Sara, la coja. Cuento infantil para concienciar sobre el acoso escolar

Un sensible cuento para niños sobre los niños sirios

Azucena Zarzuela
Azucena Zarzuela Periodista y escritora de cuentos

La falta de empatía en muchos niños provoca el acoso escolar en los colegios, sobre todo si el objetivo es un niño aparentemente débil. 

Sara era un niña coja, tenía todo lo necesario para que se metieran con ella, pero todo cambió el día que decidió celebrar su cumpleaños y dar un regalo a todos los niños de la fiesta: su triste historia y la de su familia en Siria.

Este un cuento infantil para concienciar sobre el acoso escolar y la importancia de empatizar con los demás. 

Sensible cuento infantil para concienciar sobre el acoso escolar a los niños

Cuento infantil para concienciar sobre el acoso infantil

Sara era coja de nacimiento. Hacía un año que había llegado al pueblo para vivir con su nueva familia. Ella estaba muy contenta y muy feliz, aunque algunas noches tenía pesadillas, pero nada que su nueva mamá no pudiera solucionar con sus abrazos y nanas.

Sin embargo, en el colegio los niños le habían vacío o se metían con ella. Nunca la llamaban por su nombre, sino que utilizaban su discapacidad para insultarla. Incluso, le coreaban una canción titulada ‘La Coja’. Sara procuraba no hacerles caso y disfrutaba del patio leyendo y aprendiendo cosas de otras culturas.

Los nuevos padres de Sara se habían planteado operarla para eliminar la cojera  con el fin de que no tuviera que aguantar las burlas de los demás. Pero Sara se negaba. Estaba muy orgullosa del balanceo que su cuerpo tenía cuando andaba. Para ella ser coja era importante.

En una semana Sara celebraría su cumpleaños. Eran pocos los niños que iban a acudir a su fiesta y no porque ellos quisieran, sino porque sus padres les obligaban por su amistad con la familia de Sara.

Cuando llegó el día había caras tristes, excepto la de Sara. Tras disfrutar de los payasos, de la merienda y de la tarta llegaron los regalos. Sara quiso adelantarse y pidió permiso para hacer ella un regalo a todos los niños que habían asistido a su cumpleaños antes de abrir ella sus paquetes. Sus nuevos padres, extrañados, la animaron a continuar.

Fue entonces cuando Sara quiso regalar a los niños su historia. Comenzó contando que antes vivían en un bonito país llamado Siria. Que tenía muchos amigos y siempre estaban jugando en la calle. Recordó el nombre de todos éstos y el de sus numerosos hermanos. Les explicó lo feliz que era allí. Pero un día empezaron a estallar bombas y todos se prepararon para dejar sus casas en busca de una tierra en paz y que les acogiera. Como ella era coja, un camión de la Cruz Roja la recogió un viernes por la tarde para que no tuviera que andar tanto. Su familia y vecinos la seguirían en la mañana siguiente. Sin embargo, nuevas bombas cayeron esa noche en el barrio y Sara nunca más supo de ellos.

Sara sabía que su cojera le había salvado la vida y con cada balanceo de su cuerpo recordaba a sus hermanos y viejos amigos, así como todo lo que suponía su antigua tierra. Ser coja para ella siempre sería importante.

Desde ese día ningún niño volvió a llamarla coja ni a hacerle vacío. Todos se disculparon con ella y aprendieron que ser diferente no sólo no es malo sino que puede enriquecernos a todos.

Ejercicios de comprensión lectora

Descubre si tu hijo ha entendido el texto con estas sencillas preguntas de comprensión lectora. 

  • ¿Por qué Sara era coja?
  • ¿Qué problema tenía en el colegio?
  • ¿Ella estaba acomplejada por ser coja?
  • ¿Qué regalo quiso hacer a los niños en el día de su cumpleaños?
  • ¿Cuál era la historia de Sara?