Cómo enseñar a los niños a escuchar a los demás

Escuchar a los demás como parte del aprendizaje social del niño

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

Comunicar es saber escuchar. Algo que parece tan simple y en cambio se torna tan complicado. Y esto es aplicable tanto a niños como a adultos. Pero si conseguimos que nuestro hijo aprenda a escuchar desde pequeño, le será mucho más fácil desarrollar esta habilidad de mayor. Te damos algunas pautas que pueden ayudar a que tu hijo aprenda a escuchar a los demás.

Por qué a los niños les cuesta tanto escuchar 

Niño escucha

Escuchar a los demás requiere dos cosas: tiempo e interés. Y los niños son por naturaleza impacientes. Se distraen con facilidad. No es que no quieran escuchar a los demás. Es que si pierden el interés, dejarán de escuchar. Ten en cuenta que los niños muy pequeños no manejan todo el vocabulario con el que hablamos los adultos. Si no entienden lo que escuchan, dejarán de atender.

5 consejos para enseñar a los niños a escuchar a los demás

Tenemos que captar su interés y aprender a comunicarnos con ellos con frases cortas y directas. Los niños de menos de 3 años, no mantienen la atención por mucho tiempo. De ahí que los cuentos que se dirigen a ellos sean cortos y con muchos dibujos. 

1. Utiliza los gestos para captar su atención. Tal vez no entiendan una palabra, pero si la acompañas de algún movimiento o expresión del rostro, seguirá escuchando. 

2. No dejes que tu hijo te interrumpa en medio de una conversación importante. Si estás hablando por teléfono y te reclama insistentemente, explícale que ahora no puede hablar contigo, que tiene que esperar a que termines de hablar tú. Sabrá que la comunicación implica saber esperar y respetar un turno.

3. Evita distracciones. Si hablas con tu hijo mientras ojea un cuento, o con la televisión encendida, o cuando está jugando, lo más seguro es que no te haga caso. Si quieres que te escuche, asegurate que ha oído lo que dices. Añade al terminar un '¿me has entendido?'. O bien, 'a ver, qué te he dicho'. Así te aseguras de que tu hijo ha prestado atención.

4. Mírale a los ojos cuando hables con él. Haz que te mire. Sabrá que le estás diciendo algo importante y seguirá escuchando. 

5. Utiliza juegos que potencian el aprendizaje de la escucha. Por ejemplo, el clásico 'Teléfono escacharrado', en donde hay que escuchar una pregunta y contestarla a la persona siguiente al oído para luego componer entre todos una frase disparatada. También tienes juguetes con sonidos que el niño debe localizar. Para eso, exige que esté concentrado y escuche. 

Según vaya creciendo, tu hijo aguantará más tiempo las explicaciones. Es cuestión de paciencia. Poco a poco irá entendiendo que escuchar es una parte importante de la comunicación.