Esperabas niña y es niño, ¿decepcionada?

Cuando el bebé que viene no es del sexo deseado

Alba Caraballo Folgado
Alba Caraballo Folgado Directora de contenidos

Hay quién ya desde su más tierna infancia tiene clarísimo que cuando sea mayor tendrá una niña, es más, es posible que tenga hasta el nombre elegido. Estas expectativas o deseos que generamos se van acumulando y, en ocasiones, son tan fuertes que si, llegado el momento, no nace niña, sino niño, supone una frustración enorme e incluso, un disgusto.

Por más que digamos "mientras venga sano, que sea lo que sea", hay quien no se atreve a confesar que se siente decepcionada porque esperaba niña y es niño. ¿Cómo lidiar con estas emociones?

Esperas niña y es niño... ¿te sientes disgustada?

Cuando esperas niña y es niño 

Si deseas conocer el sexo del bebé durante la gestación habrás de esperar hasta la semana 12 de embarazo, ya que hasta entonces los órganos genitales no se aprecian bien del todo. Incluso, si en esa ecografía el bebé está tranquilo y no se deja ver bien, podría ser que tuvieras que esperar hasta la ecografía de la semana 20 de embarazo. Esa es la que no da lugar a dudas, en general, porque alguna sorpresita siempre ha habido.

Esas 12 o 20 semanas pueden hacerse interminables hasta que conoces el sexo del bebé, sobre todo si eres de las que no le gustan las intrigas. Pero además, si cuando por fin llega el deseado momento, el ecógrafo pronuncia eso que nunca quisiste oír: "es niño". Es entonces cuando dejas de escuchar nada más, todos tus sueños de jugar a las comiditas, hacer coletas y comprar vestidos de flores se esfuman de un plumazo; y su sonrisa queda congelada.

Tranquila, no eres la primera, ni la única. Hay muchas madres que se sienten decepcionadas al conocer el sexo del bebé, incluso pueden llegar a sentirse enfadadas y desilusionadas. Y esas emociones negativas, además les hacen sentirse mal porque la decepción está centrada en el ser que crece dentro, en el futuro bebé. ¿Qué hacer ante esta avalancha de emociones?

Cómo lidiar con las emociones negativas al conocer el sexo del bebé

- No te dejes llevar por el sentimiento de culpa: y mucho menos por las opiniones de otras madres que te dicen que tener un hijo, del sexo que sea, es lo mejor del mundo. Eso ya lo sabes. En primer lugar, en el embarazo, las hormonas hacen que las emociones o sentimientos se vivan con mucha más intensidad. Podemos pasar de la alegría a la tristeza en menos de un segundo. Y, si toda tu vida has deseado una niña y viene un niño, es normal que te sientas decepcionada. Esto no quita que vayas a quererlo como jamás hayas querido a nadie.

- No anules las emociones: si estás triste o decepcionada, no intentes anularlo. Habla con tu pareja sobre cómo te sientes y saca fuera tus miedos. En ocasiones, muchas mujeres piensan que no serán buenas madres de niños ya que no sabrán cómo jugar o hablar con ellos. Serás una buena madre siempre siempre que quieras serlo y tu hijo disfrutará y aprenderá contigo.

- Deja que pase el tiempo: es normal que durante unos días te sigas sintiendo decepcionada pero, a medida que avance el embarazo, volverás a sentir la emoción de conocer a tu bebé. Te ilusionarás comprando ropa, aunque no sean vestidos, sentirle dentro de tu barriga despertará de nuevo esa ilusión que crees haber perdido.

- Cuando pasen unos años y tengas a tu pequeño corriendo y riendo por tu casa, quizás te pase por la mente que hubieras querido también tener una niña pero, ya no podrás plantearte la vida sin él y te habrá llenado tantos huecos que tu hijo varón será tu mayor ilusión.