12 consejos para que el móvil no arruine las vacaciones de los niños (ni las tuyas)

¿Sabes cuánto tiempo pasa tu hijo enganchado a las pantallas?

Virginia Vicente Pascual

Nuestros hijos son nativos digitales, han crecido rodeados de tecnología y no se la podemos negar, pero sí que debemos gestionar su uso. Ahora que estamos en verano, al tener más tiempo de ocio, los niños pueden pasar demasiadas horas enganchados a los móviles y tabletas. Mamá y papá, no dejéis que el móvil arruine las vacaciones de tu hijo, ¡¡¡ni las tuyas!!! 

Consejos para regular el uso del móvil en las vacaciones de los niños 

no dejéis que el móvil arruine las vacaciones de tu hijo, ¡¡¡ni las tuyas!!! 

Es cierto que para ellos la vida no tiene sentido sin la tecnología. Casi un tercio de los niños de 10 años y un 83% de los de 14 tiene móvil. Y, según un estudio de la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC), los niños españoles pasan casi 5 horas diarias delante de alguna pantalla. 

Tenemos que entender que estamos asistiendo a un cambio cultural en este sentido. Claramente ha cambiado la forma de consumir ocio y la forma de comunicarse, pero tenemos que diferenciar cuándo hay un uso natural por la evolución social y cuándo nos encontramos ante un uso abusivo.

1. Antes de nada prueba a medir el tiempo que pasan tus hijos frente a todos los dispositivos. Anótalo sin decirles nada a ellos. Apunta el tiempo que pasan con el móvil, viendo la tele o usando la tableta… Solo así sabrás si es un tiempo razonable o es más de lo que habrías pensado.

2. Déjales utilizar el móvil solamente cuando hayan cumplido sus tareas diarias en casa y si han terminado sus ejercicios de repaso de vacaciones, si es que los tienen.

3. Negociad un límite de horas expuestos a las pantallas, por ejemplo, dos horas incluyendo la televisión podría ser un trato razonable (si tus hijos pasan más de cuatro horas, plantéate que están haciendo un uso excesivo).

4. Es una buena idea que en los desayunos, comidas y cenas todo el mundo deje de lado el móvil (incluso los adultos).

5. Ten cuidado, si observas síntomas de trastornos visuales, dolor de cabeza, dolor en la muñeca o el brazo y aumento de peso. En estos casos, los niños están demasiado expuestos a pantallas y están empezando a sufrir consecuencias físicas.

6. Ofréceles la lectura de un libro en papel. Ese tiempo estarán desenganchados, fomentarán su creatividad y desarrollarán habilidades lingüísticas.

7. Pregúntate si tus hijos le dedican el tiempo suficiente a hacer deporte, jugar con los amigos o estar con la familia y comprueba si apartarlos de la tecnología les genera ansiedad.

8. No uses los dispositivos móviles y la televisión como 'niñeras virtuales'. ¡Cuántas veces hemos visto a unos padres darle el móvil a su hijo para que se calme cuando está con una rabieta, cuando está molestando a los mayores o mientras llega la comida en un restaurante!

9. Hazles entender que los móviles, además de ser objetos para comunicarse y divertirse, son canales para aprender. Haz un uso positivo de los dispositivos móviles como vehículo para el aprendizaje enseñándoles vídeos de ciencia o utilizando recursos educativos.

10. Si has descubierto que tu hijo supera el límite de exposición a pantallas y se enfada y se encuentra ansioso cuando no puede contar con la tecnología, trata de hacer una deshabituación tecnológica organizando excursiones al aire libre en las que no se lleve ni el móvil ni la consola.

11. Trata de evitar que usen las pantallas una hora antes de dormir, para que no esta actividad no interfiera en la calidad del sueño.

12. Haced un 'parking de móviles' por la noche en el salón para cargarlos y evitar que estén conectados a escondidas en su habitación hasta altas horas de la madrugada Esta práctica llamada vamping es perjudicial para su salud, ya que la luz azul que emite el móvil en la oscuridad puede dañar su vista.

Siguiendo estos consejos y, sobre todo dejándonos llevar por el sentido común, lograremos establecer y mantener una relación sana y equilibrada con la tecnología.