La imprudencia de Chispita. Fábula infantil sobre la prevención de accidentes

Un cuento con moraleja para concienciar a los niños de los peligros y riesgos que les rodean, y que aprendan a ser prudentes

María O´Donnell
María O´Donnell Escritora de cuentos

Algunos niños no piensan en las consecuencias, ni en los peligros que pueden tener ciertos actos. Por eso debemos enseñarles a tener conciencia y a actuar con precaución y prudencia, pensando bien antes de hacer las cosas, sobretodo en situaciones arriesgadas o peligrosas, donde pueden dar lugar a algún accidente. Con la fábula infantil La imprudencia de Chispita, podrás mostrarle a los niños la importancia de pensar antes de actuar.

La imprudencia de Chispita - Fábula infantil sobre la prudencia

fábula La imprudencia de Chispita

La lirona Chispita se había quedado dormida.

- ¡Oh no! - dijo al darse cuenta - ¡Mis amigos se habrán ido sin mí al valle de los juncos! ¡con lo que me apetecía!

Entonces pensó que si se daba prisa podría alcanzarlos. Así que se puso el primer vestido que encontró y unas sandalias, cogió un puñado de zarzamoras y salió corriendo de su guarida.

Su madre la vio marcharse y le gritó:

- ¿Adónde vas, pequeña? - Pero ella se había alejado y no la oyó.

Chispita imaginó la ruta que habrían seguido sus compañeros:

- Seguro que han rodeado las rocas; yo en cambio las treparé para acortar el camino y me reuniré con ellos.

Pero Chispita no llevaba buenos zapatos para escalar, las sandalias le hacían daño y se le enganchaban a las piedras.

Iba subiendo con mucho trabajo, cuando en un descuido no vio un pedrusco saliente y ¡plaf! cayó al suelo.

- ¡Ay, qué dolor! - Se había hecho daño en una pata. Además, el sol estaba empezando  a calentar con fuerza y la pequeña lirona no llevaba gorra, ni agua.

Mientras, sus compañeros todavía no habían salido y decidieron pasar por la madriguera de Chispita a recogerla.

La madre se preocupó al enterarse de que su pequeña se había ido sola y sin ningún equipo, por lo que todos decidieron ir a buscarla. Al llegar a las rocas, la lirona Pancha dijo que seguro que Chispita las había escalado en vez de rodearlas. Conocía a su amiga.

Todos empezaron a subir. Al cabo de unos metros, la encontraron: La lirona Chispita estaba débil, muy acalorada y llorando porque le dolía la patita. Sus amigos le ofrecieron agua de sus cantimploras y le vendaron la herida. Luego, entre todos la ayudaron a bajar de las rocas y su madre le cuidó durante unos días hasta que se recuperó.

Moraleja: Piensa con antelación, antes de la excursión.

Ejercicios de comprensión lectora para niños

Fábula infantil para prevenir los accidentes

Descubre si tu hijo ha entendido el texto con estas sencillas preguntas de comprensión lectora.

  • ¿Por qué Chispita se ha despertado asustada?
  • ¿Por qué Chispita salió corriendo de casa sin escuchar a su madre?
  • ¿Dónde estaban sus amigos?
  • ¿Qué le pasó a la lirona durante la excursión?
  • ¿Cómo sus amigos encontraron a Chispita?
  • ¿Qué has aprendido con este cuento?

Más fábulas con animales para niños

Qué enseñan y aportan las fábulas a los niños

La fábula es un cuento y un relato que traen siempre una moraleja, una enseñanza o una lección de vida. Por ello, es muy importante que los niños también lean fábulas. Te contamos qué aportan las fábulas a los niños:

- Aportan valores a los niños
Las fábulas siempre traen mensajes y destacan algún valor en sus relatos. Valores como la bondad, generosidad, esfuerzo, solidaridad y empatía. En el caso de esta fábula, nos centramos en el valor de la prudencia y precaución.

- Enseñan a los niños a distinguir entre lo bueno y lo malo
Los niños pueden aprender mucho de las conductas de los personajes de las fábulas. Tanto de los comportamientos buenos como de los malos.

- Estimulan el interés de los niños por la lectura
Las fábulas suelen ser relatos cortos y breves, fáciles de leer y entender, por lo que son recursos adecuados para despertar el interés de los niños por la lectura.

- Enseñan a los niños a reflexionar
Las fábulas estimulan la capacidad crítica de los niños. Les enseñan a pensar antes de tomar decisiones.

- Fomentan la creatividad y la imaginación de los niños
Las fábulas suelen ser protagonizadas por animales que actúan como personas. Esos personajes ayudan a los niños a estimular su imaginación.

- Son un recurso para todas las edades de los niños
Las fábulas son universales. Los niños de cualquier edad pueden entenderlas. Las fábulas pueden acompañar al niño en su desarrollo.

Puedes leer más artículos similares a La imprudencia de Chispita. Fábula infantil sobre la prevención de accidentes, en la categoría de Fábulas en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: