Divertida biografía en cuento de Shakespeare para leer con los niños

Acompañamos este cuento corto con actividades de comprensión lectora y frases de William Shakespeare

Marisa Alonso Santamaría

¿Qué saben tus hijos sobre William Shakespeare? Este gran escritor, uno de los más grandes que hemos tenido en la historia de la literatura, nos dejó un gran legado de obras que debemos leer en algún momento de nuestra vida. Comparte con tus hijos esta biografía en cuento donde Marisa Alonso nos narra la vida de William Shakespeare.

Tras este cuento corto, te proponemos algunas preguntas de comprensión lectora que te ayudarán a comprobar si tus hijos han prestado atención a la lectura. Además, hemos hecho un pequeño recopilatorio con algunas de las frases más famosas del escritor Shakespeare para que reflexiones junto a tus pequeños sobre los temas que proponen.

La biografía en cuento de William Shakespeare para niños

Conoce la biografía en cuento de Shakespeare

William nació en un pequeño pueblo inglés llamado Stratford-upon-Avon. Pertenecía a una familia numerosa; era el tercero de varios hermanos. Su padre, John, tenía una fábrica de guantes y su madre, Mary, era hija de unos granjeros.

Cuando William comenzó a ir a la escuela no pensó que le fuera a gustar tanto: aprendió a leer, estudió latín, griego, historia, literatura y poesía, y en esa época era el niño más feliz del mundo.

- ¡Mirad! - decía a sus amigos imitando a su vecino el panadero gesticulando y declamando mientras todos se reían.

Ocurrió que el negocio de su padre empezó a ir mal y no le quedó más remedio que dejar de estudiar y ponerse a trabajar para ayudar en casa, y no pudo ir a la universidad.

- ¡Ya llegan, ya llegan! - gritaba feliz cuando veía que entraban al pueblo los teatros callejeros que tanto le fascinaban.

Le apasionaba tanto interpretar y ser actor que empezó a crear historias para poder subirse al escenario de un teatro.

- ¡Podéis besar mi mano! - decía con gracia vestido de reina, estirando su mano mientras todos lo miraban.

Interpretaba a la reina porque en esa época ellas no podían hacer teatro, por eso los hombres jóvenes como él también representaban los papeles femeninos.

Con dieciocho años se casó con Anne Hathaway y tuvo tres hijos: una niña llamada Susanna y los mellizos Hamnet y Judith.

Además de ser muy buen actor, escribió teatro, poemas y sonetos, y por si fuera poco, inventó un montón de palabras nuevas que después de cuatrocientos años se siguen utilizando, porque William escribía para todas las personas y todos los tiempos. Hubo una época en que se le conoció como el Bardo de Avon.

Gustaba tanto todo lo que escribía, interpretaba y recitaba, que hoy en día es uno de los autores más famosos de la literatura universal.

Sueño de una noche de verano, La fierecilla domada, El rey Lear, Romeo y Julieta, Otelo, Hamlet, son algunas de sus obras más conocidas.

¿Quién no conoce su célebre frase: 'Ser o no ser, esa es la cuestión'? (Hamlet).

Ejercicios de comprensión lectora para niños

Comprensión lectora a partir de la biografía en cuento de Shakespeare

¿Crees que tus hijos han prestado atención a lo que habéis estado leyendo? Compruébalo a partir de las siguientes preguntas de comprensión lectora que te proponemos. Trabajar esta habilidad de los niños es muy importante, ya que tiene un papel esencial en su vida como estudiantes.

Empezamos con un ejercicio de preguntas que hacen alusión a lo leído.

  • ¿A William Shakespeare le gustaba leer y el teatro?
  • ¿Por qué tuvo que dejar de estudiar?
  • ¿Por qué hacía William de mujer en el teatro?
  • ¿Se casó y tuvo hijos?
  • ¿Te acuerdas del nombre de algunas de las obras que escribió Shakespeare?

¡Genial por esas respuestas! Seguimos trabajando la comprensión lectora con otro ejercicio sencillo pero muy útil para medir la atención de los niños. A continuación te proponemos algunas frases relativas al texto. Como os daréis cuenta rápidamente, no están en orden. ¿Conseguirán tus hijos ordenarlas según lo que cuenta la historia?

  • William Shakespeare tuvo que dejar el colegio para ayudar en el negocio familiar.
  • Cuando se hizo mayor, Shakespeare empezó a escribir obras de teatro que han llegado hasta nuestros días.
  • Cuando William empezó a ir al colegio se dio cuenta de que le encantaba leer y escribir.

Y, por último, te recomendamos que busquéis en el diccionario todas las palabras que tus hijos no hayan entendido del texto.

[Leer +: La biografía en cuento de Miguel de Cervantes]

Algunas de las frases de Shakespeare para reflexionar

Frases de William Shakespeare para los niños

A continuación hemos hecho una breve selección de algunas de las frases más famosas de las obras de William Shakespeare. Todas ellas encierran una pequeña enseñanza o reflexión que puedes compartir con tus hijos. Además, te pueden servir para iniciar una conversación con ellos sobre temas un poco más abstractos o trascendentales para saber su opinión al respecto.

- En un minuto hay muchos días
¿Sabes a qué obra de Shakespeare pertenece esta frase? ¡Efectivamente! A 'Romeo y Julieta'. Hace referencia a la forma en la que vivimos el tiempo según cómo nos sentimos en cada momento. Y es que, a veces, un minuto puede pasar tan rápido como un segundo, mientras que en otras ocasiones puede durar tanto como una hora.

- Mi reino por un caballo
Esta frase de Shakespeare se ha hecho tan famosa que ya se ha convertido en una frase hecha o en un refrán popular en español. Hace referencia a esos momentos en los que nos sentimos un poco encerrados y buscamos cualquier solución desesperada para nuestros problemas. Esta frase, que pertenece a la obra 'Ricardo III', puede servirnos de excusa para preguntarles a los niños sobre cómo reaccionarían ellos ante un problema que les surgiera.

- El desdichado no tiene otra medicina que la esperanza
Esta frase pertenece a 'Medida por medida', una obra de William Shakespeare en la que se trata el tema del azar y la esperanza de nuestras vidas. Al compartir este mensaje con tus hijos, puedes hablar con ellos sobre qué es la esperanza. Se trata de un concepto abstracto que es complicado de entender para los niños pequeños, por eso, podéis poner ejemplos de vuestra vida para que entiendan qué significa tener esperanza.

- El que va demasiado aprisa llega tan tarde como el que va despacio
Esta frase nos deja varias lecciones que podemos compartir con nuestros hijos. Por un lado, habla de que cuando hacemos las cosas demasiado deprisa, pueden salirnos tan mal que habría sido mejor hacerlas despacio. Sin embargo, también hace referencia a la necesidad de encontrar el punto medio. Y es que, en el equilibrio está la virtud.

¡Que disfrutéis mucho con las obras de William Shakespeare!

Puedes leer más artículos similares a Divertida biografía en cuento de Shakespeare para leer con los niños, en la categoría de Cuentos infantiles en Guiainfantil.com.