El peligro de no trabajar los celos con los niños en casa 

Infalibles trucos y consejos para enfrentarse y combatir positivamente los celos de los niños

Begoña Ibarrola

Muchas son las causas que pueden disparar los celos en los niños, pero sin duda hay una que es muy común y frecuente: la llegada de un hermanito. Esta situación preocupa mucho a los padres, que en ocasiones en lugar de ayudar a normalizarlos los alimentan. Toma nota de estos infalibles trucos para trabajar los celos con los niños en casa.

Qué son los celos infantiles y qué ocurre si no se controlan

trabajar los celos infantiles

Los celos son emociones diferentes a la alegría, la sorpresa o el amor, aunque tienen algún elemento en común. Los celos aparecen cuando el niño percibe que puede perder el amor de un ser querido o de unas personas que le quieren por aparición de una tercera persona; cuando nota que le van a hacer menos caso porque ha nacido mi hermano; cuando cree o piensa que los demás le valoran menos que a otros...

Los celos hacen sufrir muchísimo al que los padece y, si no se tratan a tiempo con las mejores herramientas, pueden provocar incluso en los niños retrocesos en el desarrollo, mucha rabia y otras emociones en cadena. Por todo ello, los celos no hay que alimentarlos, sino todo lo contrario, hay que verlos como algo totalmente normal en la vida de los niños.

Diferencia entre los celos y la envidia de los niños

celos infantiles

Cuando los niños empiezan a hacer la distinción entre los otros y él surge, además, la envidia, y es que no se puede tener envidia sin que exista el sentido de pertenencia. Un niño de dos años coge una botella y esa botella es suya, si la tiene él es suya. Pero a los tres años dice 'ese estuche es de mi amigo y tiene unos dibujos que a mí me gustan, y a mí me gusta más el de mi amigo que el mío'. Eso es tener envidia, porque yo ya diferencio entre lo mío y lo de mi amigo.

Por su parte, los celos van asociados al miedo, y van asociados a situaciones puntuales en la vida donde tú ves que un trato que te daban antes ya no se produce; una atención que tenías antes parece que ha desaparecido.

9 poderosas estrategias para trabajar los celos con los niños en casa

celos entre hermanos

¿Qué pueden hacer los padres? Es muy importante hablar con los hijos de las situaciones que les pueden provocar celos y, sobre todo, normalizarlos; también es vital ayudar a ese niño para que vaya superando poco a poco los celos. ¡Aquí te dejamos algunas herramientas!

1. Dedicar un tiempo para él/ella
Cuando los celos son provocados por la llegada de un hermanito, los padres tienen que buscar momentos para su primer hijo a solas, pero también integrarle en la nueva vida de la familia. 'Ayúdame para cuidar al bebé, para quitarle el pañal, vamos ahora a bañar al bebé..'. Estas frases son perfectas para decirle al niño cuando ha llegado un hermanito a casa y le ha quitado todo el protagonismo.

2. Evitar provocar los celos
Los padres no se dan cuenta y, a veces, promueven demasiados cambios cuando les llegan nuevas circunstancias a su vida. El niño, de repente, se da cuenta de que ya no tiene lo de antes, que ya no le hacen caso, es decir, sin querer los padres les estamos provocando los celos.

3. Empatizar con los niños
Yo siempre les sugiero a los padres que hagan también una escenificación sobre esta nueva situación, por ejemplo, que le digan al niño: 'Tú eres el rey de la casa, este que viene es un príncipe, pero tú eres el rey y te pongo una corona y tú eres el rey. Los demás que vienen después son  serán diferentes, pero a ti nadie te va a quitar tu corona'.

4. Decirle lo mucho que le quieres
Expresemos a nuestro hijo el gran hueco que le tenemos guardado en nuestro corazón con gestos, pero también con palabras. Puedes probar con expresiones como: 'Tú vas a tener mi cariño, mi amor, mi dedicación, mi tiempo, pero fíjate este solamente duerme, hace caca, come, no hace nada más. Yo no puedo hablar con él como hablo contigo, y yo no puedo hacer cosas como hago contigo'.

5. Potenciar el ser mayor
Y, también, incorporar los celos como una reacción natural en un primer momento. Si los sabemos llevar, no van a durar mucho. Si los sabemos llevar y les sabemos explicar, lo entienden, no durarán mucho.

6. No entrar en la comparación y trato diferente
El problema es que a veces los padres, si tienen varios hijos, pueden provocar entre ellos celos porque hay un trato diferente entre unos y otros. Aquí los padres deberían reflexionar para ver si son ellos quienes están provocando los celos. Si yo salgo a pasear solo con mi hija, pero mi otro hijo también quiere pasear, pero yo le digo que no, ¿qué crees que pasará?

7. Tener en cuenta la personalidad del niño
Hay muchos niños que casi por temperamento siempre están mirando a los otros. 'A mí me ha tocado un caramelo azul, pero me gusta el tuyo que es verde', dicen. Continuamente están buscando algo que no tienen y están envidiando. Eso también hay que educarlo y corregirlo, pero verlo como algo natural.

8. Fomentar la colaboración y la competición
Cuando tú enseñas a un niño a colaborar en vez de a competir, cuando les pones un juego cooperativo, que no sea uno el que gane, siempre sacará más cosas positivas. Si tú pones algo en el que todos en algún momento ganan, pierdan o participan, pero que no se sientan fuera, ya les estás ayudando.

9. Elogiar sus puntos fuertes y trabajar los débiles
Hay niños a los que que les cuesta mucho conformarse con quiénes son, cómo son y qué tienen. Eso a veces tiene mucho que ver con la baja autoestima. Siempre ver que el otro hace mejor las cosas que tú, que tiene algo que tú no tienes.

Aquí los padres lo que tienen que hacer es decirle al niño que se quiera más y que se valore por lo que tiene y por lo que es. 'Tú tienes unos talentos y también hay cosas que se te dan peor. Tu hermano tiene otros talentos y otras cosas que se le dan peor'. Y, casi como un efecto mágico, se puede desencadenar un mecanismo de superación personal, una fórmula secreto de automotivación.

¡Yo soy mayor! Cuento para hablar con los niños de los celos

trabajar los celos infantiles

Conocedora de la importancia de contar cuentos a los niños y, también, del efecto que esas historias pueden tener en los chavales, Begoña Ibarrola tiene una amplia colección de títulos escritos por ella misma. En esta ocasión queremos destacar '¡Yo soy mayor!', editado por SM y con ilustraciones de Arcadio Lobato.

Genaro era un sapo que vivía con sus padres y hermanos cerca de una preciosa charca. Le gustaba mucho jugar al escondite entre los juncos y darse buenos baños, pero no estaba del todo contento. Pensaba que sus padres hacían más caso a sus hermanos pequeños que a él. Un mago le ayudará a cumplir su deseo de volver a ser pequeño, como ellos, pero.....nunca imaginó lo que le podría pasar.

Cuentos y poemas educativos para trabajar los celos infantiles

Si a tu hijo le ha gustado este cuento y, sobre todo, le ha hecho pensar y reflexionar sobre su conducta en casa y su comportamiento hacia su hermano, ¡no dejes de leerle estas historias que te presentamos a continuación!

Puedes leer más artículos similares a El peligro de no trabajar los celos con los niños en casa , en la categoría de Celos en Guiainfantil.com.