Ginger cambia de costumbres. Fábula infantil sobre el cuidado de la naturaleza

Fábula sobre la importancia de cuidar el medio ambiente

María O´Donnell
María O´Donnell Escritora de cuentos

Hay muchas acciones que podemos enseñar a los niños para que aprendan a cuidar el medio ambiente y la naturaleza. Concienciarles de que no debemos desperdiciar el agua, que debemos apagar las luces, y que no debemos tirar todo a la basura, sino reciclar y reutilizar es vital para que no siga aumentando la contaminación en el planeta.

Tener un planeta sostenible es la base del futuro. Con esta bonita fábula podrás enseñar a los niños la importanica de cuidar el planeta y que todas estas acciones tienen su recompensa.

Fábula para niños sobre el cuidado del medio ambiente

Fábula infantil sobre el medio ambiente

La ratita Ginger vivía en la ciudad, pero cansada del ruido y de la contaminación, decidió irse una temporada al campo a ver a su prima Carry.

La mañana del viaje, Ginger se despertó animada y fue encendiendo todas las luces de su apartamento, a pesar de que ya habían entrado muchos rayos de sol. 

Quería ir guapa, así que se dio un enorme baño de espuma y fue a elegir la ropa que usaría. De las perchas colgaba una colección de modelitos, muchos de ellos sin estrenar.

- ¡No sé qué ponerme, no tengo nada! - se quejaba la ratita - ¡y aún me falta hacer la maleta!

Al final, eligió un vestido de algodón rosa, con un sombrerito a juego.

Acabó el equipaje y se fue a tomar el desayuno. La comida que tenía en la cocina se iba a estropear durante su ausencia, así que ni corta ni perezosa, la tiró a la basura.

Se lavó los dientes dejando correr el grifo de agua durante un buen rato y pensando en las novedades que le contaría a su prima.

Una vez preparada, Ginger cogió su coche y tomó rumbo a la Aldea Girasol. Por el camino, su tubo de escape iba dejando una humareda de color negro.

Al llegar, Carry la saludó vestida con su mismo traje de siempre. Las dos ratitas se fundieron en un abrazo.

- ¡Que bonito es todo esto! - exclamó Ginger al ver la pradera con flores silvestres, los huertos, las viñas y los campos de girasoles. 

- Sí, aquí nos gusta cuidar la naturaleza. Si no lo hacemos, los recursos se pueden acabar - contestó Carry.

Los días siguientes, la ratita de ciudad se sorprendió al ver cómo en Aldea Girasol los habitantes preferían moverse en bici, arreglaban las cosas que se rompían en vez de tirarlas, usaban sólo el agua o la luz que necesitaban y compraban sólo lo que les hacía falta.

Decidió que cuando volviera a la ciudad ella adoptaría esas costumbres.

Ginger llegó a la conclusión de que:

Para que el mundo sea un hogar agradable, tenemos que hacer un consumo responsable.

Ejercicios de comprensión lectora

Descubre si tu hijo ha entendido el texto a través de estas sencillas preguntas de comprensión lectora para los niños.

  • ¿Por qué se fue la ratita Ginger al campo?
  • ¿Qué cosas hizo mal la ratita de ciudad antes de irse?
  • ¿Qué le gustó a Ginger del campo?
  • ¿Qué cosas iba a cambiar Ginger cuando llegara a casa?
  • ¿Qué cosas puedes hacer tú para cuidar el medio ambiente?