Educar a tus hijos para que no imiten malas conductas de otros niños

Pon en práctica la técnica del observador observado para que tus hijos cambien un comportamiento negativo

Seguramente ya te habrás dado cuenta del poder innato de imitación que tienen los niños, pues es así como se nutren para aprender con rapidez. Y es que ellos tienden a repetir principalmente los gestos y actitudes de aquellos con los que más tiempo comparten, especialmente con más niños de su edad, pero ¿cómo puedo educar a mi hijo para que no imite las malas conductas de otros niños?

Cómo educar a niños seguros y que sepan decidir

Cómo educar a niños seguros y que saben decidir

Los valores y la autorresponsabilidad son la clave para que tus hijos desarrollen la capacidad de elegir y no imiten malas conductas. Es imprescindible ayudar a tu hijo a desarrollar su autoestima y valores de amor, respeto, empatía... De esta forma, lograremos educar a niños seguros que saben elegir y decidir sus acciones y conductas independientemente de lo que hagan o digan los demás. Sin embargo, para que los niños desarrollen la capacidad de saber elegir la clave es que los padres sepamos dirigirles con los mismos valores que queremos inculcar y que potenciemos la autorresponsabilidad en ellos.

Si queremos inculcar valores de respeto y empatía no sería correcto juzgar, criticar o utilizar expresiones negativas hacia otros niños o hacia sus padres por no educar como tú crees que sería correcto, ya que no sabemos por la situaciones económicas, familiares o de salud que pueden estar atravesando esas personas.

Tampoco se trata de justificar aquello que vemos que claramente atenta contra tus valores y los de tu familia, se trata de conseguir que tus hijos entiendan los valores que quieres inculcar con amor, evitando los juicios y comentarios despectivos hacia otros. Por ejemplo, si has observado que otros niños han tenido mala conducta, evita comentarios y de camino a casa refuerza el comportamiento positivo de tu hijo (si lo tuvo), omitiendo comentarios innecesarios.

La autorresponsabilidad es otra clave importante. Un niño que se hace responsable de sus actos es un niño que brillará por su compromiso y aprendizaje. Por eso, no vale justificar la mala conducta de tus hijos culpando a otros niños y haciendo ver que los demás son los responsables por tener la mala conducta que tu hijo imitó.

¿Qué hago si mi hijo imita la mala conducta de otros niños?

niños que imitan la mala conducta de otros niños

Si notas que tu hijo imita la mala conducta de otros niños te recomiendo utilices la técnica del observador observado. Utilizando esta herramienta tus hijos podrán ver con otra perspectiva la mala conducta desde la reflexión y no desde el juicio negativo hacia los demás. Hacerlo les ayudará a comprender por qué hay comportamientos que no deben imitarse.

Se trata de hacer una especie de obra de teatro y sacarle el punto divertido o sorprendente a aquellas escenas que no quieres que tu hijo repita más. Además a los niños suele gustarles mucho, ya que tiene el incentivo extra de tener a sus padres como parte de la escena y como sabes a ellos les encanta jugar contigo. ¡Sigue los pasos!

- No esperes a que tu hijo instaure los malos comportamientos y trabaja con ellos desde el primer momento en el que lo detectas. ¡Diviértete educando a tus hijos!

- Puedes explicarle a tu hijo que quieres jugar con él o también puedes sorprenderle y cuando menos lo espere siéntate y comienza con el juego. Para ello, elige los muñecos que sean necesarios (según la cantidad de niños que tenga la escena que quieres que tu hijo NO imite más).

- ¡Manos a la obra, haz magia con tu creatividad! Representa la situación con los muñecos elegidos, añade el buen comportamiento que te gustaría que tu hijo adopte a partir de ahora, ponle nombre y si cabe el punto divertido y aprovecha para sacarle una risa a tu pequeño (evita poner los nombres de los niños involucrados).

- Tus hijos rápidamente encontrarán el símil de la escena con la realidad. Cuando hayas terminado, pregúntale qué le ha parecido, deja que se exprese con tranquilidad y finalmente pregúntale con cuál se identifica y quién quiere ser.

- Por último, aprovecha para reforzar el significado que tiene el valor que has  inculcado y finaliza la obra de teatro con un gran abrazo y una frase de amor, por ejemplo, '¡Te amo, me encanta jugar contigo!'.

Como decía Pablo Neruda: ‘El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta’.

Cuentos para mejorar el comportamiento de los niños

Los cuentos pueden convertirse también en excelentes herramientas para ayudarte a mejorar y cambiar ciertas actitudes de los niños. Echa un vistazo a esta selección.

Puedes leer más artículos similares a Educar a tus hijos para que no imiten malas conductas de otros niños, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: