Organizar la rotación de juguetes de los niños para que no se aburran

Ir cambiando los juegos de la habitación con los que tu hijo juega ayudará a su estimulación y su ilusión

Eva Hernández
Eva Hernández Psicopedagoga y maestra

Puede parecer irónico y contradictorio, pero los niños se aburren cuando tienen demasiados juguetes a su disposición porque se siente sobreestimulados y no saben a qué jugar. Te proponemos organizar una rotación de juguetes en la habitación o cuarto de juegos de tu hijo o hija. Esto le ilusionará y favorecerá su estimulación. Te damos algunos consejos para poner orden en los juguetes infantiles antes de guardarlos para rotarlos cada cierto tiempo.

Rotación de juguetes cuando los niños tienen demasiados

Qué es la rotación de juguetes para los niños

Que el juego es esencial para el desarrollo integral de los niños y las niñas hoy día es una realidad conocida por todos. El juego es la mejor herramienta con la que los pequeños cuentan para divertirse, para desarrollar su creatividad y su imaginación, para conocer el mundo y las relaciones entre los objetos, para reproducir los comportamientos y usos sociales, y, en definitiva, para potenciar sus habilidades cognitivas y sociales.

Los niños, por su naturaleza, están predispuestos para el juego, y son capaces de desarrollarlo en casi cualquier contexto y con cualquier material que encuentren a su alcance. Así que, en primer lugar, no debemos agobiarnos ni obsesionarnos con atiborrar al niño de juguetes. Existen muchos materiales en el entorno (hojas, piedras, flores, agua, palos...) y en nuestra casa (utensilios de cocina, palanganas, cojines, sábanas viejas, ropa en desuso...) que han servido toda la vida para jugar y son excelentes para desarrollar la imaginación.

Por otro lado, los juguetes, especialmente los denominados educativos, son excelentes acompañantes de nuestros pequeños en este proceso de juego-aprendizaje, por lo que lógicamente también son necesarios. Pero no se trata tanto de cantidad como de calidad.

El exceso de juguetes sobreestimula y aburre a los niños

Los niños se aburren cuando tienen muchos juguetes

A lo largo de su vida nuestros niños y niñas van recibiendo, por lo general, un buen número de juguetes que se van acumulando. Excepto por la rotura o deterioro de alguno que se retira, que también ocurre, a medida que van pasando los meses y los años la cantidad de juguetes va siendo enorme.

Si nuestros hijos e hijas tienen todos los juguetes a su alcance en su dormitorio, en la habitación de juegos, o donde sea, es muy posible que a menudo nos encontremos que nuestros pequeños no se entretienen con nada, no saben a qué atender o con qué jugar y eso que vemos el cuarto en el que se encuentran todo revuelto y lleno juguetes por todos lados. Esto ocurre por la sobreestimulación a la que están expuestos.

Cuando el menor tiene a su alrededor un exceso de juguetes suele ocurrir que se bloquea, se vuelve incapaz de prestar un mínimo de atención a ninguno de ellos en concreto, yendo de un lado a otro, sin centrarse un tiempo prudencial en ninguno, quizá solicitando nuestra atención y llegando a decirnos que se aburre. Es posible que hayáis observado a vuestros hijos llevando a cabo este tipo de comportamiento en su cuarto habitual de juegos.

En conclusión, tanto la falta de estímulos como el exceso de los mismos provocan consecuencias muy parecidas en los menores: inactividad (o actividad no productiva) y bloqueo cognitivo. Para combatir esto, os animo a usar un sencillo método para el empleo de materiales y juguetes con el que además contribuiréis a estimular frecuentemente a vuestros hijos e hijas sin llegar a saturarlos. Se trata de la rotación de juguetes.

Qué es y cómo hacer paso a paso la rotación de juguetes

Pasos para organizar la rotación de juguetes

La rotación de juguetes es una técnica organizativa para los juguetes de los niños que persigue sacar el máximo rendimiento al tiempo de juego. Es un método válido hasta los 5 o 6 años aproximadamente, aunque dependerá del menor. Pero es sobre esa edad cuando el pequeño ya ha podido aprender a mantener ordenado su material y sobre todo a organizar y priorizar sus intereses, por lo que él mismo podrá autorregular su momento de juego.

A continuación os daré algunas claves para realizar una rotación de juguetes exitosa:

1. Tirar los juegos y juguetes en mal estado

En primer lugar, aunque pueda parecer una perogrullada, no está de más recordar que debemos deshacernos de todos aquellos juguetes que estén rotos, deteriorados, a los que les falten piezas, o que nuestro pequeño ya no usa. Estos últimos, si están en buen estado, podemos aprovechar para donarlos. ¡Siempre habrá a quien le vengan estupendamente!

Si el niño o la niña ha heredado juguetes de un familiar, un hermano mayor o le han regalado juguetes para edades superiores a la suya y aún no puede o no le resulta interesante utilizarlos, debemos almacenarlos en un lugar seguro para más adelante.

2. Clasificar todos los juguetes de la habitación

Lo siguiente que debéis hacer es clasificar todos los juguetes, juegos y materiales por categorías. Aquí os doy algunos ejemplos, pero realmente se pueden realizar todo tipo de categorías, la elección por supuesto es abierta:

  • Construcciones
  • Puzles, rompecabezas y juegos de lógica
  • Juguetes de plástico: aros insertables, cubos apilables, tuercas y tornillos para enroscar, etc.
  • Juguetes de madera: puzles encajables, trenes... También pueden ser los mismos o similares a los del apartado anterior (aros, cubos...) pero de este material
  • Juguetes blandos: peluches, muñecos de trapo, pelotas blanditas, etc.
  • Cuentos para manipular
  • Telas y disfraces
  • Instrumentos o juguetes musicales
  • Juguetes electrónicos con teclas y sonidos
  • Juego simbólico: cacharritos, comiditas, muñecos, ropita y accesorios, coches, animales, etc.
  • Objetos de juego heurístico o cesto de los tesoros: cucharas, cucharones de madera, flaneras, botes, morteros, lana, peines, cepillos de dientes, anillas, etc.
  • Manualidades: lápices de colores, pintura de dedos, gomets, pompones, papeles de colores, rodillos, pinceles...
  • Otros.

Como os he comentado antes, podéis utilizar todo tipo de agrupaciones, modificar y añadir las categorías que queráis. Yo he optado por no hacer la clasificación por áreas de desarrollo, primero porque no estamos hablando de la organización de un aula y, en segundo lugar, porque esta manera tiene más lógica a la hora de ordenar los elementos de un cuarto infantil.

Pero si lo preferís podéis agrupar el material de esa manera: juegos de lógica-matemática, de psicomotricidad fina, etc. Hay que tener en cuenta también que la edad del menor influirá en las agrupaciones y en los juguetes dentro de las mismas.

La rotación de juguetes en la habitación de tus hijos

3. Guardar en cajas y almacenarlas fuera del alcance de los niños

A continuación debemos guardar los juguetes por categorías en cajas, bolsas u otro contenedor (por ejemplo un cesto de mimbre en el caso del cesto de los tesoros sería ideal). Es posible que de algunas categorías tengamos mucho material mientras de que otras estemos muy escasos. En esos casos, podemos juntar varias categorías en una misma caja, atendiendo al sentido común. Por ejemplo, si solo tenemos un xilófono de madera como instrumento musical, podemos meterlo en la caja de los juguetes de madera.

4. Qué juguetes dejar fuera en esta rotación

Llega el momento de decidir qué par de cajas dejaremos al alcance del niño para que juegue con ellas esa semana y retiraremos el resto. Si la habitación donde almacenamos los juguetes es otra diferente al cuarto de juegos, este procedimiento será algo más fácil. Si la habitación es la misma, debemos colocar las cajas restantes de manera que el menor no tenga acceso a las mismas.

[Leer +: Juguetes Montessori para los niños según su edad]

5. Llega el momento de rotar los juguetes

Por último, rotaremos las cajas de forma periódica: cada semana, cada quince días, ¡o cada cuatro!, dependiendo de la interacción que tu hijo o hija tenga con los juguetes. Todo irá en función de lo que observemos y del sentido común. Pasado este tiempo, guardaremos las dos cajas que teníamos fuera y escogeremos otras dos para que el niño juegue durante las siguientes semanas.

Más consideraciones para organizar y ordenar los juguetes

Ordenar los juguetes de los niños

En la habitación de juegos puede (y debe) haber otros juguetes que por sus características nunca vamos a retirar, o bien por su tamaño (cocinita, tobogán, tabla curva, piscina de bolas...), o bien porque son los favoritos y más usados por el menor. Esos juguetes pasarán a formar parte de lo que llamamos 'juguetes de base' y siempre estarán presentes, independientemente de la rotación de cajas.

Dejaremos que el pequeño juegue libremente por todo el espacio, que coja y utilice los juguetes que desee, tanto de las dos cajas como los juguetes de base y que haga el tipo de juego que quiera. Lo mejor es que no intervengamos y seamos meros espectadores, a no ser que el niño nos requiera para algo. Cuando el menor tenga una edad en que no resulte potencialmente peligroso que esté solo, le dejaremos jugar en su cuarto sin nuestra presencia en él.

No debemos ser rígidos. Hemos de tener en cuenta los gustos e intereses del niño o la niña, sus peticiones y sus necesidades. Si un día vemos que los juguetes que tiene no están funcionando, debemos observar qué le ocurre al menor y contemplar la posibilidad de hacer un cambio inmediato.

[Leer +: Errores de los padres al jugar con los niños]

Los beneficios de la rotación de juguetes para tus hijos

Por qué organizar la habitación de los niños rotando juegos

Una vez que ya sabemos cómo hacer la rotación de juguetes para nuestros hijos, vamos a enumerar algunos de los principales beneficios de aplicar esta estrategia de organización en nuestra casa.

- Mantiene al niño entretenido jugando durante más tiempo, ya que reduce la probabilidad de que se sienta abrumado y la sensación de aburrimiento. Ojo, que aburrirse es muy sano y resulta necesario para desarrollar la imaginación y la creatividad. Además, tal y como se explica en la guía 'Families Together' (de Purdue University), el aburrimiento de los niños también es una oportunidad para ofrecerles otros aprendizajes muy útiles para su vida actual y futura, por ejemplo, es una oportunidad para enseñarles a resolver los problemas (mi problema es que estoy aburrido, voy a buscar la solución siendo creativo y buscando algo para entretenerme).

Para no quitarles a los niños la oportunidad de aburrirse de vez en cuando no cambiamos las cajas todos los días ni varias veces al día. Es positivo que haya momentos de aburrimiento naturales, que no por exceso de estímulos.

- Se multiplican las posibilidades de juego. Muchas de las cajas tienen materiales que trabajan diferentes destrezas y, aunque no sea así, lo conseguimos combinando dos cajas cada vez. Además, las combinaciones de cajas son casi infinitas.

- Contribuye al desarrollo de su imaginación y creatividad.

- Enseña los valores del orden y la organización.

- Facilita la recogida de los juguetes al final de la jornada.

- Favorece la sensación de ilusión, teniendo como aliado el factor sorpresa, ya que los pequeños se encuentran juguetes nuevos, con los que hacía tiempo que no jugaban, cada cierto tiempo.

- Disminuye las probabilidades de accidentes y rotura de juguetes, ya que con demasiados juguetes por el medio es difícil desplazarse por el espacio sin tropezarse, caerse, pisar algo...

- Ayuda a los padres a saber qué juguetes son los que más entretienen y más le gustan al menor y cuáles son aquellos que ya no le interesan y se pueden retirar o sustituir por otros.

Puedes leer más artículos similares a Organizar la rotación de juguetes de los niños para que no se aburran, en la categoría de Juguetes en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: