Causas del acoso escolar

Las causas del bullying residen en los modelos educativos de los niños

Guiainfantil.com

En su artículo titulado Bullying: un miedo de muerte, la psicóloga y periodista Henar L. Senovilla afirma que las causas que pueden hacer aparecer el acoso escolar son incalculables. El bullying en el colegio tiene muchas formas de manifestarse y ocasiona perjuicios ilimitados.

En general, las causas o factores que provocan el acoso en los centros educativos suelen ser personales, familiares y escolares. En lo personal, hay ocasiones en las que el acosador se ve superior, bien porque cuenta con el apoyo de otros atacantes, o porque el acosado es alguien con muy poca capacidad de responder a las agresiones. En la mayoría de las ocasiones, el acosador lo que quiere es ver que el acosado lo está pasando mal.

Te contamos cuáles son las principales causas de acoso escolar.

Desencadenantes del bullying en el colegio

Cuáles son las causas del acoso escolar

El bullying puede darse en cualquier tipo de colegio, público o privado, pero según algunos expertos, cuanto más grande es el centro escolar más riesgo existe de que haya acoso escolar. A esta característica, hay que añadir la falta de control físico y de vigilancia en los centros educativos. Sería recomendable que en los pasillos hubiera siempre alguien, profesores o cuidadores, para atender e inspeccionar a los alumnos. Esto ayuda a la detección temprana del bullying.

Aparte de eso, el tratamiento que se da a los alumnos es muy importante. La falta de respeto, la humillación, las amenazas o la exclusión entre el personal docente y los alumnos llevan a un clima de violencia y a situaciones de agresión. El colegio no debe limitarse solo a enseñar, pero debe funcionar como generador de comportamientos sociales.

No podemos olvidar que la educación en valores es una de las claves para acabar con el acoso escolar. De ahí, la importancia de que tanto los padres como los profesores (y el resto del equipo escolar) se involucren en la detección de los casos de acoso escolar, así como en el apoyo a las víctimas.

Más causas del acoso escolar que los niños pueden sufrir

Niña acosada en el colegio

En el terreno familiar, el origen de la violencia en los chavales puede residir en la ausencia de un padre o en la presencia de un padre violento. Esa situación puede generar un comportamiento agresivo en los niños y llevarles a la violencia cuando son adolescentes. Además de eso, las tensiones matrimoniales, la situación socioeconómica o la mala organización en el hogar, también pueden contribuir a que los niños tengan una conducta agresiva.

En resumen, las causas del bullying pueden residir en los modelos educativos que son un referente para los niños, en la ausencia de valores, de límites y de reglas de convivencia; en recibir castigos a través de la violencia o la intimidación y en aprender a resolver los problemas y las dificultades con la violencia.

En cualquier caso, es importante estudiar el caso de que cada niño en concreto para comprender qué hay detrás de esa agresividad hacia algunos de sus compañeros. Dar apoyo desde la empatía es importante para acabar con las situaciones de acoso escolar.

Cuando un niño está expuesto constantemente a esas situaciones, acaba por registrar automáticamente todo en su memoria, pasando a exteriorizarlo cuando lo vea oportuno. Para el niño que practica el bullying, la violencia es solo un instrumento de intimidación. Para él, su actuación es correcta y, por lo tanto, no se autocondena, lo que no quiere decir que no sufra por ello.

Señales de que nuestro hijo está sufriendo bullying

Señales de bullying en los niños

Hablamos de bullying cuando hay golpes o empujones, pero también ante los apodos, las amenazas verbales, las burlas o la exclusión. Todo ello puede acabar afectando a la víctima tanto física como emocionalmente. Sin embargo, también es importante ponerse en el lugar del agresor para descubrir el por qué de esa actitud agresiva.

A todos los padres nos preocupa que nuestro hijo o hija pueda estar siendo víctima de bullying. La observación y la comunicación son dos de las claves para lograr darnos cuenta cuanto antes de que algo está ocurriendo en el entorno de nuestro hijo. Incluso, aunque nuestro pequeño no esté siendo la víctima, sino un testigo de agresiones hacia otro compañero, es importante que hablemos sobre el acoso, ya que podríamos ayudar a otro niño a salir de esta situación.

Cada niño tiene una forma diferente de expresarse, por lo que es importante que estemos atentos para advertir lo más rápido posible los cambios de conducta de nuestro hijo. Algunas de las pistas que nos podrían señalar que nuestro hijo o hija está sufriendo bullying son:

- No quiere ir a la escuela y pone excusas para quedarse en casa.

- Tiene menos interés por las actividades o tareas que antes le gustaban.

- Ha cambiado su humor: ahora está más serio, más triste, más apático, más cabizbajo...

- Hace comentarios (que antes no hacía) en los que expresa una gran preocupación, violencia, inseguridad...

- Siente estrés o ansiedad.

- Duerme peor por las noches o tiene pesadillas. Sufre falta de apetito o come de forma compulsiva.

- Heridas, rasguños, moratones... Señales físicas a las que debemos estar atentos también.

- Cambios en el rendimiento escolar, ya que le cuesta concentrarse o ya no tiene interés por estudiar.

Ante la identificación de algunas de las anteriores señales, lo mejor que podemos hacer es sentarnos a hablar con nuestro hijo para que sepa que tiene nuestro apoyo y que puede contarnos cómo se siente y qué le ocurre. También es muy importante ponerse en contacto con el centro educativo para establecer cuál es la mejor forma de actuar. Lo importante, sobre todo, es que el niño sienta que no está solo.

Qué podemos hacer los padres ante el acoso o bullying

Ayudar a los niños acosados

Los padres tienen una tarea primordial a la hora de acabar con el acoso, igual que la tienen los profesores. Para saber qué podemos hacer los padres contra el bullying, acudimos a la guía 'Comprender el papel de los padres y proveedores de cuidado en los esfuerzos de prevención del acoso escolar en toda la comunidad' de StopBullying (Departamento de Salud y Servicio Humanos del gobierno de Estados Unidos).

1. Hablar sobre acoso escolar con nuestros hijos
Es importante que, desde que son muy pequeños, les hablemos sobre qué es el acoso escolar y sobre cómo deben actuar en caso de ser víctimas o testigos de un caso de bullying.

2. Trabajar con los niños sus conductas agresivas
No podemos pasar por alto si nuestro hijo tiene una conducta agresiva, ya que puede acabar desembocando en acoso escolar. Por ello, es importante trabajar y acabar con estos comportamientos violentos desde las primeras ocasiones en las que aparezcan.

3. Promover la confianza en casa
Si conseguimos que nuestros hijos confíen en nosotros, estarán más abiertos a contarnos cuando tengan un problema. Cuando un niño siente amor, tendrá mejor autoestima y se sentirá más querido, lo que le alejará del acoso escolar (tanto en lo que se refiere al agresor como a la víctima). Por otro lado, es importante que los niños que son víctimas de acoso no sientan que son culpables por la situación que están viviendo.

4. Enseñar a los niños a tratar a la gente con amabilidad
Es importante que los niños aprendan a ser respetuosos con las personas que les rodean, pero también amables y empáticos. Para ello, lo mejor es convertirnos en modelo que ejemplifique este comportamiento.

5. Alentar a los niños a que denuncien el bullying
Debemos enseñarles a los niños que, tanto si son víctimas como si son testigos de un caso de acoso escolar, es importante que se lo cuenten a alguien. Puede ser a algún familiar, profesor, alumno mayor con el que tengan confianza...

6. Mantener una buena comunicación con el colegio
Cuando la comunicación entre los padres y los profesores es fluida, es más sencillo actuar de una manera coordinada contra el acoso escolar.

7. El ciberbullying es una realidad
El conocido como ciberbullying o ciberacoso supone el uso de las nuevas tecnologías e Internet para ejercer acoso o construir una relación de superioridad entre los compañeros de colegio. Esto supone que el bullying que antes solo se vivía en las aulas, ahora llegue hasta casa a través del móvil, por lo que los padres debemos estar atentos también a ello.

Puedes leer más artículos similares a Causas del acoso escolar, en la categoría de Bullying en Guiainfantil.com.