7 alegres poemas cortos de animales para educar en valores a los niños

Las poesías infantiles son un recurso educativo perfecto para la educación de los niños

Marisa Alonso Santamaría

Los poemas cortos de animales siempre resultan muy atractivos para los niños, por lo que pueden ser una buena excusa para acercarles al maravilloso universo poético. Sin embargo, estas poesías infantiles que hemos recopilado a continuación, además de estar protagonizadas por elefantes, conejos y cangrejos, sirven para educar en valores a los niños. ¡Que los disfrutéis!

1. La cebra y su vecino el elefante. Poema corto con valores

Poemas cortos de animales para educar a los niños en valores

Empezamos este pequeño recopilatorio de poemas con unos bellos versos que enseñan una importante lección a los niños: no hay que juzgar por las apariencias. Todos creen que el elefante es un arrogante porque suele ir muy elegante. Sin embargo, cuando se trata de ayudar a sus vecinos, él es el primero que está dispuesto a tender la mano.

Como actividad complementaria a este poema, te proponemos el dibujo. Anima a los niños a ilustrar este poema para comprobar cómo se han imaginado ellos a este elefante tan elegante.

Llegó a vivir a la selva
un elegante elefante
con fama de ser distante
y además muy arrogante.
 
Fue una cebra al poco tiempo
a la selva al mismo barrio
y comenzó a conocer
a todo su vecindario.
 
Vivía una mona mona
en un árbol muy cercano,
una jirafa muy chula
y un orangután enano.
 
un león y una culebra
y el elefante distante
casi al lado de la cebra.
 
Despertó la cebra un día
con fiebre y tos irritante
y el primero en ayudarla
fue el elefante arrogante.
 
Se hicieron buenos amigos
el elefante y la cebra
y tenerse de vecinos
cada día lo celebran.

 

2. El cangrejito atrapado. Poema sobre la solidaridad

El protagonista de este poema es un cangrejo que se ha quedado atrapado entre unas rocas. Por mucho que grita y grita, nadie le escucha, salvo el albatros, que acude a socorrerle. Es curioso porque uno de los principales alimentos de este ave son los crustáceos, por lo que podría habérselo comido. De ahí que con este poema podamos hablar a los niños sobre el valor de la solidaridad y ayuda a los demás.

Este poema, además de enseñarnos qué significa la solidaridad, nos puede servir a los niños para hablar de los distintos tipos de animales según lo que comen: omnívoros, herbívoros, carnívoros... Y, además, podemos ponerles ejemplos concretos de qué come cada criatura (la vaca come hierba, el águila come ratones, el tiburón come peces...).

Entre las rocas del mar
por una pinza atrapado
suplicaba dando gritos.
 
¡No puedo salir de aquííí!
¡por favor!, solo decía,
pero nadie lo escuchaba
y cada vez más se hundía.
 
¡Socorro, auxilio!, gritó,
muerto de miedo el cangrejo
y desde el cielo un albatros
oyó los gritos de lejos.
 
El albatros lo buscó
quitó de encima la piedra
y el cangrejito corrió
a esconderse entre unas hiedras.

[Leer +: Poemas sobre el mar para los niños]

3. La carrera del conejo y la liebre. Divertido poema al revés

Educar en valores a los niños a través de los poemas

En las carreras, siempre gana el que primero llega a la meta. Pero, ¿qué pasaría si le diéramos la vuelta y el ganador fuera el que llega el último? Esto es lo que muestra este poema protagonizado por un conejo y una liebre.

Darle la vuelta a actividades que están muy establecidas para los niños como, por ejemplo, cuando hablamos de que Caperucita se comió al Lobo (y no al revés), enseñamos a los niños que todo tiene dos caras. Les ayudamos a comprender que siempre hay otra forma de hacer las cosas. Se trata de un ejercicio de empatía y de imaginación muy interesante.

Tras leer este poema, podéis organizar vuestras propias carreras en las que el niño más lento es el ganador. ¿Cuánto tiempo durarán estas carreras?

Un conejo y una liebre corrían
hasta una higuera,
el segundo que llegara
ganaría la carrera.
 
La liebre andaba muy lento
y el conejo muy despacio,
se miraban de reojo
midiendo bien el espacio
 
Se detenía la liebre
al llegar al mediodía
y también paró el conejo.
Y así pasaron los días.
 
Si descansaba el conejo
también lo hacía la liebre
y así pasaron los meses
 
El conejo dos pasitos
y la liebre uno más uno,
y así pasaron los años
sin que ganara ninguno.

 

4. El gatito tropezó. Poesía para niños sobre el orgullo

¿Qué significa ser orgulloso? ¿Qué es el orgullo? Estas palabras pueden ser un poco complicada de entender para un niño, por eso, acudir a los poemas o los cuentos puede ser muy útil. El poema corto que a continuación te proponemos habla sobre ello. Un gatito orgulloso que prefiere mentir a reconocer que se ha caído porque ha tropezado.

Como ejercicio complementario podemos pedirles a los niños que reflexionen sobre algunas situaciones negativas que por culpa del orgullo han ido a peor. Por ejemplo, cuando por orgullo no pedimos perdón por cosas que hemos hecho mal. ¿Qué más se os ocurre a vosotros?

Jugando por la escalera
sin prestar mucha atención
en el décimo peldaño
el gatito tropezó.
 
Cayó de espaldas rodando
hasta el último escalón,
le dolió más el orgullo
que el golpe que se pegó.
 
¿Pero dónde ibas mirando?,
— su padre le preguntó—
y le contestó el gatito:
iba detrás de un ratón.

 

5. La cucaracha y el saxofonista. Poesía para hablar a los niños de la alegría

Poesías infantiles de animales para los niños

¡Ser alegre! ¡Transmitir felicidad a la gente que te rodea! ¡Contagiar una sonrisa! Los niños tienen la extraordinaria facilidad de llenarnos de la alegría más pura e inocente. Y esto es lo que precisamente transmite este poema protagonizado por una cucaracha bailona. ¡No te lo pierdas!

Lo mejor que podéis hacer después de leer este cuento es retirar los muebles del aula o de tu casa, poner música... ¡y a bailar! Proponle distintos géneros musicales a los niños para que conozcan los distintos tipos de música: jazz, rock n roll, clásica, heavy...

He visto una cucaracha
en el puerto junto al mar,
creo que al saxofonista
ha venido a escuchar.
 
Como todos cada noche
en primera posición,
escucha las melodías
con muchísima atención.
 
Y baila como una loca
creyendo que no la miran,
y baila la cucaracha
luego se queda dormida

 

6. El cangrejo manco. Un poema para ponernos en el lugar del otro

El siguiente poema que te proponemos es muy corto; solo tiene 8 versos, en 2 estrofas, por lo que podemos proponer a los niños que se lo aprendan de memoria. Además, se trata de un poema corto que invita a los pequeños a apiadarse y ponerse en el lugar del pobre cangrejo, que sentiría un gran dolor cuando perdió la pata.

Una pata de cangrejo
en la playa he encontrado
¡Ay, pobrecito animal!
¿Por qué manco habrá quedado?
 
¿Habrá sido un huracán?
¿Por una rama amputado?
¡Ay, pobrecito animal!
¿Por qué manco habrá quedado?

 

7. El gusano estrena casa. Poema la habilidad para adaptarse a los cambios

Poemas cortos para los niños

Las rutinas son muy importantes para los niños, ya que les aportan una gran seguridad. Sin embargo, también debemos enseñar a los pequeños a aceptar que a veces las cosas cambian y que hay que adaptarse a las nuevas situaciones. Sin duda, la flexibilidad es una habilidad que debemos trabajar, incluso muchos adultos.

Además de hablar sobre este tema, este poema trata sobre las oportunidades que se ponen en nuestro camino y que no debemos dejar pasar. ¡No te lo pierdas!

Paseando por el bosque
y oyó hablar a un caracol
que iba diciendo a su hermano.
 
Me quiero mudar de casa
me quiero marchar de aquí
y saliendo de su concha
la dejó tirada allí.
 
El gusano se acercó
y escuadriñó el interior,
si hacía alguna reforma
la dejaría mejor.
 
Arregló unos desperfectos
y tapó algún desconchón,
y en cuestión de pocas horas
su nueva casa estrenó.

 

Si quieres seguir disfrutando de los mejores poemas cortos para niños, permanece muy atento a Guiainfantil.com, ¡porque tenemos un gran repertorio!

Puedes leer más artículos similares a 7 alegres poemas cortos de animales para educar en valores a los niños, en la categoría de Poesías en Guiainfantil.com.