La armónica - Cuento corto para enseñar a los niños a ser responsables

Cuentos infantiles con valores para fomentar la responsabilidad y el compromiso entre tus hijos

Los cuentos infantiles son un recurso educativo fenomenal para transmitir valores a los niños. En esta ocasión, a través del cuento corto 'La armónica' enseñamos a los niños a ser responsables y a cumplir con sus compromisos. Además de ofrecerte algunos consejos para fomentar la responsabilidad entre los más pequeños, te proponemos preguntas de comprensión lectora para que tus hijos trabajen esta habilidad.

Cuento corto para niños sobre la responsabilidad - La armónica

Cuento corto para niños responsables de La armónica

Adelina y Pablo jugaban al escondite en la casa que había pertenecido a sus tatarabuelos. Era una casa antigua situada al lado del mar, con mucho encanto. En el piso superior había un balcón que, como la proa de un barco, se alzaba majestuoso sobre las olas, y eso les encantaba.

A Pablo le costó trabajo esconderse en el interior del armario porque era más alto que un pino. Cuando sus ojos se acostumbraron a la noche vio que había una caja medio tapada por un pañuelo grande. La tomó en sus manos y sopló, instintivamente, para quitar el polvo que tenía en la superficie. Era muy bonita, de madera tallada, pequeña y alargada. Llevado por su curiosidad la abrió en un periquete y descubrió, boquiabierto, que contenía una armónica. Se le pusieron los ojos como platos cuando sacó el instrumento musical.

La armónica tenía a cada lado una placa con incrustaciones plateadas; era brillante y suave, con una doble fila de agujeros. Se fijó en que tenía la letra H grabada por la parte de atrás. Sopló el instrumento y le dio un vuelco el corazón cuando oyó cómo sonó:

- Tururururiiiiiiii tururururiiiiiiiiiii, tururururiiiiiiiiiii

Salió de su escondite, acelerado, para enseñar a su hermana el descubrimiento que había hecho.

- ¿De quién será? - dijo la hermana pequeña.

Los dos se comían el instrumento con la mirada.

- ¡Trae! - dijo la niña de repente en un impulso.

Cuando Adelina fue a agarrar el instrumento cayó un papel al suelo desde el interior de la caja.

- ¡Mira, Adelina! ¡Parece una nota! - dijo el niño mientras desdoblaba cuidadosamente el papel. Se quebró un poco por los dos dobleces centrales. Al extenderlo completamente le llegó un olor que no supo describir. Estaba escrito a mano con una bonita letra de caligrafía. Pablo leyó en voz alta:

- Honorio (1890).

El silencio se adueñó de la habitación por unos segundos. Se podía escuchar el vuelo de una mosca.

- Honorio... mmm... - dijo Pablo pensativo segundos después.

Los dos niños fueron corriendo como gacelas en busca de sus padres. Pablo entregó la caja con la armónica a su madre. Seguidamente entregó la nota a su padre.

- ¡Esta armónica parece muy antigua! - exclamó su madre con seguridad acariciando con los dedos el instrumento musical.

- ¡Carambola! - dijo su padre después de leer la nota en voz alta. No recuerdo ningún Honorio en la familia, y ¡qué bonita caligrafía!

- Puesto que tú la has encontrado, tuya es - dijeron al unísono los dos progenitores mirando a su hijo mayor.

A Pablo se le iluminaron los ojos. Se empezó a mover nervioso de un lado a otro de la habitación como un rabo de lagartija.

- Pero es una gran responsabilidad - dijo su padre - debes cuidarla muy bien.

Pablo se quedó callado unos segundos mirando por la ventana.

- Aprenderé a tocar la armónica y me comprometo a cuidar de ella - dijo.

Su padre entregó el instrumento musical a su hijo, y el niño lo tomó en sus manos con delicadeza.

- ¿Me la dejarás alguna vez? - preguntó Adelina haciendo un mohín.

- ¡Claro! Aprenderás a tocarla conmigo - le contestó su hermano contento.

Y así fue como el hallazgo de la armónica de un tal Honorio, escondida durante muchos años en un armario, hizo que dos niños quisieran aprender a tocar entusiasmados ese instrumento.

Actividades de comprensión lectora sobre el cuento infantil

Comprensión lectora del cuento infantil de La armónica

La lectura de cuentos cortos en familia nos ofrece un gran abanico de posibilidades: pasar tiempo de calidad todos juntos, fomentar el amor por los libros, practicar la lectoescritura y otros conocimientos adquiridos en la escuela... ¿Por qué no aprovechamos para hacer su habilidad de comprensión lectora? Te proponemos algunas actividades con las que, además, los niños trabajarán la ortografía y ampliarán su vocabulario.

1. Preguntas de comprensión lectora
En primer lugar, te proponemos algunas cuestiones con las que tus hijos podrán trabajar su comprensión lectora. Para entender lo que leemos, no solo necesitamos comprender el significado de cada una de las palabras, sino que también debemos ser capaces de entender el mensaje entre líneas.

¿Cómo se llaman los niños protagonistas de este cuento?
¿Qué encuentran los niños en una caja?
¿Cómo se llamaba el propietario original de este instrumento musical?
¿A qué se compromete el niño?

2. Explica las siguientes expresiones
Para incentivar que los niños aprendan expresiones y vocabulario, te proponemos algunas frases o palabras que aparecen en el este cuento sobre la responsabilidad y que puede que tus niños no conozcan.

Tener los ojos como platos
Tener una letra grabada
Comerse el instrumento con la mirada
Se podía oír el vuelo de una mosca
Carambola

3. ¿Cómo suena una armónica?
Este cuento corto descubre a los niños un instrumento musical que es posible que aún no conozcan: la armónica. Es una oportunidad genial para escuchar música interpretada por este instrumento para saber cuál es su timbre y, por qué no, hacernos con una armónica y aprender a tocar algunas melodías sencillas. ¡Saciemos la curiosidad de los niños!

4. Haz un dibujo del cuento
Y, por último, ¿por qué no propones a tus niños hacer un dibujo sobre el cuento?

Consejos para enseñar a los niños a ser responsables

Enseñar a los niños a ser responsables

A partir de la lectura de este cuento corto podemos aprovechar para hacer reflexionar a los niños sobre uno de los valores más importantes que debemos trabajar en la infancia: la responsabilidad y el compromiso. El niño protagonista de este relato, se compromete a cuidar de la armónica de Honorio que acaba de encontrarse en una caja de casa de sus tatarabuelos.

A continuación, te proponemos algunos consejos sencillos para enseñar a los niños a ser responsables a partir de la lectura del cuento infantil.

- Preguntas para reflexionar a partir del cuento
Después de leer el cuento, haz algunas de las siguientes preguntas a tus hijos para hacerles reflexionar y escuchar su opinión sobre el valor de la responsabilidad: ¿Qué significa que Pablo se comprometa a cuidar de la armónica? ¿Qué significa ser responsables? ¿Qué crees que va a hacer Pablo y qué no va a hacer con la armónica? ¿Crees que tú eres responsable? ¿Qué situación recuerdas en la que hayas sido responsable? ¿Y en cuál no?

- Si quieres que tu hijo sea responsable, ofrécele tu ejemplo
Igual que ocurre con otros valores, la responsabilidad y el compromiso también se aprende a través del ejemplo. Deja que tu hijo o hija vea que tú también te comprometes con ciertos proyectos, actividades...

- Enseña a los niños a planificarse
En ocasiones, por las prisas o la falta de anticipación, los niños no pueden cumplir con sus compromisos y tareas. Por ello, es muy importante que enseñemos a los más pequeños a planificarse.

- Valida las emociones de tus hijos
Enseña a tu hijo o hija a aceptar sus propias emociones y a validar las emociones de los demás. Esto les enseñará a tener responsabilidad afectiva con la gente que les rodea.

Otros cuentos infantiles con valores

Puedes leer más artículos similares a La armónica - Cuento corto para enseñar a los niños a ser responsables, en la categoría de Cuentos infantiles en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: