Trucos para prevenir enfermedades virales en el embarazo

Cómo evitar catarros y gripes durante la gestación

El embarazo no solo provoca cambios en el cuerpo de la mujer, también produce otros síntomas menos aparentes que influyen en su estado de salud. Uno de ellos es la debilitación del sistema inmunológico.

Esto hace a la embarazada blanco más fácil de virus y bacterias. Para evitar gripes, catarros y resfriados, en Guiainfantil.com te contamos una serie de trucos para prevenir enfermedades virales en el embarazo.

Consejos para prevenir enfermedades virales en el embarazo

Evitar infecciones virales en el embarazo

Un resfriado o una gripe no es una enfermedad que revista gravedad, aunque provoca molestias y malestar no afecta al desarrollo del embarazo ni representa ningún peligro para el bebé.

El resfriado es una afección del aparato respiratorio causada por un virus y generalmente, afecta a las vías altas. Esta enfermedad es una de las más habituales en niños y adultos, su duración es de una semana aproximadamente. La gripe, también es una enfermedad viral cuyos síntomas son más intensos que el resfriado y su duración más larga.

Hoy en día, los obstetras recetan analégicos para paliar o minimizar los efectos de resfriados y gripe pero, si no quieres verte sumida en un mar de mocos, dolor de cabeza, malestar general, lagrimeo y toses, te proponemos varias formas de prevenir estas enfermedades virales en el embarazo.

Se trata de evitar que el catarro o la gripe te ataquen durante la gestación, ya que, aunque no reviste gravedad, si resulta una molestia añadida a las varias propias de la gestación. Así puedes prevenirlos: 

- Al comienzo del otoño, con la llegada de la temporada fría, los médicos recomiendan la vacuna de la gripe para embarazadas. La vacuna antigripal se administra cada año, ya que el virus de la gripe es mutante, se transforma.

- Si a tu alrededor hay personas constipadas o con gripe, evita el contacto con ellas, entenderán que es un momento delicado para enfermar. Ya habrá tiempo para besos, abrazos o un contacto más cercano cuando estén recuperados.

- Mantiene una buena higiene de manos y lávalas con frecuencia.

- Evita los cambios bruscos de temperatura

- Mantén una buena hidratación y bebe abundante líquido.

- Realiza una correcta ventilación diaria de los espacios cerrados.

- Lleva una alimentación sana y balanceada.

- Evita lugares muy concurridos y cerrados.

 Y, si pese a todas los cuidados, no has logrado escapar del resfriado común y sientes malestar, consulta con tu ginecólogo el tratamiento más adecuado. Evita siempre automedicarte pero más aun durante el embarazo.