6 actividades caseras para estimular el lenguaje en bebés de un año

Los padres somos su primer ejemplo lingüístico y harán y dirán todo tal cual lo escuchen de nosotros

Viviana Castro
Viviana Castro Fonoaudióloga

El primer año en la vida de un bebé es una etapa para los padres llena de miedos, desbordes de amor, muchas risas, ansiedades, algún que otro momento de agobio y frustración pero sobre todo de satisfacción de verle crecer sano y precioso. En esta fase el cerebro de nuestro pequeño está madurando y es una esponjita que absorbe cada nuevo aprendizaje y habilidades, entre esas el lenguaje. Si quieres ayudarte en este proceso, echa un vistazo a las actividades caseras que puedes hacer con él para estimular su lenguaje.

6 sencillas maneras de estimular el lenguaje de los bebés desde casa

estimular el lenguaje de los niños

Las habilidades comunicativas de los bebés son un proceso en el cual nuestra ansiedad aparece y surgen preguntas: ¿Cuándo dirá su primera palabra? ¿Por qué no habla? ¿Será que estoy haciendo algo mal y por eso no me habla? ¿Cómo le enseño a hablar? Estas y muchas otras incógnitas salen a flote cuando ha cumplido un año y aún no ha dicho sus primeras palabras. Por ello es normal que actualmente los papitos busquen con mayor facilidad la estimulación temprana para favorecer esta habilidad que tanto nos gusta y nos llena de miedos.

En esta edad nuestro pequeño está pasando por una etapa pre-lingüística, lo que quiere decir que él comprende todo y se comunica contigo por medio del llanto, el balbuceo, el hecho de señalar cosas... Ya que aún no sabe bien cómo hablar, debemos tener presente que en este año su acercamiento al lenguaje se suele producir, en la mayoría de los casos, a través de su madre.

Hay muchas maneras de estimular a ese pequeñito. Recuerda que aunque apenas tiene un año, él entiende todo. No minimices sus capacidades pensando que 'es muy pequeño y no entiende mucho'. Pon en práctica  estas herramientas maravillosas para que inicies este proceso con tu retoño:

1. Háblale mucho
Si bien tu pequeño aún no comprende cada significado de tus palabras, si logra entender tu intencionalidad y le encantará escuchar tu voz, el tono que utilizas, el volumen, la energía que le transmites. Por eso aprovecha cada momento para hablarle porque de esta manera su cerebro reconocerá el sonido de las palabras para luego hallar la manera de emitirlo.

2. Balbucea con tu pequeño
Balbucear es el primer paso para producir una palabra. Con este ejercicio se está preparando cada órgano fono articulador para emitir correctamente el sonido, por ello que te escuche balbucear e imitar sus sonidos será de gran ayuda.

3. Canta con él
Deja la vergüenza y canta con tu pequeño. En esta edad aprenden todo de forma sonora y rítmica, por esto cantar es una herramienta increíble. Aquí vale inventarse canciones, ya sea para motivarle a comer o disfrutar el ritual del baño. Cada momento es una oportunidad que no puedes dejar pasar.

4. Léele cuentos
Aunque aún no va a debatir contigo el cuento que hayan elegido, leer aumentará su vocabulario y ese momento de cercanía le permitirá ver tu rostro y concentrarse en tu boca para así tratar de imitar tus movimientos y lograr emitir un sonido o palabra. Leer favorece a su imaginación, su creatividad, su lenguaje, su concentración… Tiene múltiples beneficios, así que aprovéchalo.

5. Háblale como si fuese un adulto
Está muy bien consentirlos y mimarlo, pero pronuncia adecuadamente cada palabra para que al imitarla lo haga correctamente, de lo contrario cuando empiece hablar será habitual escuchar 'tama' por decir 'cama' o 'tila' en lugar de 'silla'. Recuerda que en nuestro idioma muchos sonidos se parecen y nuestro hijo todavía no logra diferenciarlos, por lo que casi todos le suenan igual.

6. Motívale a aprender y explorar
Fomentar su curiosidad le permite no solo aprender algo nuevo sino también estimular su desarrollo motor, cognitivo, sensorial, social y del lenguaje. Por lo que al explorar y descubrir algo, háblale sobre ello muéstrate curioso tú también, llénate de preguntas y dale las respuestas, como si fuese la primera vez que descubrieras el mundo que te rodea. Al escucharte igual de entusiasmado pondrá más atención a tus palabras y tratará de aprender y vocalizar algunas.

Lo que no deben hacer los padres cuando intentan estimular el lenguaje del bebé

el lenguaje de los bebés

Como puedes ver, estimular el lenguaje de tu pequeño no requiere un juguete costoso ni una habitación sensorial, solo requiere de tu participación y de tu niño interior. Sé paciente y mucho. Yo sé que esas ganas de escucharlo decir algo son inmensas, pero también un poco abrumadoras pues al estar en constante alerta tu pequeño se sentirá incómodo y no querrá participar ni balbucear nada ante tu actitud.

- Es importante que le des su tiempo y espacio, y que no le facilites mucho las cosas, es decir, traerle mil juguetes a la habitación para saber qué quiere en vez de preguntarle; o dejarle señalar todo el tiempo en lugar de crearle un poco esa necesidad de hablar.

- Recuerda que si bien no queremos que nuestros hijos sufran, es importante que aprendan y en el proceso habrá uno que otro traspiés, pero no por ello serán una huella imborrable en su memoria.

- Seamos conscientes de que para hablar se necesita un canal y un estímulo para ello.

[Leer más: Errores de los padres cuando el niño empieza a hablar]

- Déjalo que se exprese, aunque se exprese mal. Si cuando te quiera pedir un 'helado', te dice 'emita keo lao' no te rías ni te estreses.

- ¡Dale libertad de intentarlo! Poco a poco lo va a corregir, ya que tendrá un apoyo y una guía constante. TÚ.

- Nosotros somos su primer ejemplo lingüístico y harán y dirán todo tal cual lo escuchan.

Estoy convencida de que con estos consejos te será un poco más fácil identificar cómo estimular a tu pequeñito de forma adecuada y divertida.

Puedes leer más artículos similares a 6 actividades caseras para estimular el lenguaje en bebés de un año, en la categoría de Lenguaje verbal en Guiainfantil.com.