeya, se lo podemos decir durante el juego. Por ejemplo: 'Vamos con la siguiente onomatopeya', 'Muy bien, esa es la onomatopeya para los perros'...

2. Juegos con imágenes
Para realizar este juego casero se debe tener un cartón en donde se colocan varias figuras o muñecos (pueden ser de animales, objetos, frutas, etc.) y unas fichas en donde se escriben los sonidos que representan a cada imagen. Los participantes deben ubicar los sonidos en la figura correspondiente.

Podemos irnos deteniendo en las diferentes onomatopeyas para decirlas en voz alta y representarlas con nuestro cuerpo (por ejemplo, haciendo que tocamos un xilófono o que somos un elefante que barrita). De esta forma, no solo fomentaremos el aprendizaje de las onomatopeyas y la relación de las mismas con aquello que las emite, sino que también trabajaremos la expresión corporal.

Jugar con los niños y las onomatopeyas

3. La rueda de los animales
Esta actividad consiste en colocar en una rueda o ruleta varias figuras de animales. Animamos a los niños a girarla y a representar la onomatopeya del animal al que apunte cuando se detenga. A través de este juego, los niños aprenden a mejorar su concentración y a saber diferenciar las distintas onomatopeyas.

4. Voces de animales
Los niños participantes se reúnen alrededor de una mesa en donde se colocarán fichas con figuras de animales y ellos tendrán que encontrar la pareja de cada imagen según el sonido que emiten. Esto permite que los pequeños fijen mejor su concentración y desarrollen su modulación. Podéis hacer vosotros mismos este juego casero con tapones de botellas.

5. Veo, veo
Este juego de las onomatopeyas consiste en que los niños observen lo que tiene a su alrededor y encuentren un objeto o animal. Lo tendrá que ir describiendo a través de los ruidos que hace para que el resto de los participantes adivinen qué objeto es. Por ejemplo: Veo un objeto redondo, colocado en la pared, tiene números, da la hora y hace tic tac y todos dirán: ¡Es un reloj!

6. El día del silencio
¿Y si durante un rato no podemos decir ninguna palabra y solo podemos usar onomatopeyas? ¿Cuánto tiempo lograremos durar así? ¡Vamos a jugar!

[Leer más: Juegos de onomatopeyas para niños]

Recursos sobre los sonidos y onomatopeyas de los animales

Recursos de onomatopeyas para tus hijos

En la literatura infantil existen una gran variedad de cuentos pero también poesías y otros muchos recursos divertidos para que los niños aprendan qué son las onomatopeyas al tiempo que mejoran su pronunciación, aprendan palabras nuevas y aumentan su concentración. A continuación te proponemos algunas actividades que hemos recopilado de Guiainfantil.com.

- Las onomatopeyas
Este poema escrito por Marisa Alonso está repleto de onomatopeyas de nuestro día a día, así como de los sonidos de los animales: cuac, muak, pipipi, jaja... Además, es un recurso ideal para los niños más pequeños que tienen miedo a los ruidos.

- La isla de los murmullos
Esta poesía va más allá de las propias onomatopeyas, ya que enseña a los niños cómo se llama la acción de hacer ruidos de cada uno de los animales. Por ejemplo, los elefantes barritan, los perros ladran, las ovejas balan, las ranas croan, etc. ¡Muy interesante!

- Vídeo de los sonidos de los animales
En Guiainfantil.com hemos preparado un divertido vídeo en el que recopilamos los sonidos de los animales: rooooar, miaaaau, woooof...

¿Jugamos con los niños y las onomatopeyas?

Puedes leer más artículos similares a Top 6 juegos en casa para enseñar a los niños qué son las onomatopeyas, en la categoría de Juegos en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: