El sentido del tacto en el primer año del bebé

El tacto es el primer sentido que prueba el bebé en el vientre de su madre

El tacto es seguramente el primer sentido que desarrolla el bebé en el vientre de su madre, ya que se mueve cuando se le roza la pared del útero. El tocar y el sentir acercan el bebé a sus padres y a todo lo que esté a su alrededor. Por ello, la estimulación táctil debe empezar desde el mismo momento en que pequeño viene al mundo.

¿Por qué es importante el tacto? En la mayoría de las veces, no más nacer el bebé es puesto inmediatamente, salvo que exista algún problema, en los brazos cálidos de su madre. La unión piel con piel es un estímulo que contribuye para el pleno desarrollo del bebé, aparte de fortalecer los vínculos del pequeño con su madre.

Cómo estimular el tacto del bebé

El tacto del bebé en su primer año de vida 

Las primeras semanas de vida son estimulantes para el bebé en lo que se refiere también al tacto. La mejor forma de estimular este sentido es:

1- Contacto de la piel con la madre y el padre. Llevar al bebé en brazos, envolverle, darle el pecho, acariciar su cuerpo, y hacerle sentir protegido, arropado y seguro.

2- La hora del baño también es muy estimulante para él. El tacto con la bañera, con el salpicar del agua, con el jabón, y los movimientos de las manos de su mamá, hará con que el bebé se relaje y aprenda a la vez.

3- Un masaje después del baño, también es muy estimulante para el bebé. Con la ayuda de una crema hidratante, el masaje puede empezar por los pies del bebé, luego se sube por sus piernas hasta los muslos. Siempre con las yemas de los dedos, se le tocan las palmas de las manos, las plantas de los pies, los brazos, el estómago, la espalda, mientras se habla o se canta para él. Los masajes rítmicos y diarios favorecen la comunicación entre madre e hijo y la maduración del sistema nervioso del bebé.

4- Los juegos y juguetes aportan muchos estímulos para los pequeños, especialmente a partir del cuarto año de vida. Se puede ofrecerles materiales de distintas texturas (lisas, rugosas, peludas...), tamaños y formas. El tacto del bebé con los juguetes favorece su agarre y su manoseo, como es el caso de los sonajeros, anillas, mordedores, y todo aquello que el bebé pueda chupar o llevar a la boca. Una pelota, unos cubos, un peluche antialérgico, e incluso los libros también son fuentes de estimulación táctil. De hecho hay libros duros, de tela o de plástico, orientados especialmente para esta primera etapa de los bebés.

5- Las ropas, así como otros materiales textiles. El contacto del bebé con prendas de algodón, de lana,... le despertará sensaciones muy estimulantes. Se puede probar no solo con la ropa de vestir, como también con las sábanas, mantas, abrigos, etc.

6- Conocer a los padres. Anima a tu bebé a que toque su cara, su pelo, su boca, y a cambio hágale "trompetitas" en su tripita. Les sacarán más que un balbuceo o risitas.

Fuentes consultadas:
- Riie.com.pe
- Psicologia.laguia2000.com
- Asociación de Masaje infantil, Costa Rica

Puedes consultar estos vídeos para aprender a hacer masajes al bebé. Te explicamos de la mano de una experta cómo hacer masajes relajantes, para aliviar los cólicos o masajes estimulantes