Inteligencia emocional para niños de 8 años - Juegos sobre emociones

Actividades caseras para enseñar a tus hijos de 8 años a gestionar sus emociones

Gabriela Matienzo
Gabriela Matienzo Psicóloga infantil

Dentro de nuestro afán, tanto de padres como de educadores, de ofrecer educación emocional a todos los niños, nos centramos en la inteligencia emocional de los niños de 8 años. Al ser esta imprescindible, te proponemos algunas actividades caseras y juegos con los que tus hijos de esta edad podrán aprender a gestionar sus emociones.

Trabajar la inteligencia emocional de tus hijos desde la infancia

Educación emocional para tus hijos de 8 años

Como padres tenemos mil maneras y muchos momentos para ayudar a nuestro hijo a manejar sus emociones.

Muchas veces lo hacemos naturalmente, en el proceso de educarlo día a día, sin tener quizá lo suficientemente presente el alcance que nuestra intervención en sus primeros años de vida tendrá en su forma de conocerse a sí mismo e identificar sus emociones (conciencia emocional y autoestima), manejarlas (regulación emocional), ser empáticos, relacionarse adecuadamente con los demás (habilidades sociales) y de resolver problemas y tomar decisiones (resolución de problemas).

Sin embargo, vale la pena reflexionar en ello y tener claros nuestros objetivos. La educación en la gestión de emociones es un proceso continuo y permanente que debe buscar que exista un equilibrio entre el desarrollo intelectual y emocional de nuestro hijo para ayudarle a afrontar mejor los retos que enfrenta y enfrentará en su vida diaria. La finalidad siempre será lograr aumentar su bienestar integral.

Las habilidades y el desarrollo de los niños de 8 años

La inteligencia emocional de los niños de 8 años

Nuestro hijo de 8 años probablemente ya haya alcanzado los siguientes logros o esté en proceso de alcanzarlos. Nos fijamos en la guía 'Niñez mediana (6 a 8 años)' de los Centros para el control y prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

- A nivel físico ha alcanzado mayores progresos motores.

- A nivel académico enfrenta mayores exigencias, tendrá ya un buen manejo de la lectoescritura y las operaciones aritméticas básicas.

- Posee ya mejores maneras de describir sus experiencias, sus ideas y sus sentimientos.

- Su nivel de pensamiento le lleva a seguirse haciendo infinidad de preguntas del mundo que le rodea y de las reglas que se le imponen.

- Se siente más responsable de sus acciones.

- Se enfoca menos en sí mismo y se preocupa más por los demás; aparece el espíritu de cooperación y participación.

- Cuenta ya con una mayor capacidad para controlar a sus emociones.

- Muestra más independencia y comienza a pensar en el futuro.

- Entiende mejor el lugar que ocupan en el mundo.

- Desea ser querido y aceptado por sus amigos y se compara constantemente con los demás.

- Es competitivo y le gusta ganar.

Actividades y juegos para aprender a gestionar las emociones

Juegos para enseñar a los niños a gestionar sus emociones

Veamos algunas estrategias en forma de actividades caseras y juegos divertidos con los que los niños van a ir aprendiendo a gestionar sus emociones.

Escribir un diario

Motivar a nuestro hijo a llevar un diario es una buena forma de ayudarle a reflexionar sobre las cosas que le sucedieron durante el día, las emociones que experimentó y la forma en que reaccionó. Podemos regalarle una libreta linda, con su personaje favorito y sugerirle que cada día escriba lo más significativo que le pasó y cómo le hizo sentir.

Tú puedes hacer uno similar y mostrárselo para servirle de modelo. Puede también anotar si descubrió alguna cualidad, habilidad o destreza que le hace sentirse orgulloso o si hay alguna área de oportunidad en que pueda trabajar. Pueden destinar unos minutos al final del día a hacerlo juntos.

Tener un buzón familiar

Esta es una estrategia casera divertida ahora que nuestro hijo tiene un mejor manejo de la escritura. Consiste en hacer un buzón familiar (puede ser una caja de zapatos que él mismo decore) donde cada miembro de la familia escriba cartas para algún otro miembro diariamente y a cierta hora las cartas se repartan.

En las cartas podrán hablar de cómo fue su día, cómo se sienten y expresar sentimientos, aclarar situaciones, hacer saber sus deseos, etc. Tú, como padre, podrás modelarle mucho las primeras veces y así estas cartas podrán ser cada vez una mejor forma de expresar sus emociones y sentimientos.

Juego de mesa: Reaccionando diferente

Este es un juego casero muy sencillo que puede jugar toda la familia. Para preparar el juego solo tendrás que escribir en tarjetas blancas dos tipos de fichas:

- Situación (Aquí deberás incluir las situaciones cotidianas que se te ocurran): Perder la mochila, bañarte con agua fría, comer algo que no te gusta, que un coche te moje en la calle, perder en un juego, echar una porra en un partido, tener gripe, hacer un examen muy difícil, etc.

- Reacción (En esta deberás anotar diferentes formas de reaccionar): Cómica, trágica, asustada, entusiasta, negativa, enojada, ansiosa, triste, adormilada, feliz, etc.

Cada jugador sacará una ficha de cada montón y deberá pasar a actuar durante al menos un minuto la situación con la reacción que le tocó. Además de ser muy divertido, es una forma de trabajar con el tema y descubrir cómo una situación puede vivirse de formas distintas y poner en perspectiva situaciones que en ocasiones nos parecen muy malas.

Emociones de los niños de 8 años

Reflexionar con cuentos y películas

A esta edad nuestros hijos son mucho más reflexivos y son capaces de sacar importantes aprendizajes de cuentos y películas relacionados con las emociones. Es importante que pongamos a su alcance materiales que fomenten en ellos gestión de emociones, habilidades de inteligencia emocional y valores y que las comentemos con ellos sacando el mayor provecho de cada experiencia.

Trabajar la autoestima de los niños de 8 años

A los 8 años los niños se vuelven observadores y tienden a compararse más con aquellos que son mejores que ellos en algún deporte, en calificaciones, en popularidad, etc. Fácilmente pueden perder seguridad por alguna mala situación que les toque enfrentar y si no nos mantenemos atentos, ello puede eventualmente afectar su autoestima.

Es muy importante reforzar todo lo que les hace especiales y ayudarles a apreciar las cualidades y habilidades de los otros sin sentirse mal por ello.

No infravalorar sus miedos

Esperaríamos que a esta edad nuestro hijo empiece a dejar atrás los miedos (si es que los tuvo), sin embargo, puede ser que aún los atemoricen ciertas situaciones. Es importante no desacreditar su emoción, acompañarles en el proceso y cuidar todos los estímulos a los que están expuestos ya que varios de los miedos a esta edad vienen de historias que les han contado, de conversaciones adultas que han escuchado o de videos que les muestran compañeros.

Estamos en una edad maravillosa en que nuestro hijo de 8 años tiene ya muchas capacidades que le permiten tener un mejor manejo de sus emociones e irse adaptando mejor al mundo. Por otro lado, son aún muy moldeables, confían plenamente en nosotros y seguimos siendo su modelo y referente principal; sigamos haciendo lo que nos toca para ayudarles en el camino.

Puedes leer más artículos similares a Inteligencia emocional para niños de 8 años - Juegos sobre emociones, en la categoría de Aprendizaje en Guiainfantil.com.