Señales o síntomas del mal de ojo en bebés y niños

Cómo afecta el mal de ojos a los niños

Existe una creencia popular que dice que una persona puede hechar a otra un mal de ojo, es decir, una energía negativa como producto de la envidia o enemistad. 

Es posible que hayas asociado siempre el mal de ojo a los adultos, sin embargo, también puede estar asociado a los niños. Y es que, dicen que un mal de ojo, también puede afectar a la salud de tu bebé.d. Descubre en Guiainfantil.com qué es, cómo afecta y de qué modo se soluciona el problema del mal de ojo en niños y en bebés. 

El mal de ojo en la infancia y su solución

El mal de ojo en niños y bebés

Aunque puede sonar a leyenda o falsos mitos, muchos papás y mamás pueden llegar a verse preocupados por el estado de salud físico o mental de un bebé recién nacido o un niño de corta edad a causa de un mal de ojo. Este problema se relaciona directamente con la energía negativa que una persona externa puede llegar a influir en la vida de un bebé, llegando incluso a conseguir que enferme. 

De esta manera, algunos de los síntomas serían:

- Bajas defensas del niño sin explicación,

- Alergias sin sentido.

- Llanto a todas horas.

- Diarrea.

- Vómitos.

- Pérdida de apetito.

- Alteración en el patrón de sueño.

Aunque puede sonar incluso a magia, la creencia popular dice que las malas intenciones de una persona con sus pensamientos negativos o incluso destructivos hacia un bebé pueden crearles este tipo de malestares.

Tal vez motivados por la envidia, los celos o incluso los sentimientos malos hacia los padres del niño, estas personas pueden llegar a conseguir incluso con una mirada que los bebés enfermen, al menos así aseguran las creencias populares que apuntan al mal de ojo como responsable de este tipo de síntomas o malestares en el bebé. 

Cuando los papás son conscientes de que las dolencias o molestias de su bebé no se deben a causas físicas sino a la influencia externa, lo que pueden hacer según la leyenda popular es ponerle al bebé o niño una pulsera o lazada roja en la muñeca para ahuyentar las malas energías o incluso realizar una serie de rezos específicos.