Estimula el lenguaje de tus hijos a través de tu mundo y tus palabras

Jugar, leer cuentos o ver una película son excelentes oportunidades para que los niños adquieran nuevo vocabulario

Juana Toriggia

El lenguaje en los niños es una habilidad que se da de manera natural a través de la interacción con otros. Cuando hablamos de naturalidad y de interacción nos referimos a que la adquisición del lenguaje se da de manera 'incidental' en los niños. De manera inconsciente, se van apropiando de la lengua materna en las interacciones cotidianas y todo este proceso se realiza sin darse cuenta.

Los niños se van nutriendo del lenguaje que es ofrecido por el entorno a través de momentos compartidos en diferentes contextos y con diferentes personas. Esta nutrición implica acompañar estos momentos con palabras, miradas, gestos, sonidos. Y es que tú puedes estimular el lenguaje de los niños a través de tu mundo y tus palabras.

Qué aprenden los niños a través de las palabras de sus padres

estimular en lenguaje de tus hijos

En los primeros años de vida el cerebro de los niños cuenta con una gran plasticidad que les permite procesar de manera simultánea el contacto físico (información propioceptiva, postural y afectiva brindada  por sus padres y cuidadores), la información visual (gestos, miradas y sonrisas que le ofrece el adulto) y la información verbal (palabras y frases con un característico tono y melodía que modificamos inconscientemente para que el bebé pueda captar fácilmente nuestra atención  y comprendernos).

El cerebro en desarrollo es tan perfecto que ya que está preparado biológicamente para recibir esta nutrición y apropiarse de ella para desarrollar la comunicación y el lenguaje. Así, paulatinamente los niños irán comprendiendo conceptos, incorporando vocabulario, procesando estructuras sintácticas y apropiándose las reglas de su lengua materna.

Este proceso parece invisible, pero no lo es. Va ocurriendo mientras tú amorosamente le vas enseñando el mundo a través de tus palabras; mientras vas aprovechando los momentos cotidianos y le vas agregando lenguaje en la hora de comer, la hora de bañarse, la hora de acostarse o el momento de lectura de cuentos.

Estas rutinas cotidianas brindan oportunidades para el aprendizaje repetitivo de una manera incidental. Y así sin darnos cuenta nuestros niños consiguen muchas cosas.

- Comprenden como está organizado su mundo y anticipan lo que va a ocurrir. Conocer el orden de las actividades que irán realizando durante el día, por ejemplo, saber que al levantarse deben vestirse, lavarse los dientes, asearse y desayunar.

- Aprenden el significado de las palabras. Comprender el concepto de las palabras implica poder relacionarlo en diferentes contextos lingüísticos. Ejemplo: palabra silla puede referirse a la silla de comer, silla de juguete, silla de madera, silla roja...

- Comprenden y utilizan estructuras sintácticas al conversar sobre lo que están haciendo. Algunos frases son: 'Nos ponemos las zapatillas', 'Ponemos 3 huevos y una taza de harina', 'Jugamos a la pelota'. También cuando comentan lo que van a hacer: 'Vamos a comer', 'Vamos a dormir', 'Vamos a bañarse'.

- Aprenden los roles sociales. Este aspecto está relacionado con el aspecto pragmático del lenguaje (uso social del lenguaje). Tiene que ver con poder iniciar y responder una conversación o aprender a hacer pedidos ('quiero una manzana', 'dame la pelota), aprender a hacer preguntas ('¿dónde está papá?', '¿qué es esto?') o aprender a hacer comentarios ('el agua está caliente', 'Está rico el pollo').

- Desarrollan independencia y participación activa. A medida que el niño va aprendiendo las rutinas, va logrando independencia durante la actividad.

Situaciones diarias para que los niños aprendan más vocabulario

Situaciones para que los niños aprendan más vocabulario

Si el niño/a no está motivado es muy difícil que progrese, ya que no manifestará ningún interés o no prestará atención alguna, explican desde el informe 'Estimulación del lenguaje oral en la educación infantil', realizado por el Departamento de Educación. Universidades e Investigación del Gobierno Vasco.

El juego es una oportunidad genial para incorporar nuevas palabras y frases en el vocabulario de los niños, pero no es la única oportunidad que se nos presente a los padres a lo largo del día. ¡Toma nota de estas situaciones excelentes para nutrir el lenguaje de nuestros retoños!

- Lectura de cuentos
Los libros ofrecen innumerables oportunidades para aprender nuevas palabras, comprender e imaginar. También nos ofrecen la posibilidad de conversar sobre ellos mientras los leemos juntos, haciendo el momento de lectura un momento para compartir e interactuar. Además, la lectura de libros aumenta la capacidad de atención y concentración.

- Cantando canciones
Los niños adquieren habilidades pre verbales de manera natural a través de la música, al escuchar, prestar atención y concentrarse, lo cual lo lleva a prever la siguiente actividad y a seguir instrucciones. Aprenden turnos, imitación de acciones y sonidos y, paulatinamente, van imitando palabras y frases durante las canciones. ¡Podemos integrar la música a lo largo del día con nuestro hijo en cada rutina cotidiana!

- Pintar juntos
Esta actividad puede ser una forma de comunicarnos con nuestros hijos en un ambiente relajado y sin exigencias. La comunicación no verbal que se establece a compartir elementos, explorar materiales y trabajar juntos conduce naturalmente a la comunicación verbal: ir nombrando colores o elementos (pincel, tempera, acuarela, bastidor, papel, lápiz).

- Viendo una película abrazados
Ver una película juntos además de ser un momento especial de conexión ofrece la oportunidad de ir conversando mientras la vamos viendo y luego narrar lo que vimos, hablar sobre los personajes, expresar las emociones que nos desencadenó determinada escena, expresar nuestro agrado o desagrado de la misma...

[Leer más: 27 películas familiares de Netflix para educar en valores]

- Haciendo tareas del hogar
Poner la mesa, preparar la comida, hornear una torta, sacar la ropa del lavaropas, ir de compras, arreglar el jardín, lavar el auto, tender las camas, prender y apagar las luces, bajar y subir las escaleras... Cualquiera de estas actividades son una excelente oportunidad para incorporar lenguaje acompañado de una grata e inolvidable experiencia compartida.

Puedes leer más artículos similares a Estimula el lenguaje de tus hijos a través de tu mundo y tus palabras, en la categoría de Lenguaje verbal en Guiainfantil.com.