Cuándo ofrecer el chupete al bebé - El uso del chupón en recién nacidos

Ventajas y desventajas el empleo del chupete en bebés

Chupete, chupón, bobo, pipo, chupo, serrucho... Hay mil formas de referirse a este objeto que se ofrece a los bebés. Su uso es muy controvertido, siendo prácticamente los padres los que deciden si ofrecérselo o no al bebé, ya que el empleo del mismo conlleva beneficios, pero también muchos riesgos, tanto para la lactancia como para la salud del bebé. Por todo ello es importante que los padres se empapen bien en este tema antes de tomar una decisión y hemos querido ayudarte a reconocer o saber cuándo ofrecer el chupete al bebé.

El mejor momento para ofrecer el chupete a un bebé

ofrecer el chupete a un bebé

El chupete se define como un objeto que se le ofrece a los bebés para chupar y está formado por un extremo de silicona o goma, con forma de tetina, semejante al biberón y que termina en una base de plástico duro en forma de anilla. Debido a tanta polémica sobre el uso o no del chupete debido a sus pro y contras, el comité de lactancia de la AEP (Asociación Española de Pediatría) ha dado sus recomendaciones sobre el uso del chupete.

Su uso tiene beneficios para el recién nacido. El primero de ellos es que el reflejo de succión que ejerce el bebé con el chupete le ayuda a tranquilizarse, es decir, lo calma y le da placer. Además, le ayuda a conciliar el sueño y permite a los padres descansar (los primeros días con el bebé en casa pueden convertirse en todo un caos). 

Otra ventaja es que se considera que disminuye el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). La evidencia científica ha considerado que la succión del chupón mantiene un estado de alerta durante el sueño que permite que no haya apneas del sueño, una causa de síndrome de muerte súbita, sobre todo en prematuros.

También puede ser una ayuda en momentos de tensión, como es la aplicación de vacunas, inyecciones, toma de muestras de laboratorio o cualquier otro procedimiento médico. Y si se realizan viajes en avión facilita la descompresión de los oídos durante el momento de despegue y aterrizaje. Aunque todas estas ventajas también se consiguen cuando los bebés maman del pecho de su madre, pero en caso de que no reciba lactancia materna, el chupón sería un buen aliado en estos casos mencionados.

Todas estas razones llevan a muchos padres a ofrecer el chupete al bebé casi cuando están todavía en el hospital, pero esta práctica no es del todo correcta, sobre todo en el caso de que la madre haya decidido alimentar al bebé con lactancia materna. Y es que no podemos olvidar que interfiere en este proceso natural.

Si el chupete se ofrece durante las primeras seis semanas después del nacimiento o mientras no esté establecida la lactancia con éxito se produce un síndrome de confusión chupete/pezón, donde el bebé termina, la mayoría de las veces, rechazando el pecho y acabando con la lactancia materna. Esto también puede suceder en caso de ofrecer la tetina del biberón, aunque debo aclarar que hay bebés más sensibles que otros a este síndrome.

Si quieres que tu hijo use el chupete por todas las ventajas que arriba he descrito, debes primero preguntarte cómo lo vas a alimentar y, en el caso de hacerlo con tu leche, esperar a que el niño se agarre bien al pecho. Después... ¡tú decides!

Desventajas del uso del chupete en los niños

desventajas de los chupetes

El empleo del chupete tiene también su cara B, es decir, su lado negativo. Aunque la decisión es algo totalmente personal de los padres, sí que considero oportuno resaltar ciertas desventajas del uso del chupete en niños, sobre todo, de manera prolongada.

- Patologías odontológicas con el uso prolongado del chupete
Entre ellas tenemos malformaciones de la dentadura, por lo que la recomendación es, si se va a ofrecer, no prolongarlo más allá de los 12 meses.

- Factor predisponente de infecciones en oído medio (otitis media)
El uso del chupete lleva a tener una respiración bucal y no nasal, que aumenta el riesgo de procesos infecciosos en el oído.

- Malformaciones de la cavidad oral por mala oclusión dentaria
Esto se conoce como mordida abierta o cruzada y es causado por el poco desplazamiento de la mandíbula hacia adelante, quedando atrás (retrognatia). La succión prolongada del chupete produce también un estrechamiento del paladar, que puede conllevar a asimetrías faciales si no se saca el chupete a tiempo.

- Infecciones de la cavidad oral
Por más que tratemos de mantener un chupete limpio y libre de gérmenes es muy fácil su contaminación, sobre todo cuando los bebés ya son más grandes y ellos mismos lo manipulan. Esta contaminación puede generar patologías como estomatitis (infección de la mucosa oral), herpes oral (patología viral severa), amigdalitis aguda (infección de las amígdalas por virus o bacterias), candidiasis oral o muguet (causada por el hongo candida albicans).

- Riesgo alto de producir caries
Las caries también pueden ser causadas por una bacteria llamada streptococus mutans, pero también cuando al chupete le colocan sustancias que contienen azúcar o miel para favorecer su aceptación. No olvidemos que el azúcar causa sobrepeso, obesidad y diabetes.

- Retraso del habla
Por estar mucho tiempo con el chupete en la boca, hay poca estimulación del lenguaje, o sea, el bebé articula pocas palabras y la lengua no realiza los movimientos normales para pronunciarlas, incluso desde el balbuceo, o sea, la comunicación oral y verbal se retrasa.

Después de revisar y comprender esta publicación, los padres son los responsables de tomar la decisión de ofrecer o no el chupete, tomando en cuenta todos los beneficios y/o las consecuencias que pueden producir en los niños.

Puedes leer más artículos similares a Cuándo ofrecer el chupete al bebé - El uso del chupón en recién nacidos, en la categoría de Chupete en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: