Los cambios en el flujo vaginal durante el embarazo

Cuando una mujer sabe que está embarazada puede experimentar cierto temor ante los cambios bruscos de su cuerpo o ante algún signo que nos pueden parecer sospechoso, que nunca antes ha experimentado porque éstos pueden suponer algún problema para su estado. 

Tener flujo abundante en los principios de la gestación es muy habitual entre las embarazadas y se considera normal, aunque pueda llevarnos a sospechar en un primer momento que se trata de una pérdida parecida a la regla o alguna infección. ¡Cuántos motivos sin importancia pueden preocuparnos durante el embarazo!

Cambios en los primeros meses del embarazo

cambiosflujovaginalembarazo

Al principio del primer embarazo, muchas mujeres sienten la necesidad de ir al baño constantemente, ya que tienen la sensación de tener pérdidas vaginales sospechosas. Este aumento inusual de moco cervical es normal y se debe a los cambios hormonales que se producen en el cuerpo de la embarazada.

La llamada 'leucorrea' se caracteriza por ser un flujo blanquecino de poco olor y aspecto lechoso que es un signo normal y esperable en un embarazo por efecto de las hormonas placentarias y por la fabricación del tapón mucoso que protege la matriz de posibles infecciones.

¿Cuándo supone un signo de alarma el aumento del flujo vaginal?

- Cuando pueda ser ocasionado por una infección vaginal.

- Cuando se trate de un flujo muy acuoso una vez que hemos superada la fase embrionaria.

- Si se debe a alguna fisura o rotura prematura de membranas y que precisarían de supervisión médica y podrían suponer un obligado reposo para el resto del embarazo.

- Si tiene mal olor o se presenta de un color verdoso o amarillo intenso, ya que puede suponer una infección por hongos o bacterias que conviene tratar antes del parto.

¿Qué hacer ante el aumento de flujo vaginal en el embarazo?

Para evitar la incomodidad de este aumento de flujo corporal, es recomendable:

- mantener la zona genital limpia y seca

- aumentar las medidas de higiene cuando el flujo es más abundante

- emplear toallitas higiénicas, protectores o compresas de algodón para nuestras braguitas

En las últimas semanas de embarazo, una de las pruebas que nos realizan es un frotis vaginal para descartar posibles infecciones por estreptococo tipo B que puedan trasmitirse a nuestro bebé por el canal del parto, aunque no tiene que suponer un riesgo con el debido tratamiento.

Seguramente, también notarás un flujo vaginal más abundante a medida que esté más próximo el parto, este probablemente será más denso y pegajoso e incluso puede ir acompañado de algunos hilos de sangre. Este flujo se produce por la pérdida progresiva o brusca del tapón mucoso que protege la matriz y se va desprendiendo cuando el cuello del útero empieza a borrarse y dilatarse para el parto.

Patro Gabaldón. Redactora de GuiaInfantil.com