Lucía y súper Joel. Cuento para hermanos mayores de bebé prematuros

Un preciso relato para que los padres les explican a sus hijos por qué su hermano ha nacido antes de tiempo

Davinia Prieto
Davinia Prieto Madre de tres hijos

Cuando un niño espera con ilusión la llegada de su hermanito, pocas cosas pueden quitarle esa alegría. Sueña con su futuro compañero de aventuras salga de la tripa de mamá para besarle, tocarle y cuidarle, por eso cuando surge algún contratiempo, ¡puede ser difícil de explicárselo! Davinia, mamá de Joel, un niño prematuro, ha escrito este precioso cuento para que su hija Lucía en su día y otros niños que se vayan a convertir en hermanos mayores pronto entiendan qué son los bebés prematuros y por qué hay que esperar para cogerlo en brazos.

Lucía, hermana mayor de un superhéroe prematuro

hermano de bebé prematuro

Lucía estaba feliz. Sus papás le habían anunciado que tendría un hermanito, y eso quería decir que se convertiría en hermana mayor. Siempre había fantaseado con la idea de tener un bebé en casa, cuidarlo, darle el biberón e imaginarse a mamá con toda su tripota.

Pasaban las semanas, la barriga de mamá crecía y Lucía siempre estaba enganchada a ella, dándole besitos, hablándole y explicándole todas las aventuras que tenía preparadas para cuando él viniese del 'mundo de los bebés' al suyo propio.

Un día, su mamá empezó a sentirse mal, y papá la llevó al médico. La tuvieron que ingresar en el hospital, tenía que estar en observación: por lo visto su hermanito quería venir ya del mundo de los bebés, pero era muy pronto para que eso sucediera. Lucía no entendía muy bien qué pasaba, preguntaba todo el rato cuando volvería su mamá del hospital con su hermanito. Solo le decían que tendría que esperar unos días, que aún era muy pronto para que eso pasara.

Las semanas iban pasando y la respuesta a su pregunta siempre era la misma: que debía esperar un poquito más. Seguía sin entender qué ocurría, por qué mamá estaba en un hospital con su hermanito en la barriga, papá dormía allí todas las noches y ella estaba en casa con los abuelos. '¡Qué raro es todo esto de esperar la llegada de un hermanito del mundo de los bebés!', se preguntaba.

Una mañana, una llamada de papá la volvió loca de contenta. ¡Por fin su hermanito ya estaba aquí! Pero había un problema: papá le explicó que había llegado antes de tiempo y que no podía conocerlo hasta que los médicos dieran el permiso, ya que se encontraba en una cuna de cristal que ayudaba a mantenerse calentito y una máquina lo ayudaba a respirar esos primeros días.

Al principio se puso muy triste, pero después de volver a hablar con papá y que le explicará de nuevo el motivo por el cual no podía conocerlo, ¡lo entendió todo! Supo que había nacido un héroe, tenía un héroe como hermano y se llamaba Joel, aunque ella desde ese momento lo llamaría 'súper Joel'.

Pasados unos días, por fin llegó el gran momento de conocerlo, ¡qué nervios! Esa mañana Lucía se levantó sin que nadie la avisara. Cogió del armario su vestido y sus zapatos preferidos porque la ocasión bien lo merecía. Se peinó su melena y esperó ansiosa en el sofá a que papá y mamá acabaran de arreglarse.

El trayecto de casa al hospital se le hizo muy largo. Estaba nerviosa y emocionada a partes iguales, no paraba de imaginarse cómo sería su hermanito y a quién se parecería. Sentada en el coche y con una sonrisa dibujada en la cara, miraba por la ventana el paisaje y los coches pasar, deseando ver por fin, la fachada del hospital.

Cuando Lucía por fin llegó con sus papás, la esperaba una enfermera que la llevaría a una sala donde había más hermanos mayores como ella. Ahí a todos ellos les explicarían el funcionamiento de esa especie de casita de cristal, llamada incubadora, donde se encontraban todos sus hermanitos.

Lucía estaba expectante a todo lo que le explicaban y miraba todo con curiosidad. El tubito de la nariz que les ayudaba a respirar, esa especie de pegatinas que tenía en el pecho con las que sabían cómo iba su corazón o esa lucecita roja del pie que era para controlar el oxígeno en sangre. Aunque todo le sonaba raro, sabía que todo eso ayudaba a su hermanito Joel a estar bien.

historia de bebés prematuros

Después de que le enseñaran todo, se la llevaron por un pasillo largo, donde al final se podía leer el cartel de –Ucin-. Al entrar, todos se lavaron bien las manos y se pusieron gel desinfectante. Papá y mamá la agarraron cada uno de una mano y juntos entraron en el box donde estaba él.

Al entrar se fue hacía la incubadora y se puso de puntillas para poder ver quién había dentro y cuando lo vio, con una sonrisa de oreja a oreja pudo decir por fin: '¡Ahí está mi hermanito, súper Joel!'.

Lucía le preguntaba todo el rato a la enfermera si podía tocarlo, no se creía que ya era hermana mayor, que por fin tenía al compañero de juegos que tanto deseó. Lo miraba y no le asustaba verlo con tanto cable, porque antes ya le habían explicado para que servían, incluso le decía a la enfermera que ella sabía para que era el tubo que le pasaba por la nariz.

Cuando le abrieron las ventanitas para que pudiera meter sus manos y tocarlo, Lucía se presentó oficialmente como hermana mayor. Le empezó a explicar las mil y una aventuras que tenía preparadas para cuando él saliera de su casita de cristal y se pudiera ir a casa con ellos. Sabía que, a partir de ese momento, empezaba una nueva etapa para ambos, de aprendizaje mutuo, de confidencias y de muchas risas.

Lucía le prometió a su pequeño héroe que se convertiría en su mejor compañera de juegos y que a partir de ese momento la tendría a su lado para siempre y no le soltaría la mano jamás.

Actividades de comprensión lectora para niños sobre este cuento de hermanos y bebés prematuros

actividades de comprensión lectora

¡Qué bonita y qué linda es la historia de Lucía! ¿Te ha gustado tanto como a nosotros? ¿Y a tu hijo/a? Es el momento de descubrirlo y, por supuesto, de saber si ha entendido bien este relato. Para ello te proponemos una serie de actividades de comprensión lectora. ¡Os lo pasaréis genial!

1. Preguntas sobre el cuento
- ¿Cómo se llama la protagonista de esta historia? 
- ¿Por qué está tan feliz e ilusionada?
- ¿Por qué tiene que estar su madre en el hospital? 
- ¿Cómo llama ella a su hermanito?
- ¿Por qué no puede ver a su hermanito cuando deja el mundo de los bebés?

2. Un dibujo muy especial
Si tu hijo ha pasado por lo mismo que Lucía, ¿qué tal si le decimos que le haga un regalo muy especial para tu hermanito? Nosotros te proponemos un dibujo para que lo coloque en el comedor, en la puerta de la nevera o mejor en su habitación.

Más cuentos que hablan de la relación entre hermanos

Tener un hermano es uno de los regalos más maravillosos que nos ofrece la vida, aunque haya veces que 'nos moleste' o nos haga de rabiar. La relación con un hermano/a pasa por diferentes fases: del amor al odio a no poder vivir sin él. Para todos esos momentos en Guianfantil.com tenemos un relato u obra de teatro.

Puedes leer más artículos similares a Lucía y súper Joel. Cuento para hermanos mayores de bebé prematuros, en la categoría de Cuentos infantiles en Guiainfantil.com.