Navidad en Aldeafantasía. Cuento corto para niños de los valores navideños

Una lectura para transmitir a tus hijos valores de la Navidad como la solidaridad o generosidad

Marisa Alonso Santamaría

La Navidad es un momento perfecto para educar a nuestros hijos en una serie de valores típicamente asociados a este momento. Marisa Alonso ha escrito un tierno cuento corto protagonizado por un niño y un cuervo que puede usarse como herramienta para explicar a los niños algunos valores navideños como la solidaridad o la generosidad. Acompañando a este relato de Navidad, te proponemos algunas actividades educativas y de comprensión lectora para disfrutar y trabajar con los niños de distintas edades. ¡Feliz lectura de Navidad!

Un cuento corto para leer con los niños en Navidad

Bonito cuento corto para niños para una Navidad con valores

En casa de Mateo las cosas no iban muy bien últimamente; sus padres se habían quedado sin trabajo y apenas les llegaba para comer, pero el niño era muy feliz. Unos días antes de las vacaciones navideñas escuchó:

- Cro cro, cro cro, cro cro.

Mateo descubrió al cuervo en el suelo. Se acercó a mirarlo y vio que tenía una pequeña herida en el ala izquierda. Lo tomó con mucho cuidado en sus manos, y lo colocó en un nido que hizo en la rama del árbol con hojas y pajas.

Todos los días al ir y al volver de la escuela paraba a ver cómo estaba. Lo acomodaba, lo alimentaba con unas migas de pan y un poco de leche que apartaba de su desayuno, y le dirigía unas cariñosas palabras. En poco tiempo, Cuervito, que así lo llamó, creció y pudo volar.

- Cro cro, cro cro, cro cro - graznaba Cuervito, agradecido.

Todas las mañanas Cuervito salía a estirar las alas, pero a las horas señaladas siempre esperaba a Mateo en el nido.

- Cro cro, cro cro, cro cro - le saludaba alegre, Cuervito.

Ese día Mateo llegó saltando hasta el árbol y le contó a Cuervito que se iba a pasar las fiestas navideñas a Aldeafantasía. Era un pueblo precioso, pegado al mar, con un bonito castillo, una plaza pequeña y calles estrechas, y lo más importante: allí vivían su abuelo y su primo. Después se despidió cariñosamente prometiendo volver muy pronto.

Pero Cuervito no podía estar tantos días sin ver a Mateo, y tantas señas le había dado de Aldeafantasía, que no lo pensó, y volando tomó rumbo hacia el hermoso lugar para dar una sorpresa al niño.

Cuervito fue testigo de la felicidad navideña de la familia: la alegría del reencuentro, los abrazos y los besos.

Presenció, por primera vez, cómo adornaban el abeto y colocaban el bonito nacimiento a la entrada de la casa, mientras cantaban villancicos.

Por la mañana cuando Mateo se despertó, escuchó desde la cama:

- Cro cro, cro cro, cro cro, cro.

- ¿Oyes eso? - le preguntó a su primo, aún dormido, a su lado. Fue rápidamente a la ventana y...

- ¡Cuervitooooooo! - gritó alegre, despertando a su primo.

Cuervito descubrió la sencillez y generosidad de las personas que habitaban esa aldea. Vio que el pueblo entero se volcó en ayudar a la familia de Mateo, ahora necesitada.

- ¡Qué alegría que hayáis venido! Os he preparado un guiso de patatas de bienvenida - dijo una vecina.

- ¡Holaaaa! ¡Qué alegría! He hecho un bizcocho de membrillo para Mateo, que sé que le encanta - se presentó el panadero.

- Mi vaquita da leche de sobra - dijo la lechera dejando un litro en la puerta de la casa.

- A mi hijo le queda pequeño - dijo otra vecina llevando un abrigo seminuevo para el pequeño Mateo.

En Aldeafantasía se vivía la Navidad con mucha alegría. Por las calles se escuchaban voces infantiles cantando villancicos, y en el centro de la plaza había un abeto con luces que iluminaban al anochecer. A Cuervito le encantó el lugar.

Llegó Nochebuena, fueron a la misa de gallo y celebraron contentos el nacimiento del niño Jesús. Llegó Nochevieja y despidieron el año tomando, como es tradición, las doce uvas. Las vacaciones transcurrieron tranquilas para los dos pequeños, entre risas, juegos, panderetas, villancicos, turrones y mazapanes.

Los niños estaban inquietos esperando que llegara el día de los Reyes Magos. Mateo había pedido una mochila, unas pinturas y una muñeca. Luego pensó pedir un saco de canicas de cristal, pero ya había echado la carta al buzón. Solo se lo contó a Cuervito.

Llegó el día de los Reyes Magos. Fueron a ver la cabalgata y se acostaron nerviosos. Se despertaron cuando estaba amaneciendo y fueron a ver si tenían algún regalo.

- ¡Los Reyes me han traído las canicas! ¡Me han traído las canicas! - gritó muy feliz, Mateo, abrazándose a su primo.

Cuervito miraba por la ventana.

- Cro cro, cro cro, cro cro - graznó muy contento.

En su nido relucía algo: un trozo de espumillón y una bolita brillante de cristal.

Actividades de comprensión lectora para niños en Navidad

Leer en Navidad los cuentos cortos para niños

Este cuento es la excusa perfecta para pasar un bonito momento en familia de lectura compartida. Pero, además de pasarlo muy bien mientras lo leemos, podemos aprovechar para trabajar algunos de los aprendizajes y las habilidades que los niños están adquiriendo en el colegio. Para ello te proponemos las siguientes actividades.

1. Preguntas de comprensión lectora
Practica la comprensión lectora de tus hijos con estas preguntas:

  • Cuando Mateo vio al cuervo con el ala rota, decidió dejarle solo, ¿verdadero o falso?
  • ¿Cuervito y Mateo se hicieron amigos?
  • Mateo le dijo a Cuervito que se iba a Aldeafantasía a pasar la Navidad y, aunque Cuervito se puso muy triste, decidió quedarse en casa, ¿verdadero o falso?
  • ¿Quién vivía en Aldeafantasía?
  • ¿Te acuerdas de alguno de los regalos que Mateo le pidió a los Reyes Magos?
  • Mateo no llegó a recibir unas canicas como regalo de Navidad porque se le olvidó apuntarlo en su carta para los Reyes Magos, ¿verdadero o falso?

2. Comprender todas las palabras del texto
Antes de continuar, es importante que busquemos en el diccionario todas las palabras que no hayan comprendido. Entre ellas, podríais buscar: membrillo, espumillón, mazapán... Incluso, podéis utilizar una enciclopedia para que los niños conozcan más sobre los cuervos.

3. Ilustrar el cuento
Ha llegado el momento de hacer un bonito dibujo navideño sobre el cuento que habéis leído. Tus hijos se lo pasarán en grande al tiempo que estarán desarrollando su imaginación.

De qué valores navideños habla este cuento infantil

Los valores navideños para los niños

Este cuento corto, protagonizado por Mateo y Cuervito, habla sobre algunos de los valores navideños más importantes que podemos transmitir a nuestros hijos en estos tiempos festivos.

- Generosidad
Todos los vecinos del pueblo están dispuestos a ayudar a Mateo y a toda su familia, porque saben que no están pasando un buen momento. Educar a los niños en la generosidad es una lección muy importante que les ayudará a tener una mejor actitud hacia el resto de las personas que les rodean. 'Cambio de planes' también es un cuento de Navidad que habla sobre este valor.

- Bondad
De la misma forma, este cuento también habla sobre la bondad típica de estos días. Si quieres educar a tus pequeños en este valor para que sean generosos de corazón, puedes leer con ellos el cuento titulado 'El arbolito de Navidad'.

- Solidaridad
De la mano de la generosidad y de la bondad, este cuento nos da la oportunidad de enseñar a los niños qué significa ser solidario. Aunque deberíamos serlo durante todo el año, parece que en la Navidad los gestos solidarios son más frecuentes, pues queremos que todo el mundo disfrute de esta época tan especial. El cuento 'Hace frío' habla sobre ello.

Puedes leer más artículos similares a Navidad en Aldeafantasía. Cuento corto para niños de los valores navideños, en la categoría de Cuentos en Guiainfantil.com.