Aprender a reírse de uno mismo. Tips para educar con humor a los niños

El sentido del humor y el reírse de sí mismos refuerza la autoestima de tus hijos

Un niño con sentido de humor será un adulto con madurez y equilibro emocional. Además, aquellos padres que tratan de educar con humor a los niños, son más felices y tienen un vínculo más fuerte con sus hijos. Por ello, es importante aprender a reírse de uno mismo y enseñar a los niños a hacerlo. Parece una tarea simple, pero no es tan fácil. Por ello, te proponemos algunas actividades y juegos para reforzar la autoestima infantil y que el humor sea parte del amor que le ofreces a tus hijos todos los días.

La importancia de aprender a reírse de uno mismo en la infancia

Cómo aprender a reírse de uno mismo

Risas y humor forman parte del amor y el bienestar familiar que todos los padres deseamos para nuestros hogares. Cuando un niño siente que puede reírse de sí mismo, se sentirá más seguro, confiado y con mejor asertividad. Y es que no hay nada mejor que aceptarnos tal y como somos para aceptar a los demás tal y como son.

Cuando el niño aprende a reírse de sí mismo, está consiguiendo:

- Aceptar sus errores como parte de su aprendizaje.

- Identificar y reconocer sus fallos y ser capaz de comentarlos.

- Reconocer que las personas tienen luces y sombras y que ambas partes son las dos caras de la misma moneda.

- Ser capaz de enfrentarse a burlas y críticas de los otros, porque si el niño se acepta a sí mismo, será valiente para aceptar con humor lo que digan los demás.

- Además, la risa hacia uno mismo es una gran aliada para crear la fortaleza que necesitamos para protegernos de ciertas situaciones complicadas que la vida irá poniendo en nuestro camino.

Beneficios del sentido del humor para la autoestima infantil

El humor y la autoestima de los niños

Uno de los efectos más importante de enseñar a los niños a reírse de ellos mismo es que aumenta nuestra autoestima. A través del humor, podemos acortar el trecho que hay entre la autoimagen real y la autoimagen ideal. El niño aprende a reírse de sus trabas, de sus complejos o de sus defectos y por supuesto, todo ello ayudará a que se sienta más seguro y confiado de sí mismo.

Además, el buen humor está asociado a un sistema inmune fuerte, un corazón que trabaja mejor, disminuye la sensibilidad al dolor y así el niño puede tolerar mejor ciertas situaciones difíciles, el humor produce endorfinas y adrenalina (ambas hormonas relacionadas con la reducción del estrés), etc.

El sentido del humor nos hace ser más positivos y por lo tanto, favorece las relaciones familiares y personales. ¡Todo beneficios para los niños!

Actividades para que los niños aprendan a reírse de ellos mismos

NIños que se ríen de ellos mismos con sentido del humor

Pero recuerda, que saber reírse en el momento y lugar adecuado, es también un arte. Por lo tanto, son muchas cosas que podemos hacer los padres para ayudar a nuestros hijos a mantener un buen sentido del humor. No olvides:

1. Usar el buen humor pero no las burlas, ante tu hijo. Recordemos que la diferencia entre una broma y una burla es que, en los primeros casos, ambas personas se ríen, mientras que una burla solo resulta graciosa para quien la hace.

2. Reírte del hecho pero no del niño.

3. Reírte en el momento y no volver a hacer burla del hecho en otro momento que el niño parezca no oírte, porque sabemos que finalmente, te escuchará.

4. Ser un buen ejemplo para que entienda mejor el sentido del humor.

Actividades para que los niños se rían de ellos

Además, son muchas otras las actividades y juegos que también nos ayudarán a fomentar el ambiente relajado, así como el sentido del humor en casa. Todo ello es imprescindible para que los niños aprendan a reírse de uno mismo.

5. Leer libros y comics o ver películas de humor en familia.

6. Realiza juegos de palabras.

7. Incluye las bromas como algo habitual en casa, siempre desde el cariño.

8. Cuéntale a tu hijo, esas travesuras y anécdotas que te ocurrieron de pequeño para que se ría. También podéis aprenderos chistes y contarlos en familia.

9. Dedica tiempo a la diversión. Una forma para conseguirlo es hacer, por ejemplo, excursiones a los parques temáticos.

10. Organizar teatro de risas en casa, disfrazaros de payasos e imitar a los grandes mitos del mundo de las artes circenses.

11. Organiza una fiesta de disfraces, una vez al mes. Se premiará el disfraz más original. Y si es un disfraz casero, mejor que mejor.

12. Y recuerda, aprovecha cualquier situación difícil que ocurra en casa para sacar la risa. Facilita a los niños a que se contagien de la alegría e ilusión. Ante situaciones de ansiedad o enfado tratad de buscar el lado positivo por medio del sentido del humor.

Ten siempre presente que el humor refuerza los lazos familiares y las relaciones sociales además de la buena salud física, emocional y mental. También es un gran antídoto ante el pesimismo y un gran sazonador para hacer amigos. De ahí, la importancia de enseñar a los niños a reírse de uno mismo. No olvides que todo con amor y con humor se vive y desarrolla mejor.

Puedes leer más artículos similares a Aprender a reírse de uno mismo. Tips para educar con humor a los niños, en la categoría de Autoestima en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: