22 semanas de embarazo

Semana 22 de embarazo. La evolución de tu embarazo y el crecimiento del bebé en la semana 17 de gestación

Si llevas una vida sedentaria y no realizas ningún ejercicio sería recomendable que, al menos, dediques media hora al día a caminar. Fortalecerá tu musculatura y, ahora que tu abdomen crece rápidamente, te ayudará a soportar el peso extra que estás cargando. Además, trae consigo más ventajas: evita la aparición de varices, ayuda a reducir el estrés, recuperarás tu figura con más facilidad después del embarazo y te ayudará a descansar mejor al final de la jornada.

Cambios en el cuerpo de la mujer embarazada

Tu cuerpo en la semana 22 de embarazo

En la semana 22 de embarazo, el útero ya ha llegado a la altura de tu ombligo y ha aumentado bastante de peso. El crecimiento del útero a medida que se desarrolla el bebé provoca que tu abdomen aumente de forma considerable y tu ropa habitual ya no te vale. Son cambios normales, mientras tu peso se encuentre dentro de lo normal, te será más fácil recuperar tu figura poco a poco después del parto. 

El aumento del útero trae consigo una molestia: presiona la vejiga y el recto por lo que se debilita el suelo pélvico, algo que podría provocar que tengas pérdidas de orina. Para prevenirlo se recomienda practicar los ejercicios de Kegel.

Otra de las molestias asociadas al crecimiento del útero a las 22 semanas de embarazo es el cambio en el sistema vascular. Algunas venas se ven comprimidas y aparecen las varices, edemas en los tobillos y sensación de hinchazón. Intenta descansar con las piernas en alto, caminar todos los días y beber mucha agua.

A medida que pasan las semanas tu cuello podría resentirse y sufrir de sobrecarga muscular. Puede pasarte si tienes mucho estrés o sueles cargar con peso. Para aliviar el dolor haz estiramientos con el cuello, inclinando la cabeza hacia abajo y luego mirando hacia arriba, también puedes hacer rotaciones muy despacio.

Desarrolo y evolución del bebé en el embarazo

Tu bebé en la semana 22 de embarazo

Tu bebé ya tiene 20 semanas de vida, mide alrededor de 27 centímetros y al final de esta semana puede llegar a pesar medio kilo. Su cuerpo es a simple vista casi como el de un bebé a término, pero todavía tiene que crecer y terminar de desarrollar ciertos órganos vitales.

Ya puede abrir y cerrar los ojos porque sus párpados ya se han formado. Sus uñas ya cubren las puntas de los dedos y su piel es delgada y rodeada de una sustancia que le protege del líquido llamada vérnix caseoso.

Si estás esperando un niño, has de saber que en la semana veintidós de tu embarazo, ya hay un descenso de los testículos, y si tu bebé es niña, su útero y ovarios se sitúan en su posición final.

Tu bebé realiza constantes movimientos, todavía tiene bastante espacio para ejercitarse, y cuando está despierto mueve los brazos y las piernas, una sensación que ya habrás percibido.

La salud y las emociones durante el embarazo

A casi la mitad de las embarazadas les salen unas manchas oscuras en la cara, denominadas cloasma. Se producen por el aumento de hormonas que estimulan la pigmentación de la piel. Para reducir o prevenir su aparición usa siempre, tanto en verano como invierno, una crema de protección solar.

Es normal también que padezcas los incómodos calambres del embarazo. Si se produce este dolor intenso sobre el músculo de la pantorrilla, estira la extremidad y dirige los dedos de los pies hacia ti.

Otra de las molestias que podrías sufrir en esta semana 22 de embarazo es dolores de cabeza, para prevenirlos intenta estar tranquila y evitar situaciones estresanes. Si ya sufres la cefalea, descansa un rato, incluso en una habitación sin luz y, si te lo ha recetado el médico y el dolor es muy fuerte, puedes tomar un analgésico.

Es común que las embarazadas proyecten sus miedos o inseguridades en sus sueños. Son muchas las mujeres que tienen pesadillas relacionadas con el bebé: malformaciones, que lo dejan abandonado o el momento del parto. Son sueños normales ya que son muchas las emociones que tiene una embarazada.

Dieta y alimentación para la embarazada

Dieta en la semana veintidós de embarazo

Para evitar comer más de la cuenta desde la semana veintidós de gestación y tener al final del embarazo una ganancia excesiva de peso puedes seguir estas recomendaciones:

- Los carbohidratos tienen que constituir la mitad de las calorías diarias. Los encontrarás en verduras de hoja verde, patatas, zanahorias y fruta.
- Las proteínas crean células, hormonas y mantienen los músculos en buen estado. Están presentes en carnes magras, lácteos, huevos, pescados y pollo.
- Grasas: no abuses de ellas pero no las elimines de la dieta, algunas grasas como la Omega3 son fundamentales para el desarrollo neurológico del bebé y están presentes en los pescados.
- Vitaminas: el médico te habrá recetado suplementos para suplir las necesidades de vitaminas, pero es fundamental tomar entre 2 y 4 piezas de fruta al día.

Además, un hábito fundamental durante toda la gestación debe ser ingerir al menos 2 litros de agua al día. Lleva contigo siempre una botellita.

Curiosidades en la semana 22 de embarazo

Si trabajas fuera de casa y tu embarazo es normal, puedes seguir desarrollando tu actividad laboral durante toda la gestación. Sin embargo, te preguntarás qué ocurrirá cuando el bebé nazca y cómo podrás compaginar tu vida profesional y la vida familiar.

El cuidado de los hijos requiere tiempo y dedicación, y la baja maternal dura 16 semanas, por lo que habrás de pensar cómo conciliar. Hay mujeres que piden una excedencia por cuidado de hijos ya que su economía se lo permite, en otros casos solicitan una reducción de jornada.
En caso de que tengas que mantener tu mismo horario, tendrás que ir pensando en buscar una guardería o cuidadora para que atiendan a tu hijo mientras estás fuera de casa.