Las razones de una madre para usar pañales reutilizables con su bebé

Consejos para limpiar y cuidar este tipo de pañales infantiles

Sandra Llorente

En el último trimestre de embarazo decidimos comprar pañales reutilizables. Nos preocupaba mucho el tema medioambiental, solo pensar en la cantidad de pañales que tiraríamos en el primer año de vida de nuestra pequeña nos hacía temblar. ¡Era demasiado! Esta era una de las ventajas, pero existen más. ¿Quieres conocerlas? 

Por qué usar pañales reutilizables. 3 poderosas razones 

usar pañales reutilizables

Antes de decidirnos por los reutilizables estuvimos mirando algunas opciones, como pañales bio. En el lugar de México donde vivimos solo existe una marca de pañales biodegradables. Nos parecía una buena opción, aunque, al ser pañales de alta gama, un poco cara. Además, no son 100% biodegradables, aunque casi por completo, pero si los usábamos seguiríamos generando basura. La opción de los reutilizables nos parecía la más sostenible y, a largo plazo, la más económica. Hoy te cuento nuestra experiencia con este tipo de pañales, desde la humilde opinión de una mamá primeriza

Primero que nada creo que es importante saber qué son los pañales reutilizables. Se trata de pañales de tela, como los que usaban nuestras abuelas, pero con textiles resistentes y diseños más funcionales. Están compuestos de dos piezas, el pañal y los absorbentes.

El primero tiene la forma de un pañal normal, con forma de braguita o calzoncito, pero tiene la peculiaridad que se puede ajustar en diferentes tamaños mediante corchetes o botones para adaptarlo a la medida del bebé según va creciendo. Además, este pañal tiene una tela exterior impermeable, pero a la vez transpirable, y un interior de una tela súper absorbente, con la idea de que el bebé no se sienta mojado. Los absorbentes se introducen dentro del pañal, para retener los líquidos que el bebé expulsa.

En el modelo de pañal que nosotros adquirimos existen dos tipos de absorbentes, uno de microfibra que funciona como absorbente principal, y otro de fibra de bambú, que se utiliza junto al primero cuando el bebé es más grande y hace más cantidad de pipí. Este segundo absorbente permite que el exceso de pipí no salga del pañal.

1. La primera y principal ventaja que todos deberíamos tener en cuenta es el cuidado del medio ambiente
Aunque gastamos agua en las lavadas, al utilizar estos pañales de tela, generamos menos basura, no contaminamos con pañales desechables no degradables y contribuimos a un menor gasto de agua, ya que las industrias que realizan productos sanitarios utilizan muchas cantidades de agua, además de generar residuos.

2. La segunda ventaja que para mí es importante es que cuidas la piel de tu bebé
Si los lavas y mantienes adecuadamente, tu bebé no sufrirá rozaduras ni alergias y su piel siempre se mantendrá en buen estado gracias a que los materiales de estos pañales permiten la transpiración. Imagínate solo por un momento llevar ropa de plástico todos los días, seguro que prefieres usar ropa de algodón porque es más cómodo y tu piel se siente mucho más fresca, ¿verdad?.

3. Y la tercera ventaja es la cantidad de dinero que te ahorras
Al principio necesitas hacer una inversión algo considerable en pañales, pues se recomienda tener de 10 a 15 pañales por bebé. Sin embargo, si sumas lo costos de lo que te gastarás en pañales durante varios años, te darás cuenta de que es una cantidad ridícula en comparación con el gasto en pañales desechables. Ten en cuenta que los pañales de tela, al ser ajustables, te servirán durante todo el tiempo que tu bebé use pañales.

Desventajas de los pañales de tela

la otra cara de los pañales reutilizables

Por supuesto, los pañales de tela también tienen desventajas. Está claro que la primera es la comodidad. En la sociedad actual estamos acostumbrados a los productos de usar y tirar y eso se nos hace mucho más cómodo. En realidad, los pañales de tela se pueden lavar en la lavadora, aunque es cierto que es necesario llevar una estricta rutina de limpieza para que se desinfecten adecuadamente. En realidad, una vez que le pillas el truco no es ni tan difícil ni te lleva tanto tiempo, creedme, ¡lavar pañales no es para tanto!

Otra de las desventajas (aunque depende mucho de cómo se mire) es que requieren un compromiso por parte de la mamá y el papá. Y ese compromiso tiene que ver con el lavado y el secado (más adelante explico cómo hacerlo). Es un compromiso porque estamos tan acostumbrados a que todo sea fácil y desechable, que realmente hay que hacer un cierto esfuerzo para mantener los pañales limpios. Ahora bien, no es mayor esfuerzo que lavarnos la ropa que usamos todos los días.

Para nosotros no ha sido un gran problema utilizar este tipo de pañales, pero reconozco que tardamos un poco más en usarlos de lo que habíamos pensado, teniendo en cuenta que los habíamos comprado antes de que naciera nuestra hija.

Cuidados y limpieza de los pañales reutilizables 

cómo limpiar pañales reutilizables

Resulta que aunque estos pañales son ajustables, le quedaban un poco grandes a la pequeña. Los fabricantes (nosotros elegimos unos locales) nos dijeron que podíamos empezar a utilizarlos a los 3 o 4 kilos de peso, pero a nuestra pequeña le quedaban grandes cuando alcanzó este peso, le abría las piernas y eso no nos gustó. Por eso, y porque (lo reconocemos) nos daba cierta pereza empezar con la rutina de lavado, no comenzamos a usarlos hasta que pesó unos 5 kg. Mientras tanto, usamos pañales desechables biodegradables. Un día decidí probárselos a ver si ya le quedaban y voilà, le quedaron perfectos.

Empezamos a usarlos de día, por aquello de que todavía no te fías mucho de si realmente absorberán, y utilizábamos pañales desechables por la noche. Al poco tiempo también nos pasamos a los reutilizables de noche. Realmente los pañales reutilizables absorben muy bien, aunque, como cualquier pañal, tienen un tope de vida útil de uso, es decir, si tu bebé se orina mucho, llegará un momento que se pueda sentir mojado (porque es difícil que se salga el orín ya que son muy absorbentes).

En realidad, si cambias a tu bebé cada cierto tiempo (según tu sentido común) no deberías tener problemas. A mí nunca se me ha rebasado, lo que sí me ha pasado es que los he colocado mal y se ha podido salir un poco de popó durante el tiempo de lactancia exclusiva.

La tela que queda en contacto con la piel del bebé es de secado rápido, pero reconozco que quizá no tanto como algunos pañales desechables. Sin embargo, a mí me merece la pena cambiar un poquito más a menudo a mi pequeña y contaminar menos. Además, evitas exponer la piel de tu bebé a los químicos que tienen algunos pañales.

Junto a los pañales compramos una especie de toallitas de papel de bambú que se utilizan para recoger la popó. Los fabricantes nos dijeron que en realidad esas toallitas se utilizan cuando el bebé hace popó sólido porque nada más la recoges y se puede tirar al inodoro ya que son biodegradables.

Yo las probé cuando aún estaba en lactancia exclusiva y la verdad es que no me parecieron muy útiles en ese momento. Lo que sucede es que al mojarse con el orín, el papel se queda empapado y, por tanto, el bebé se queda mojado. Los dejé de utilizar para más adelante, aunque la verdad no los he usado mucho. No tengo problema con que se haga popó en el pañal. Para que los pañales de verdad duren todo el tiempo que tienen que durar es importante hacer una buena rutina de lavado y cuidado.

Lo que la mayoría de la gente hace es tener un bote de pañales especial para ir depositando los pañales sucios, preferiblemente si tiene algún orificio de transpiración. Lo ideal es que separes los absorbentes del pañal antes de depositarlos en su bote. Una vez que tengas suficientes para poner una lavadora con el mínimo de agua, puedes lavarlos. Esto es cada 2 días, máximo 3. Algunas personas prefieren enjuagar el pañal cada vez que lo cambian, dejarlo secar al aire y luego poner la lavadora cuando se junten los suficientes pañales. Esto te llevará mucho más tiempo, pero es decisión de cada uno. Nosotros lo hacemos de la primera manera y te puedo asegurar que los pañales quedan limpios, ya que los materiales de los que están hechos permite una limpieza adecuada.

Antes de meterlos en la lavadora sí los enjuagamos y quitamos los restos de popó con un cepillo. Pensarás que es mucho trabajo, pero no te llevará más de 5 minutos hacerlo, ¡de verdad!. Los lavamos en un programa completo con agua caliente y con jabón biodegradable, aunque también lo puedes lavar con un jabón especial para bebés. Es importante que no excedas la cantidad de jabón que usas en la lavadora para que no queden restos adheridos en la tela (sigue las instrucciones de tu fabricante). También es importante que no uses jabones con base de aceite, ya que estos quedan insertados en los poros de la tela y dejarían de transpirar y absorber bien.

Esta opción es opcional, pero nosotros los lavamos cada mes o mes y medio con un jabón especial para eliminar cualquier tipo de bacterias, hongos o suciedad. Este jabón no es biodegradable y es muy potente, por lo que simplemente es una medida sanitaria que debe ser usada esporádicamente, además de que si los lavaras a menudo con este tipo de jabones podrías dañar la tela. Es importante que cuando hagas este lavado pruebes el pañal en tu bebé para ver que no le da alergia. Si es así, debes lavar de nuevo todos tus pañales con el jabón habitual.

Para el secado tienes dos opciones. Si vives en un clima seco y soleado, colgarlos al sol es una manera limpia y ecológica de secarlos. Solo debes tener en cuenta que es preferible evitar la exposición directa de la zona de la tela impermeable. También debes tener cuidado con los ganchos o pinzas de la ropa, los cuales deben estar siempre limpios.

Nosotros vivimos en un clima húmedo por lo que la mayoría de las veces secamos los pañales en la secadora. Sí, se pueden secar en secadora, pero en un programa suave. Además, los pañales no deben estar más de 15 o 20 minutos, pues la tela impermeable se podría estropear. Los absorbentes pueden estar más tiempo y a mayor temperatura.

Quizá toda esta explicación pueda abrumar un poco, pero realmente, una vez que le pillas el truco y adquieres una rutina de lavado, es súper fácil y rápido. En realidad es un pequeño esfuerzo que supone una gran ayuda al medio ambiente, por lo que merece la pena. ¿Te apuntas?

Puedes leer más artículos similares a Las razones de una madre para usar pañales reutilizables con su bebé, en la categoría de Uso de pañales en Guiainfantil.com.