Dudas de una embarazada antes de dar a luz en tiempos de coronavirus

Cómo se produce el seguimiento del embarazo en mitad de la cuarentena

Beatriz Martín Jiménez
Beatriz Martín Jiménez Matrona y enfermera pediátrica

María tiene 37 años. Está embarazada de su segundo bebé y su fecha de parto se aproxima. A las preocupaciones que aparecen en las últimas semanas de embarazo en cualquier mujer, a María se le suma ahora la de la situación actual con la pandemia por coronavirus: ¿les afectará a ella o a su bebé? ¿Cambiará en lago la atención hospitalaria? ¿Podrá estar acompañada? ¿Se respetará su plan de parto? Seguramente hay muchas más mujeres con estas consultas. Vamos a intentar responder a estas inquietudes y a resolver las dudas de las embarazadas antes de dar a luz en tiempo de coronavirus. 

El seguimiento de embarazo de una mujer en mitad del Covid-19

embarazo en el coronavirus

Según los datos actuales, en mujeres embarazadas la enfermedad cursa igual que en cualquier persona adulta, y además no parece afectar al bebé durante el embarazo ni el parto, así que por esa parte, María puede estar tranquila.

En cuanto a cómo va a ser el seguimiento del embarazo en medio de estas circunstancias especiales, hay que decir que esto depende de la organización de cada centro; en general, se mantienen las consultas para pruebas diagnósticas, como ecografías o analíticas, pero se recomienda que la embarazada acuda sola a las mismas, para limitar la exposición del personal sanitario al mínimo de personas imprescindible. Las consultas para recogida de resultados, o para seguimiento general, se están haciendo de manera telefónica en muchos centros.

Miedos y temores antes de dar a luz en medio de la cuarentena

miedo a parir con la crisis del coronavirus

La primera duda, ¿cuándo ir al hospital? Las matronas siempre os decimos que esperéis en casa todo lo posible, para ingresar en la fase activa del parto (esto es a partir de 4 o 5 cm de dilatación), cuando el parto ya está bien establecido. Así la estancia en la dilatación será más corta.

¿Y cómo reconocer esa fase? Una buena premisa es, 'si tienes dudas, es que puedes esperar', porque cuando estás de parto franco, lo sabes (en general, aunque ya sabéis que esto no son matemáticas!): hay que esperar a tener contracciones cada 3-4 minutos, intensas y regulares. En la situación actual esto es más importante aún, ya que cuantas menos visitas a urgencias por 'falsas alarmas' tengáis, menos os expondréis a un posible contagio.

Si aún así tenéis que acudir a urgencias por el motivo que sea, cada centro ha diseñado un itinerario en el que se separan los pacientes que acuden por síntomas respiratorios del resto de pacientes. Y os recordamos también que muchos hospitales tienen una entrada diferentes para las urgencias obstétricas/ginecológicas, así que si tenéis que acudir, hacerlo con precaución pero sin miedo.

Si en el momento del parto María no tiene fiebre ni síntomas respiratorios, la atención al parto no variará. Lo que sí puede variar es la 'infraestructura', el entorno sanitario. Es probable que todo el personal que la atienda lleve puesta una mascarilla quirúrgica, pero como circula por redes estos días, 'sabrás que te sonríen cuando se achinen sus ojos'. María podrá estar acompañada de la persona que elija, pero siempre ha de ser la misma, y tendrá que extremar las medidas de higiene al entrar y salir de la habitación.

En las salas de dilatación/paritorio no se realizará una atención diferente, se llevarán a cabo los mismos cuidados que se realizan siempre. Y lo mismo en el momento del nacimiento. 

Cómo será el posparto de la mujer que pare en la crisis del coronavirus 

el posparto en el coronavirus

Donde sí podéis notar diferencias será en la planta de hospitalización: la principal es que NO SE PERMITEN VISITAS. Ninguna, en ningún horario. Para preservar la salud de todas las personas: madres y bebés principalmente, pero también otros familiares y personal sanitario. Tenemos que ser responsables los unos de los otros.

Esto nos puede chocar porque estamos acostumbradas a ver las plantas de maternidad llenas de familiares, peques correteando, ramos de flores, barullo… ¡y ahora están vacías! Pues tomémoslo como un punto positivo, tendréis tiempo de conocer a vuestro bebé, iniciar la lactancia (si así decides) sin presiones ni opiniones varias, vuestro bebé solo conocerá vuestros brazos en sus primeros días… ¡Un encuentro con el mundo más apacible!

En algunos hospitales tendréis que compartir habitación, porque se han reestructurado los servicios ante la avalancha de pacientes hospitalizados. En otros ya era así antes.

Y otro punto a favor que nos puede traer esta epidemia es el alta precoz: en mujeres sanas, que han dado a luz a un bebé sano sin complicaciones, se puede valorar el alta hospitalaria a las 24 horas. Esto debería ser siempre así, pero la verdad es que muy pocos hospitales lo hacen. Sin embargo, en esta situación, todos sabemos que donde mejor está una mujer sana con su bebé sano es lo más lejos posible del hospital, en su casa. ¡Te lo pueden ofrecer o puedes solicitarlo tú!

Y una vez en casa, la restricción de visitas debe seguir. No debemos olvidar que seguimos en una situación especial, así que abuelos, primos, tíos deberán esperar para conocer al bebé. Aprovechad este tiempo para hacer nido, conoceros, acoplados, reajustar la familia y encontrar el sitio de cada uno. Ya volverán los días de paseo, los achuchones, los abrazos. Y mientras… ¡lavamos bien las manos!

Los problemas de cara al parto de mujeres que no son primerizas 

parir en el coronavirus

Por último, a María se le presenta otra incógnita: ¿Qué hará con su hija mayor? Al hospital no puede llevarla, no es recomendable en ningún caso, y menos en situación de pandemia; pero por otro lado, al estar en aislamiento, tampoco puede estar con los abuelos. Entonces, ¿qué hacer?

La realidad es que no hay una decisión correcta, cada familia debe hacer lo que considere más adecuado en su caso particular. Sabemos la importancia de que la mujer pueda estar acompañada durante el parto por la persona que ella decida, que le dé confianza y seguridad. Pero también es vital mantener medidas de aislamiento para que la infección por coronavirus pueda controlarse.

Hay muchos factores a tener en cuenta: ¿Hemos tenido contacto reciente con un posible caso de coronavirus? ¿Nuestra salud de base es adecuada? ¿Qué familiar/persona de nuestro entorno se haría cargo de la niña en caso necesario? ¿Cómo es su salud de base? ¿Y la del resto de personas de su núcleo familiar? ¿Han tenido contacto reciente con algún posible caso de coronavirus? Es decir, no es lo mismo que la persona que se vaya a hacer cargo de la hermana mayor sea su abuela, o su tío, que viva sola, o con más hijos. En base a estas cuestiones, y cualquier otra particularidad que les preocupe, cada familia tomará la decisión más adecuada en su caso.

Puedes leer más artículos similares a Dudas de una embarazada antes de dar a luz en tiempos de coronavirus, en la categoría de Enfermedades - molestias en Guiainfantil.com.