10 reflejos básicos del bebé recién nacido

Los reflejos del recién nacido más comunes

Los bebés nos parecen criaturas tiernas e indefensas...y aunque lo son, también cuentan con algunas habilidades sorprendentes. Los recién nacidos cuentan con unos reflejos especiales que les ayudan durante los primeros meses de vida y van desapareciendo con el tiempo.

Guiainfantil.com ha seleccionado los 10 reflejos básicos del bebé recién nacido. Algunos son realmente asombrosos. 

10 reflejos básicos del recién nacido sorprendentes

Reflejos básicos del bebé

Todos los recién nacidos presentan una serie de reflejos básicos. Algunos de ellos permanecen en la vida adulta, como el estornudo, la tos o el parpadeo, pero la mayoría sólo dura unos meses. Te explicamos cuáles son éstos reflejos y para qué le sirven al bebé, ¡seguro que te sorprenden!

1. Reflejo de moro: Es un reflejo de defensa. Si tumbas al recién nacido boca arriba, le elevas ligeramente sujetándole por las manos y haces como si le soltaras... verás que el bebé abre los brazos y los extiende en busca de ayuda. Este reflejo desaparece en torno al quinto mes de vida.

2. Reflejo de succión: El reflejo instintivo más importante para un recién nacido. Éste le asegura poder alimentarse de forma correcta. Un reflejo que por cierto, ya posee incluso antes de nacer. En muchas ecografías se observa como el bebé se chupa un dedo. Esto es porque está ensayando el reflejo de succión para poder amamantarse cuando nazca.

3. Reflejo presión plantar: Es uno de los reflejos más primitivos. De hecho, es un reflejo propio de los simios. Consiste en que el recién nacido encogerá los dedos del pie hacia dentro cuando note una presión sobre el pie, como si quisiera agarrar algo. Los chimpancés bebé por ejemplo, lo hacen para agarrarse a las ramas de los árboles. Este reflejo desaparece en torno al segundo mes. 

4. Reflejo de marcha: Un reflejo muy curioso que hace que algunos recién nacidos parezca que andan. Si sujetas al bebé por las axilas y le pones de pie, al notar contacto con la planta del pie, el bebé moverá las piernas como si andara. Este reflejo no dura más de dos meses.

5. Reflejo de búsqueda: Es un reflejo complementario al reflejo de succión. Cualquier contacto con la cara, el recién nacido lo interpreta como cercanía de alimento. Por eso, si rozas su mejilla con el dedo, abrirá la boca en busca del pezón para alimentarse. Sin embargo, este reflejo desaparece en torno al cuarto mes de vida.

6. Reflejo prensil: Otro reflejo de supervivencia muy primitivo. Si ofreces un dedo al recién nacido, lo agarrará con mucha fuerza. Esto le proporciona seguridad, consuelo y un mayor vínculo emocional con las personas que le cuidan.

7. Reflejo de arrastre: Similar al reflejo de marcha, está este otro, el de arrastre. El recién nacido, boca abajo, hará intención de desplazarse o arrastrarse. Y aunque no lo consiga, sí hará el movimiento previo al gateo.

8. Reflejo del espadachín: Si giras la cabeza del bebé hacia un lado durante unos segundos y luego vuelves a colocarla en línea recta, verás cómo el bebé extiende las extremidades hacia el lado en donde tuvo la cabeza girada, mientras que las otras extremidades las flexiona. Un reflejo que desaparece e torno al sexto mes de vida.

9. Reflejo de irritabilidad: Una de las pruebas que se realiza al recién nacido en el test de Apgar, es esta: cómo reacciona el bebé ante una pequeña punción en las extremidades. Indispensable para comprobar si siente el dolor y si se defiende de él.

10. Reflejo de la tos o el estornudo: Este reflejo, que también es 'de superviviencia', nos acompaña durante toda la vida. Se produce cuando las vías respiratorias están obstruidas o algo impide respirar con normalidad. Es un intento del cuerpo de arrastrar aquello que nos causa irritación o nos impide respirar con normalidad.