Las deposiciones del bebé recién nacido

Las cacas del bebé: del meconio a las heces del lactante

En las primeras horas del vida, el bebé recién nacido elimina el meconio. El meconio es la materia que se acumula en el intestino del feto durante la gestación, es una sustancia viscosa, espesa, de color verde oscuro casi negro. Está compuesto de células muertas y secreciones del estómago y del hígado.

Frecuencia en las deposiciones del bebé

Las caquitas del bebé

Generalmente la primera deposición meconial del bebé se realiza en las primeras 24 horas de vida. Sin embargo, si el feto elimina meconio dentro del útero intraútero (es decir, el líquido amniótico está teñido de meconio), el bebé puede tener disminución del oxígeno en sangre antes del parto.

En los primeros 2-3 días de vida el bebé irá eliminando todo el meconio de su intestino, y las deposiciones serán de color oscuro o negro. Después de estos 2-3 días las deposiciones comienzan a ser verdosas, más claritas, lo que se denomina 'de transición', durante otros 2-3 días, para posteriormente alcanzar la coloración amarillo clarito de las deposiciones del neonato. 

Durante el primer mes de vida es bastante normal que el bebé haga 6-8 deposiciones al día; suelen ser escasas, una vez por toma, de coloración amarillenta y con grumos, con escaso olor. Si se alimenta el bebé con leche materna puede variar la coloración, la consistencia y el olor en función de la alimentación de la madre. 

Otros recién nacidos hacen sólo una deposición al día, y esto también es normal, será más abundante en éstos casos. Las deposiciones deben ser de consistencia blanda, semilíquidas, esto querrá decir que el estado de hidratación es adecuado.

Si las deposiciones son escasas y duras en los primeros días de vida puede ser un signo de deshidratación, y se debe consultar al pediatra para una valoración clínica y de peso, y valorar si la lactancia materna está adecuadamente instaurada.  

Algunos bebés realizan deposición una vez cada 2-3 días; mientras la deposición sea de consistencia blanda y el bebé no tenga vómitos ni dolor abdominal, y siga comiendo de la misma forma que habitualmente lo más probable es que no tenga significado patológico. También existe la entidad denominada 'falso estreñimiento de la lactancia materna', que supone un período de unas semanas de duración, en que el bebé alimentado con lactancia materna realiza menos deposiciones al día. No se trata de un verdadero estreñimiento, puesto que las deposiciones siguen teniendo consistencia blanda. Es un período fisiológico, normal en el lactante, que no precisa ningún tratamiento médico adicional, como laxantes.  

Las caquitas del bebé en sus primeras semanas de vida

Al introducir la lactancia artificial observaremos que el color, consistencia y olor de las deposiciones cambia. La coloración de las deposiciones de los niños alimentados con lactancia artificial es más parduzca, con un olor más intenso, más parecido al de los niños más mayores, debido a que cambia la flora intestinal. También la consistencia suele ser más pastosa-dura en los niños alimentados con leche artificial

En algunas ocasiones pueden aparecer vetas o hilos de sangre roja en las deposiciones. La razón puede ser la existencia de grietas en la mama de la madre (en el caso de lactancia materna), pero también patología intestinal, o una alergia a las proteínas de leche de vaca. En estos casos se debe consultar al pediatra.  

En el recién nacido es importante vigilar que las deposiciones son normales y adecuadas, ya que son indicativo de un correcto funcionamiento del aparato digestivo, así como una adecuada ingesta. Ante cualquier duda recuerda que siempre debes consultar a tu pediatra. 

Malena Hawkins

Pediatra

Alba Caraballo. Editora de GuiaInfantil.com